*** Marzo 2020 ***

Archivo para la Categoría "Acrobacia"

Minientrada

Relax

Llegué para irme

Es cierto que vivimos en una sociedad enferma pero, ¿de quién es la culpa?

No tendría mucho sentido hablar de porcentajes personas psicoanalizadas porque, por lo general, los estudios se aplican a un sector de la población, motivo por el cual ya sería discriminativo.

Pero, se puede hacer el ejercicio de preguntarle a los propios vecinos si son felices, sin tienen algún trauma o padecimiento y, notarán, cómo se llevan la ingrata sorpresa… la felicidad no estaría existiendo en nuestro país. 

Por lo pronto, Llegué para irme (del histriónico, ejemplar, talentoso, comediante, director y clown, Gabriel Chamé Buendia) es un álbum de fotografías. ¿Por qué digo esto? Porque el artista logra capturar extractos necesarios y sorprendentes de lo cotidiano.

Relax es lo que clama para sí mismo y, cuando no lo consigue, nos pide que le tiremos la energía tranquilizante. 

Una puesta entretenida, gratamente movilizante (no solo por el sinfín de rutinas físicas desarrolladas a lo largo de la obra de teatro, sino por el gran sacudón que nos da) y a simple vista superflua. Me quedo con esto último para explayar.

Gabriel supo trazar una delgada línea entre lo que dice y el cómo lo dice, entonces el público realmente puede ser diverso completamente. No hay que pensar de una determinada manera y votar a o sentir cómo. Al menos al principio del espectáculo. Porque una vez que se transita esta aventura, ya no es posible salir corriendo en busca de piedad.

“Piola”, el personaje interpretado necesita descansar, dormir. Pero nunca fue tan difícil lograrlo. A partir de su insomnio, provocado por una cama que no funciona como tal, se irán desplegando muchísimas situaciones cómicas. Claro que no todo es risas, sino también (como todo comediante) sabe cómo interpelar a la angustia, al quiebre necesario para que Llegué para irme no sea un simple reír incesante.

Dicho título marca un estado de ansiedad patológica que padecemos todos los que respiramos en la Ciudad. Ya no es posible hablar de tranquilidad, armonía y paz. Al menos no certeramente. Quienes más relajados se ven, posiblemente estén consumiendo alguna pastillita que los ayude.

El estado de tensión, el ajetreo constante, el nivel de estrés y los nervios contagiados (justamente por la vorágine citadina) hacen que lo disfrutable no llegue a ser óptimo. 

¿Cómo se puede romper con lo enfermizo entonces?

Creo que suelto al aire la fórmula casi perfecta: haciendo teatro, yendo al teatro, participando de todo lo referido al teatro. 

Todo lo referido al arte y cultura nos rescate del sistema capitalista, de todo lo nocivo y nos abre una ventana infinita de oportunidades.

Viendo este espectáculo, apto para toda la familia, podrán comprender muchas cosas e incluso llevarse la sonrisa pintada en el corazón.

Música, saltos, brincos, rutinas vertiginosas, saltos y saltos que agotan, ejercitan y permiten volver a la búsqueda de algún documento, correspondencia y enlazar todo hasta estallar en carcajadas salvajes.

Los estados de ánimo varían de un segundo a otro, su cuerpo no para de sorprenderse y toda la “normalidad” se mantiene en stand by.

Resulta increíble cómo durante una noche pueden pasar tantos acontecimientos imposibles de sortear. No le queda otra que hacerles frente, abrazarlos y seguir adelante como sea.

Todos llegamos para irnos pero no con la intención de irnos sino de permanecer, ¿no?

El género clownesco tiene la particularidad de volver a la infancia y, desde allí, sentir como niño aún en cuerpo de adulto. Por eso puede contarnos sus pesares sin generar tabúes; y, ya que está, hacer terapia de grupo aún sin conocernos. Si tuviera un psicólogo en escena posiblemente le diría que todo fue culpa de su padre o de la sobreprotección de su madre. Ahondaría en su bienestar, el cual estaría sujeto al contexto, a su trabajo, a los desencuentros con su enamorada, a su necesidad por tener todo bajo control y perderlo al instante, a realmente todo lo que ocurre porque tiene que ocurrir.

Gabriel Chamé Buendia es un artista ilustrado que logra su cometido: conmover no desde las lágrimas sino desde la razón, porque el llanto cesa en algún momento pero el pensamiento reflexivo continúa como un motor encendido.

Eso es: chispas que brotan incesantemente, pidiendo auxilio para salir ileso. ¿Una horca? No, al menos por ahora no. Tocar un instrumento, calmar a la fiera, serenarse y “relax”, que un hombre no puede frenar al mundo pero sí correrse a un lado y seguir a su propio ritmo.

Llegué para irme foto SAT

Dramaturgia: Gabriel Chamé Buendia y Alain Grautre
Última función: domingo 17 de Noviembre, 18 hs
Sala Caras y Caretas 2037 (Sarmiento 2037 - CABA)

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Grandiosos circenses

Circo Alboroto 28 de julio Hoy funcion

Ficha Circo AlborotoSon una minoría (si es que ésta exista) quienes acuden a un espectáculo sin expectativas y neutrales. Ir desprovistos de adrenalina, posiblemente nos haga empaparnos en una aventura sin igual; mientras que llevar la carga de lo que “debería ser”, puede provocar la ingrata desilusión. Claro que no siempre es posible decirle a nuestras mentes qué máscara portar y en qué momento.

Conocí al Circo Alboroto en el Festival de Rafaela, años atrás y me encantó. Y es que no existen demasiadas cosas que se puedan decir cuando algo encanta de entrada. Un cuarteto de artistas-acróbatas que la tienen súper clara con sus rutinas físicas, con sus trucos, que saben mantener un feedback -constante- con su público y que, por más fallas técnicas que pudieran ocurrir si es que éstas tienen lugar, no distraen en absoluto a sus espectadores.

Hoy función es lo nuevo de Circo Alboroto que vendría a ser la secuencia del anterior 4 X 4. Una rutina excelente que tiene lugar como previa a lo que sería el gran show. Sin embargo, resulta ser tan entretenida dicha introducción que es posible olvidarse del pos.

Así es como podremos ser testigos de todas las peripecias que pueden ocurrir y desatarse en el armado de un espectáculo de circo. La plasticidad de los cuatro acróbatas llama la atención, sumada a la suspicacia y picardía en sus rostros, en sus sonrisas eternas y en el modo que tienen -tan peculiar- de armar una historia.

El género absurdo tiene un gran protagonismo durante la función y es posible, incluso, construir una performance de ballet circense, mientras una meditación, eterna, tendrá lugar en escena. Al mismo tiempo que unos amigos pretenderán convertirse en magos sin tener muy en claro la resolución de sus trucos, y poniendo en “peligro” a quienes se prestaron a intervenir en dichos cuadros de ilusionismo.

Y es que este circo demuestra, a cada momento, que la vida es una ilusión óptica, que es posible construir con mucho y también con poco. Que el juego es la pieza fundamental de creación, capaz de adoctrinar a quienes más lo añoren.

El alboroto de estos personajes les permite inventarse y reinventarse a cada rato, dejándonos atónitos, deseando que la función no comience para que nunca jamás termine.

Este es el efecto que produce la alegría en cada uno de sus sketchs, en los conflictos típicos cuando el tiempo agobia y debe encontrarse una solución casi inmediata, cuando la pasión rompe con las estructuras tradicionales y es posible disfrutar un circo en el teatro y del teatro en un circo. Ambas propuestas se combinan, se nutren, se fusionan y dan como resultado que después de cada finalizado el espectáculo se pueda respirar ese aroma a verano, relajado, con la oportunidad de convertirnos en fans o seguidores, que queramos saber sus próximas fechas, sus giras por el país y cuándo tendremos la oportunidad de divertirnos, consumiendo un producto artístico de calidad.

Respecto de la parte técnica que incluye todo el dispositivo escénico, de iluminación y sonido; realmente el Teatro El Cubo cumple con sus funciones al pie de la letra; permitiendo que el elenco pueda vivenciar su show sin nervios innecesarios.

El dinamismo de este grupo hace que cada situación cómica, cada “dramatismo” y cada ironía puedan ser entendidas y sentidas como las propone Circo Alboroto. Por eso es que tanto niños como adultos pueden (puedo) y podemos repetir la ida al teatro, observando cada vez más detalles y repetir aquellos momentos en que fuimos felices.

Mariela Verónica Gagliardi

Vacaciones en el Cervantes

Espectáculos para niños y toda la familia en el Cervantes
dos propuestas de miércoles a domingos
en VACACIONES DE INVIERNO


Leonardo, trabajo práctico N°1

IMG_20160715_163528_777

de Gerardo Hochman

Con Pablo CensiDarío DiacoAnahí DratmanRomina FaríasGermán FonzalidaFlorencia Montaldo y Rodrigo Oses

Dirección Gerardo Hochman

Acrobacia, teatro, danza, proyecciones y música en vivo se conjugan en este espectáculo que hace viajar a los espectadores por los vericuetos de la mente de Leonardo Da Vinci, personaje único que unió para siempre el arte y la ciencia. El espectáculo con idea, guión y dirección de Gerardo Hochman apunta a la emoción del espectador y renueva la curiosidad sobre este hombre del Renacimiento y su entorno creativo. Lo hace a través de una dramaturgia del movimiento y de la acción, construida sobre una música especialmente compuesta y con ejecución en vivo.
Leonardo, trabajo práctico N°1 se estrenó en el Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires (2011), al obtener el premio a los Proyectos Teatrales que otorga el FIBA. Realizó una temporada en C. C. Konex, participó en el Festival Iberoamericano de Bogotá, donde fue vista por 10.000 espectadores. Realizó una gira por el interior del país, se presentó en el Festival Polo Circo y en el Teatro Timbre 4. Realizó funciones en el C. C. Haroldo Conti, en el Auditorio Amijai y en la Sala AB del C. C. San Martín.

Diseño audiovisual: Daniel Calvo
Música original: Sebastian Verea
Coreografía: Lucas Condró y Gerardo Hochman
Iluminación: Gerardo Hochman
Vestuario: Laura Molina
Escenografía: Duilio Della Pittima y Ernesto Sotera

SALA MARÍA GUERRERO
Vacaciones de invierno: miércoles a domingos a las 15 horas
Plateas: $60 

Con esta lluvia
IMG_20160715_163303_243
de Silvina Reinaudi Carlos Adrián Martínez 

Con Alfredo Rizo Carlos Adrián Martínez

Dirección Carlos Adrián Martínez

Espectáculo de títeres y actores con una dramaturgia pensada desde el juego, el de los niños y el de los adultos. Los actores titiriteros en escena proponen este juego: “…juego con sus asociaciones divertidas, absurdas, mágicas y tragicómicas -cuenta Martínez– que llevan el conflicto a un extremo donde a veces ‘portarse mal’ es claramente una búsqueda de límites. Límites a menudo complicados en las relaciones entre hermanos, entre padres e hijos, entre amigos, entre enamorados, en cada espacio de la vida. En una cultura tecnológica que en tantas ocasiones tiende a comunicaciones demasiado mediatizadas -expresa este creador de tan extensa trayectoria- encontrar juegos cara a cara siempre es bueno y necesario.”

Sonidos y arpegios incidentales en vivo: Martínez / Rizo
Diseño y realización escenográfica, muñecos y objetos: Taller de Títeres Triángulo

SALA ORESTES CAVIGLIA 
Vacaciones de invierno: miércoles a domingos a las 16 horas
Localidades: $60 

 

 

Minientrada

El hospicio, de Andrea Tamburrino

El hospicioPor primera vez en Argentina, una obra que combina danza, teatro y acrobacia en pole dance.

Dirección: Andrea Tamburrino.

Jueves 22.30 hs

Teatro Porteño

 

Nube de etiquetas