*** Septiembre 2018 ***

Entradas etiquetadas como ‘Virginia Innocenti’

Minientrada

Entrevista a Rodrigo Soko

Rodrigo Soko ph sergio santillánEs flautista, compositor, docente e inició sus estudios desde una edad muy temprana.

En su haber tiene varios espectáculos dentro de los que se puede mencionar: Un enemigo del pueblo, Equipaje, Queimada y Abismarse.

Participó tanto como músico y como director musical en teatro y el sábado 25 de agosto estará estrenando Abismarse, una multi-propuesta de la mano de Virginia Innocenti y  Luis Scafati.

¿Cómo surge la iniciativa ?

Cuando le hice la propuesta a Luis Scafati, descubrimos nuestros intereses en común por la poeta y decidimos unir las experiencias en la fusión de historias, imágenes y música.

Una vez seleccionados los textos de Pizarnik, dividiéndolos en tres momentos de sus Diarios – el amor, la angustia y la elección de aceptar la vida o rechazarla – Luis realizó dibujos sobre los textos, utilizando técnicas mixtas como lápiz y acuarelas, escuchando la música que compuse previamente para los textos -interpretada por la agrupación que dirijo, El Silente Sur-.  A partir de ahí, fue un camino de búsqueda y resignificación hasta llegar al resultado final, donde, con la actuación de Virginia Innocenti, logramos darle el sentido final a este viaje.

¿Por qué Alejandra Pizarnik?

Yo compongo música para cine y mi idea con El Silente Sur fue siempre hacer música para imagen, ya sea para cine, teatro o una idea multidisciplinaria. Pizarnik nos permite ahondar en rincones límites y su lenguaje es extremadamente visual. Esto nos abrió infinidad de puertas a la hora de pensar los leitmotivs. Pero, fundamentalmente, fueron sus Diarios los que  dispararon los deseos de resignificar -a través de la multidisciplina- sus ideas y pensares. Todo es demasiado visceral para no abordarlo…

Una propuesta audiovisual. ¿Qué objetivo principalmente te planteaste como director ?

Principalmente, que ninguna disciplina pierda su identidad como elemento narrativo. Es muy común que en el cine la música incidental pase a ser más importante que la historia, o que deje de contar y entorpezca el desarrollo. Resolver esto es un desafío, teniendo en cuenta que, además, contábamos con los elementos aportados por Luis Scafati y la interpretación de Virginia Innocenti.

Los textos son la historia; todo lo demás, los leitmotivs.

Pizarnik para todos…

Sin dudas es para lectores de Alejandra, para poder acercarse desde otro lado y reinterpretar. Pero, también, es para aquellos que por primera vez escuchan su nombre o nunca la leyeron. Es un viaje apto para todo público, y la idea es poder difundir su obra, siempre.

A 45 años de la muerte de Pizarnik, ¿qué valores intenta reivindicar este espectáculo?

En esta oportunidad nos encontraremos con el 50° aniversario de la publicación de “Extracción de la piedra de locura”, una de las obras más emblemáticas de Alejandra Pizarnik. En definitiva, siempre buscamos la difusión y la reinterpretación de la poeta. No creo haber pensado en valores, sino en la oscuridad “Pizarnikeana” y en las múltiples formas de acercarse a ella. Hay una densidad que no todo el mundo quiere o puede enfrentar, y creo que la idea es viajar a través de la multidisciplina por esos caminos.

¿Una orquesta que pone en melodías el sentir de la artista?

La música y la pintura serán los leitmotivs de los textos, y potenciarán o no todos esos sentimientos e ideas de su cotidianidad.

El Silente Sur, es este grupo compuesto por violín, viola, cello, batería, guitarra eléctrica, piano, flauta y trompeta; donde conviven plenamente la música cinematográfica, el jazz y el rock.

¿Podremos vivenciar un recorrido por los momentos más cruciales de su vida?

Sí, principalmente sus distintos estados de introspección. Es un viaje a lo profundo de sus días,  al infierno de su lenguaje, y a la búsqueda de la luz dentro de tanta oscuridad, que, en definitiva, fue su biografía.

¿Cómo recordarla a partir de esta frase?

no quiero ir

nada más

que hasta el fondo

Creo que este pasaje resume perfectamente el concepto general del espectáculo, la constante belleza inesperada de su lenguaje y de sus palabras marcadas por lo abstracto. La oscuridad y el final inevitable de su existencia. Para ella escribir no sólo representaba el reconocimiento sino, también, la posibilidad de desahogarse. En Pizarnik la vida y la poesía es lo mismo. 

Dibujar y retratar sus poemas ayuda a que el público pueda asimilar más tibiamente el mundo pizarnikiano?

En este caso creo que es todo lo contrario. Luis Scafati es extremadamente oscuro, y constantemente maneja el concepto de “ruido” en su obra, en donde creo que podríamos hacer un paralelismo con el “ruido” en la cotidianidad de Alejandra. Esto va a potenciar sin dudas la oscuridad.

La idea no es pasar por lugares comunes, pero cuando toca ir hacia el fondo, no hay más remedio…

¿Cuánta falta le haría al feminismo y al mundo, no?

Sin lugar a dudas, cada vez que una Alejandra, una Janis, una Simone, se nos escapan de nuestro mundo, el planeta se hace un poco más chico… Por suerte sus ideas son demasiado potentes, y basta con traer al presente sus nombres para cambiarlo todo.

Insólita belleza

Mariela Verónica Gagliardi

 

Anuncios
Minientrada

Traducción de las noches, de Virginia Innocenti

Traducción de las noches

En el marco del Ciclo “Agosto Poético”, encuentro multidisciplinario que anticipa y acompaña la Décima Edición del Festival Latinoamericano de Poesía en el Centro, Virginia Innocenti estrena, por ÚNICAS SIETE FUNCIONES

Traducción de las noches

(ficción biográfica descarnada)

Una nueva obra de teatro musical, creada, interpretada y co/dirigida (junto a Leandra Rodríguez) por Virginia Innocenti / Estreno: Domingo 19 de agosto, a las 19.30 hs. – UNICAS SIETE FUNCIONES! (Domingos, 19.30 hs.) / En el Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543 / Entrada $350.- /

Reservas de entradas, por alternativa (http://www.alternativateatral.com/obra59576-traduccion-de-las-nochesó web del CCC (http://www.centrocultural.coop/eventos/traduccion-de-las-noches)

“La vida no confunde / ninguna de sus voces / Canto único en cada ser / Nadie ausente / Nada ausente / Observo la tarde / Observo caer el tiempo/La arboleda empieza a sostener la noche /Menos mi fuego / todo atardece”, Virginia Innocenti

¿Cómo sobrevive una niña entre seres voraces? Traducción de las noches es el deseo de rozar el origen de una vida. Es también un recorte del tiempo donde lo doméstico y el afuera danzan en una cruel sintonía avalando lo siniestro.  Un relato ficcional que parte de lo vivido, con  poemas, anécdotas y canciones inolvidables de autores como Spinetta, Charly García, Abba, Cartola, Violeta Parra, Alberto Muñoz  y Silvio Rodríguez.

“Escribí mi primer poema a los nueve años, dedicado a mi madre, en un cuaderno que ella me había regalado para que allí volcara con libertad mis sentimientos. Después de 40 años de esta experiencia, necesité dar a luz parte de esta obra, la cual estaba a punto de fundirse en el olvido, muriendo de asfixia en una caja de cartón adentro del placar. Traducción de las noches es un relato que emerge a partir de una catarsis descarnada, un intento por ordenar el caos de las heridas, poner cada cosa en su lugar, cada cosa en su nombre. Aquella oscuridad que late en un pasado hoy lejano, pero que, de algún modo, me forjó. Echar luz sobre lo trágico siempre salva”, declara la actriz, cantante y poeta Virginia Innocenti

Ficha Artistica y Técnica / Autora: Virginia Innocenti

Interprete: Virginia Innocenti

Músicos en Escena: Sergio Zabala (guitarra y voces) y Gaspar Tytelman (percusión)

Vestuario: Myriam Dominguez Argüello

Diseño de Iluminación: Leandra Rodríguez

Foto: Alejandra López

Video: María Jerónimo

Asistencia General: Eugenia Campano

Dirección: Virginia Innocenti y Leandra Rodríguez

Minientrada

Insólita belleza

Insólita belleza

El Silente Sur + Virginia Innocenti + Luis Scafati 

presentan

PIZARNIK, INSÓLITA BELLEZA

En septiembre se cumplirá un nuevo aniversario de la partida de Alejandra Pizarnik.  Un interesante encuentro de artistas, conformado por el grupo musical El Silente Sur, la actriz Virginia Innocenti y el dibujante Luis Scafati, buscará rendir homenaje a la poeta con esta obra multidisciplinaria dirigida por el músico y compositor Rodrigo Soko.

Sábado 25 de Agosto 

21hs

Centro Cultural Ricardo Rojas, Sala Batato Barea 

Av. Corrientes 2038, CABA.

Entradas: $130 

Anticipadas en https://comunidad.rojas.uba.ar/login/index.php  y  en la boletería del teatro el día de la función.

Próxima Función:  13 de Septiembre en Teatro Border (CABA)

En “Pizarnik, Insólita Belleza” lo primordial es la confluencia de distintas artes, como la pintura, la música y la literatura, en pos de resignificar la obra de la poeta argentina Alejandra Pizarnik (1936-1972).

La música original compuesta por Soko y ejecutada en vivo por El Silente Sur, la singular interpretación de Virginia Innocenti sobre los textos de la escritora y la proyección de dibujos originales del experimentado y brillante artista plástico Luis Scafati, compondrán los leimotivs de fragmentos de los Diarios de Alejandra, intentando encontrar la luz dentro de ese descenso al infierno de las palabras y de la existencia que fue su biografía.

Intérprete: Virginia Innocenti

Dibujos: Luis Scafati

Música original, dirección y producción general: Rodrigo Soko

Colaboración en composición: Mauro Vicino

Piano: Nacho Amil

Flauta traversa: Rodrigo Soko

Guitarra eléctrica: Mauro Vicino

Batería: Ariel Invernisi

Trompeta: Germán Gabriel García

Violín: Pétalo Selser

Viola: Diego Barraza

Cello: Emma Chacón Oribe

Contrabajo: Cristian Ferreira

Edición de Visuales: Lucho Zerr

Arte y diseño gráfico: Ariel Fischer

Un poema griego

La oscuridad de la razón1

En una tierra donde todo está permitido o no prohibido, vive una familia que -para nuestra sociedad actual- es disfuncional. Amores desenfrenados, deseos cautivos, una memoria cautelosa y la necesidad de sentir, de que el cuerpo se exprese; son algunas de las acciones que pueden verse durante “La oscuridad de la razon” (escrita por Ricardo Monti y dirigida por Virginia Innocenti).

Esta pieza teatral tuvo su origen en 1993, una década infame en que el uso de la razón pareció someterse a intereses de poder, a la venta de un país tan rico como el nuestro y a la necesidad de los gobernantes por pretender cultivar la ignorancia para manejar, a los más débiles, como rebaño. Sumada a dicha realidad, cobra protagonismo el mito de Electra, a través del cual se explica la relación entre víctima y victimario.

Ingeniosamente, es dicho mito el encargado de conseguir que tanto la tortura, la opresión y la censura; se difundan de un modo más artístico y menos ácido.

Si bien las escenas transcurren en Argentina, con la vuelta de Mariano (Juan Luppi) de su viaje por Europa, se produce una interesante fusión entre estereotipos, vestuarios y conceptos de la antiguedad.

Alma (Daniela Salerno) es, simbólicamente, Electra. Un personaje emblemático que se enfrenta con el de su madre Clitemnestra (Ana Yovino); aunando sus fuerzas y consiguiendo dos excelentes interpretaciones que hacen relucir aún más la adaptación de Virginia y la puesta en escena.

Al comenzar la historia presente, es inevitable sentir el aroma shakesperiano –vinculando algunas de sus obras como Hamlet y Macbeth- de tragedias griegas como el Mito de Electra y la crisis del liberalismo vigente en nuestro país –durante la divulgación de dicha obra de Monti-.

Resulta extraña esta amplia combinación de géneros, estilos y escrituras de antes y ahora. Pero, el dramaturgo logró hallar esa esencia para cautivarnos.

Se puede trasladar el mito a muchos casos policiales de la actualidad, esos casos en que personas toman la decisión de matar a sus padres o miembros directos de la familia. Estas situaciones que provocan escalofríos en mentes y corazones sanos, incentivan en otros seres una serie sentimientos que, supuestamente, podríamos deducir lo harían para culminar con sufrimientos tan agobiantes. Eliminar al que produce dolor, en vez de cambiar la actitud ante la vida sería el modo en que accionan esas personas. Esto se plasma en “La oscuridad de la razón”, una obra que tiene de protagonistas a todos los actores en escena, ya que cada uno de ellos consigue representar un simbolismo o persona trascendente, que sirven para explicar conceptos a veces olvidados.

Nunca es tarde para ser feliz, escuchamos a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, al llegar a la adultez, no siempre se consigue. Es así como observamos a Clitemnestra, a Lady Macbeth y a Gertrudis convivir en una misma mujer, aquella mujer que arde en deseos carnales y que no logra pensar con la mente. Esta mujer que simboliza a tantas otras que transitan su camino, egoístamente, e hiriendo a quienes les impidan ser felices o lograr su cometido.

Por otro lado, se encuentra Electra, una joven que ama a su padre (Pablo Mariuzzi), el rey Hamlet, el rey Agamenón y el rey Duncan. Un padre que es reemplazado por “otro” (Luciano Suardi). Asombrosamente, el espectador -según sus conocimientos- podrá contemplar una escena u otra, podrá recrear estos clásicos o disfrutar de una historia que trata sobre los valores de la vida, sobre lo mas inspirador -acompañado por la música, en vivo, de Maia Mónaco- quien crea una atmosfera mágica que puede contemplarse con los ojos cerrados.

Y esto es lo que tiene el teatro bien concebido, en que todo el elenco despliega sus alas para volar por ese espacio enorme que existe entre la vida y la muerte. Un espacio sobre el que no podremos reflexionar cuando no estemos en este mundo.

La oscuridad existe en la razón y en el corazón del humano. Sin ésta, nadie podría saber lo que es la luz ni cómo alcanzarla. Sería como hablar de alegría cuando no conocimos la tristeza. O de aprovechar el tiempo en que nuestros ojos están abiertos para hacer que cada ilusión se transforme en realidad.

¿Por qué no mostrarse sin tapujos, sin máscaras, sin pretensiones?

Esta gran pieza artística demuestra que cada hora que transcurre, sin modificarnos, es una pérdida irrecuperable, un lapsus que no tendrá sentido.

La sociedad es de los poetas, de los que sueñan, de los que anhelan un mundo diferente. Mariano, recorrerá su camino hasta descubrir, de la mano de la Mujer (Lorena Szekely), cómo alcanzar su senda. Aquella que le dará la calma necesaria para su alma.

ficha La oscuridad de la razón

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

La oscuridad de la razón, dirigida por Virginia Innocenti

Vuelve luego de 20 años una pieza teatral de Ricardo Monti, ahora bajo la dirección de la actriz Virginia Innocenti, quien interpretará uno de los roles en su puesta original.

 LA OSCURIDAD DE LA RAZÓN

 De Ricardo Monti

la oscuridad de la razón

CONCEPCION Y DIRECCION: Virginia Innocenti

 DESDE EL SABADO 11 DE ABRIL

Todos los SABADOS y DOMINGOS a las 19:15hs.

CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACION

Mariano, el joven poeta, regresa desde Francia al corazón de Sudamérica.

A causa de la muerte de su padre vuelve a la tierra de la infancia.

La tragedia acecha.

La oscuridad de la razón habla de la matriz y el destino de los pueblos, exhibiendo poéticamente de qué manera su rumbo depende de las pasiones y las intimas pulseadas de quienes ejercen el poder. Pero también propone nadar aguas más profundas, ¿Es posible pelear contra la esencia? ¿Renegar de nuestra naturaleza? ¿Es necesario morir para nacer?

La oscuridad de la razón nace como un proyecto personal de Virginia Innocenti quien protagonizó la primera puesta en escena del texto de Monti en 1993 a las ordenes de Jaime Kogan. Esta es su primera obra como directora y se estrenará en la sala Solidaridad del CCC el 11 de abril de 2015.

Actúan: Ana Yovino, Luciano Suardi, Pablo Mariuzzi, Lorena Szekely, Maia Mónaco, Daniela Salerno y Juan Luppi.

Concepción y dirección: VIRGINIA INNOCENTI Asistencia de dirección: LUCIANO PERCARA Escenografía y vestuario: JULIO SUAREZ Iluminación: LEANDRA RODRIGUEZ Música original y en vivo: MAIA MONACO Imagen Jironadas: ADOLFO NIGRO Diseño grafico: SILVIA H GONZALEZ Prensa: DUCHEZARATE Producción ejecutiva: SILVIA BARONA

 Funciones: Sábados y Domingos a las 19:15hs.

Localidades: $130 y $160.-

Centro Cultural de la Cooperación

Av. Corrientes 1543 – CABA

 Marcos Mutuverria

Prensa y Comunicación / DucheZarate

Minientrada

Luces que iluminan el alma

Idénticos II

Hace 14 años que existe el ciclo Teatro x la identidad, una propuesta que incluye al arte como motor de búsqueda. Milagrosamente, los nietos siguen apareciendo, de a poco, con mucha fuerza, trabajo por parte de las Abuelas de Plaza de Mayo y de diferentes organizaciones sin fines de lucro que desean, fervientemente, reconstruir la Argentina, sin vestigios de sangre y tortura.

Creo, realmente, que siempre que exista un Estado comprometido, todo resultará más noble y esperanzador. En esta oportunidad, desde el 17 y hasta el 28 del corriente mes se pudieron disfrutar de diversas obras de teatro, vinculadas de alguna manera con la desaparición, la tortura, el dolor y la nostalgia.

Hoy, a un día de finalizar TXI, la pieza teatral “Idénticos II”, demostró cómo trece voces diferentes, pueden esbozar preocupaciones, tristezas, alegrías y convicciones. Estas últimas son las principales para recorrer un camino. No importa cuál sea, pero sí que el deseo y compromiso existan como tales.

Algo idéntico se relaciona con lo parecido, con lo similar, con algo exactamente igual. Sin embargo, la identidad (a pesar de relacionarse con dicho término), no es la misma para una u otra persona. Varía, somos diferentes unos a otros pero, a la vez, semejantes.

A veces pienso qué podrá sentir un hijo adoptado, cómo logrará escribir su pasado e historia sin datos reales, concisos. Sin conocer, en muchas ocasiones, a sus progenitores. Qué necesario resulta saber de dónde venimos, para conocer nuestro destino. No siempre es posible pero se debe hacer… debemos hacer hasta lo imposible para acercarnos a la verdad y ayudar al resto a que lo hagan.

Un hijo profanado, utilizado, escondido, ganado, robado; no suele tener la oportunidad de saber quien es.

Idénticos II, hace un recorrido por la vida misma, permitiendo que cada voz sea un monólogo, acompañado de la música a cargo del pianista Martín Pavlovsky, quien denotará un aire melancólico durante cada melodía.

Realmente, los artistas mostraron un compromiso increíble, teniendo un espacio para hacer lo que aman y siendo, a la vez, solidarios con los olvidados.

Las exposiciones fueron muy diferentes en estilos y guiones, conformando un espectáculo bien amplio, tan amplio y diverso como las personalidades, los rasgos y temperamentos. Claro que, siempre, sentiremos afinidad o conexión con alguno en particular por una razón en especial.

La sala Martín Coronado del Teatro San Martín, se convirtió en el lugar para predicar por los que no tienen posibilidad de hacerlo, para pedir por favor unión a pesar de las diferencias.

Tener la oportunidad de ver, gratis, a actores de la talla de: Gonzalo Urtizberea, Manuel Vicente, Lidia Catalano, Virginia Innocenti, entre algunos de los presentes; no se da a diario y es importante valorarla.

Monólogos para reír como el de un hombre sosteniendo su propio hígado, incómodamente; situaciones como la del nadador intentando hacer lo que teme, una mujer de la alta sociedad sintiendo repugnancia por los de menor condición que ella; un joven dando un discurso reiterativo y eficaz; y todo tipo de verdad puesta en escena para que seamos partícipes activos.

La búsqueda del pasado continúa, se realza y el texto de Pablo Iglesias “Todos los ojos en el mar”, cobra vida, se somete a las miradas y calla. Lidia Catalano es su intérprete y, debo asumir, que fue la performance más relacionada con la temática del Festival. Una madre que busca, camina, recorre y se desespera, nos alumbra con su linterna, alumbra las aguas, el mar. Desespera el tan solo saber que estuvo sola, sin apoyo, con desgracias, penurias y todo el frío desolador que puede atravesar una persona al perder a su hijo.

En cierta ocasión, se pregunta y le pregunta a los responsables si ella sola se tiene que encargar de encontrarlo. No son demasiadas las reflexiones verbales que emite. Basta con su presencia, su rostro hundido en el dolor y esa luz blanca que pretende hallar una huella, algún dato de su hijo.

Catalano e Iglesias supieron aliarse para buscar, solos o acompañados, a los que ya no están. Tuvieron la valentía de ser claros y concisos, clavando una el interrogante de cómo continuar avanzando. Cada quien es cada cual y cada quien ocupa un lugar determinado.

Como monólogo totalmente opuesto en cuanto a la forma, estuvo el de Villanueva Cosse. Un científico que se replantea la constitución de la materia y los átomos, llegando a la conclusión de que el humano es una parte ínfima en el universo. Su clase de física logró plasmar términos intangibles con la propia desesperación del hombre.

Mientras Mauricio Kartún, Lucas Lagré, Pablo Iglesias, Mariano Saba, Patricio Abadi y el resto de los autores continúen escribiendo con su pluma estas obras, la realidad se volverá más palpable y visible. Ya las cataratas sanarán al igual que las heridas del olvido.

TXI ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nube de etiquetas