*** AGOSTO 2021 ***

Entradas etiquetadas como ‘Alejandra Rubio’

Los Nixis y el bosque prohibido

Desde el 16 hasta el 31 de julio

de martes a domigos, a las 18 hs

Centro Cultural San Martín

(Sarmiento 1551 – C.A.B.A.)

Localidades: $110

Ficha artístico-técnica

Idea: Juan Horacio Cavoti Caterbona, Paloma Sirvén, Manuela Vieites, Tomás Wicz
Dramaturgia: Alejandra Rubio
Actúan: Juan Cavoti, Manuela Vieites, Juan Pablo Burgos, Nicolás Di Pace, Paloma Sirvén, Florencia Ortega.
Covers y Ensamble:
Camila Munari, Agustín García, Luca Calcaterra, Julia Etchenique.
Dirección vocal: Milagros Andaluz
Diseño de luces: Alejandra Rubio, Cleria Zangari
Diseño sonoro: Miguel Ramírez
Audiovisuales: Gabriel Fuchs, Valeria Pérez Delgado
Música original: Hernán Matorra
Letras de canciones: Alejandra Rubio, Manuela Vieites, Tomás Wicz
Fotografía: Gabriel Fuchs
Diseño gráfico: Maxi Burgos, Jimena Ortíz
Asesoramiento de maquillaje: Sofía Nuñez
Asesoramiento de vestuario: Alejandra Robotti
Asistencia de dirección: Florencia Pittaluga
Arreglos musicales: Hernán Matorra
Producción ejecutiva: Carolina Sánchez
Coreografías: Cleria Zangari
Dirección musical: Hernán Matorra
Dirección: Alejandra Rubio
Minientrada

Observar la vida ajena siempre es más simple

Espiando7

“Espiando” es una propuesta social e interactiva que relaciona a seres completamente diferentes y desconocidos, vinculándolos a través de una obra de teatro.

En esta oportunidad, el cumpleaños de Nicoletta es el puntapié para reunir a su familia y convertir la celebración en un aburrimiento total. A esto se suma la invitación al público en general, quien se une para observar de cerca todos los conflictos y sinsabores del día a día.

Alejandra Rubio, su ideóloga y directora, sorprende los domingos con un guión sencillo y desafiante, haciendo jugar al espectador, provocándole incomodidad, risa, angustia y hasta enojo al mismo tiempo.

Creo que todos los humanos hemos pasado por la típica reunión impuesta por los Espiando9grandes, durante la cual jamás se nos consultó si era o no lo que queríamos. Posiblemente para evitar respuestas negativas es que los adultos siguen convocando a personas que nada tienen que ver con el niño, al que se considera que no tiene decisión sobre el asunto.

¡Quién viera a esta pobre joven y sus rasgos tristes en el rostro, no pudiendo elegir siquiera una vez al año a sus invitados!

Su hermosa casa antigua en el barrio de Belgrano será el sitio en que los grandes secretos familiares saldrán a la luz. Los engaños, las broncas y la segmentación entre judíos y católicos demostrará cómo es posible convivir imponiendo y manipulando la realidad de cada uno.

Los detalles del cumple no tendría sentido que los revele en esta nota ya que perdería total gracia para quienes deseen acudir a la obra.

Pero sí puedo confirmarles que se sentirán detectives, por un rato, observando diferentes escenas y
comportamientos cotidianos, bailes, comidas deliciosas y una libertad absoluta -por parte del público- para decidir que mirar y que no, para retirarse cuando lo crea conveniente y continuar si lo desea.

Espiando10

Este es el paralelismo que puedo trazar entre la trama de la pieza teatral y la oportunidad del espectador de decidir.

Entre ambas situaciones se irá oscilando durante toda la puesta en escena y el transcurso de “Espiando”.

Quien no es chusma en esta vida que tire la primera piedra podría decir…

¿Cómo se hace para estar en varios lugares a la vez y al mismo tiempo?

Si comemos unas papas fritas en el living y miramos el video de cumpleaños, no podremos presenciar las locuras en otros ambientes ni las impertinencias en otros.

Ningún “Espiando” se repite porque la gente varía, algunos participantes también y, de esa manera, puedo resaltar la originalidad, simpleza, desafío y entretenimiento a lo largo de la velada.

Un domingo que suele ser relacionado con el bajón, la monotonía y casi siempre situaciones negativas, con la Espiando3directora se rompe ese paradigma y nos trae a la mesa algo diferente para que, entre todos, construyamos.

He visto a personas del público incómodas e intentando no perder de vista a su parteneire. Justamente de eso se trata: de soltarse y jugar. Como en una verdadera fiesta, conociendo a otros, enriqueciéndonos con experiencias ajenas y, dejando de lado, por momentos, a Nicoletta.

Es muy interesante el conocimiento y dejar de lado prejuicios. Ahora, qué difícil es relajarse ante un evento no convencional.

Quien se libere de sus propias ataduras, pasará un domingo espectacular, viendo a actores excelentes que no estarán en un escenario, a lo lejos, como marcando una línea entre ellos y nosotros. Estos actores también intervendrán con nosotros.

Espiando un cumpleaños, espiando la vida ajena, espiando las convencionalidades y siempre confirmando que es más fácil criticar y mirar a los otros antes que a uno mismo.

ficha artístico-técnica Espiando

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada

La muerte le sienta bien

Delicioso paraíso1

De repente ingresamos a una casa, inmersa en un pueblo alejado de la Capital Federal. En ella podemos ver sogas y más sogas con ropa colgando sobre ellas. La luz bastante tenue sobre la cocina -el ambiente donde se desarrolla toda la obra-; nos presenta de antemano una historia de humor negro: Delicioso paraíso.

Esta puesta en escena, dirigida por Alejandra Rubio, tiene varios condimentos: una historia familiar simple, distintos diálogos gracioso, una dosis de cruda verdad hacia la muerte y la ridiculización de los vaivenes entorno a un fallecido.

El Difunto Padre (Alejandro Álvarez), con su camisa tropical, sus tragos al tono y la cumbia bien fuerte, nos pinta de entrada una obra muy peculiar. Este viejito que nada tiene anciano, salvo los años, es el típico degeneradito (y lo digo en diminutivo porque no se ven demasiadas situaciones en las que se propase con alguna de sus hijas), que desea vivir la vida al máximo sin privarse de ningún placer.

Este padre tiene cuatro hijas: Ana (Meme Mateo), Mirna (Victoria Carambat), Marta (Paula Lemme) y Magdalena (Goly Turilli). Ellas coinciden en algo -además de en su vínculo familiar- y deciden tomar cartas en el asunto.Delicioso paraíso3

Un día como cualquier otro, sucede la tragedia o el nuevo aire de libertad: muere. Esta situación, lejos de provocarles dolor, las hace unir más fraternalmente. Pero primero tendrán que sacar varios trapitos al sol. Una vez que lo logren, recién ahí, sanarán heridas de antaño y se concederán una nueva oportunidad.

Pero, ¿cómo es el desarrollo de esta tragicomedia?

Podemos disfrutar de las conversaciones cotidianas entre Mirta y Marta, mientras Ana con cara de susto –durante toda la obra-, no hace más que escaparse físicamente, como para tapar tanto dolor ante la muerte de su papá. Pero se ha quedado sin habla, probablemente por el shock del difunto o por sentir libertad en su alma y aún no poder creerlo.

¿Y de qué charlan tanto?

Mirna de su dieta, que aún no puede cumplir por la supuesta angustia que le provocó la muerte de su progenitor. La famosa dieta de la manzana, que se basa en comer solamente esa fruta. Pero ella, consume esa fruta, pan con dulce y mate; provocando la risa de los espectadores -al ver cómo lleva a su boca cada bocado-.

Marta, por otro lado, vestida como Doña Florinda (Chavo del 8), representa a una mujer avejentada, maestra de colegio sin paciencia y que pretende que los alumnos sepan por arte de magia.

Las conversaciones desatadas entre ellas dos, nos irán sumergiendo en la historia negra para que conozcamos los pormenores de la misma. Marta intenta encaminar a su hermana Mirna, sin darse cuenta de que ella tampoco tiene los pies sobre la tierra.

Pero, cuando llega Magdalena de la ciudad, todo parece cambiar el rumbo. Delicioso paraíso2Ella, vestida con un rojo descampanante, feliz de ser
diseñadora y de viajar a distintos países; termina siendo una farsante. Aunque, de a poco, se le irá cayendo la máscara.

Y Magdalena, será la que también destape una verdad mucho más importante que la oculta en su ser: la muerte de su padre, tan repentina.

La historia recreada que le contarán sus hermanas, no es la que ella esperaba pero no hay culpa que valga ni rencor que sobreviva en Delicioso paraíso.

Una bebida con granadina y vodka es la encargada de endulzar y tranquilizar -por momentos- a estas mujeres tan alteradas. La misma bebida que tomaba su padre y que lo elevaba a un mundo ideal.

Y un último personaje que se suma es el de la Tía Dina (Maitina De Marco), con unas características extravegantes -tanto en su forma de vestir como de desenvolverse ante los demás-. La mayor parte del tiempo la tienen encerrada en la habitación, no incluyéndola en lo cotidiano. Pero ella, además de ser mayor, está un poco ida. Cada intervención que realice en la obra, hará que el público estalle en carcajadas.

Vale destacar que cada actor tiene su momento de lucirse en el escenario, permitiendo esto un equilibrio. Dicho equilibrio solo pasará por este punto ya que esta familia dará mucho que hablar.Delicioso paraíso

Pero, ¿qué pasó con el Difunto?

“Murió en su salsa” – acota Magdalena al conocer que su padre falleció mientras comía los ravioles de todos los domingos.

¿La muerte provocada, sería deliciosa?

¿El paraíso o edén, lo amparará al Ñato -tal como lo llamaban cariñosamente-, a pesar de no haber sido una buena persona?

Claro que esta obra no es para planteos profundos ni sentimentales, sino para entender que cuando llega la parca lo único que hay que hacer no es llorar sino actuar, decidir, innovar, no lamentarse.

Para eso tendrán que conseguir un cajón, para poder darle una digna sepultura. Aunque se trata de un pueblo pequeño en el que han muerto muchas personas últimamente. Entonces los cajones de frutas serán la salvación para poder improvisar un reposo al Ñato.

Pero cuando la muerte es provocada, ¿qué camino hay que tomar?

Ficha técnica Delicioso paraíso

Mariela Verónica Gagliardi

Nube de etiquetas