*** Septiembre 2019 ***

Entradas etiquetadas como ‘Teatro Empire’

Minientrada

¿Querés ser feliz o tener poder?

Querés ser feliz...Experiencia teatral con formato único creada, escrita y dirigida por Cecilia Propato Carriére

“QUIEN CONTROLA EL PRESENTE CONTROLA EL PASADO Y QUIEN CONTROLA EL PASADO CONTROLARÁ EL FUTURO” 1984, George Orwell.

Una experiencia teatral que te sumerge en un universo macro que recrea un panóptico y una realidad distópica en donde a su vez hay micro realidades dispuestas en boxes en donde 20 actrices/actores realizan micromonólogos encarados a partir de profesiones poco comunes atravesadas por la felicidad o por el poder.

El espectáculo está dividido en tres espacialidades: La platea desde donde se observa por momentos como un espectador tradicional; el espacio escénico donde los espectadores circulan convirtiéndose en actores y espectadores al mismo tiempo, y los boxes en donde son espectadores solitarios e íntimos. Cada espectador está solo con cada actriz/actor.

Los espectadores compran una entrada general pero al entrar a la sala se les asigna un “8” o un “9”. Los que tienen el “8” pueden ver los monólogos del mundo de la felicidad y los que les toca el “9” pueden ver los monólogos del universo del poder. A su vez no todo el público puede ver todos los monólogos del sector que le haya tocado, verán tres cada una/o seleccionados al azar, ya que como en la vida no todo se puede captar al mismo tiempo.

El que quiera volver a ver la obra y transitar el sector contrario tiene que regresar otro miercoles con el número que se le asignó en la función a la cual asistió y se intercambiará por el número del sector que no visualizó, por eso es importante que no se tire el número que se le otorga junto al programa.

En gran parte de la obra el espectador/a está parado haciendo fila para ver los monólogos, la espera no es un error del espectáculo, es la naturaleza del formato propuesto; el público se puede sentar en la platea si está cansado y volver a pararse pero la dinámica no apunta a la comodidad sino a vivir una experiencia diferente con respecto a lo que se acostumbra en las obras de teatro.

Espectáculo Prohibido para menores de 18 años. Es conveniente asistir con un calzado cómodo. 

Idea: Cecilia Propato Carriére

Dramaturgia: Cecilia Propato Carriére

Actúan: Javier Ahumada, Max Amarilla, Valentín Ambordt, Camila Paz Ballesteros, Alan Barceló, Inés Baum, Cecilia Branca, Sebastián Buzio, Silvia Dietrich, Julián Felcman, Delfina Fumiere, Hugo Gottschalk, Melina Fernández Guzmán, Natalia Herczeg, Fernando César Martínez, Valentino Pla, Cecilia Propato Carriére, Matías Rómbola, Santiago Saracca, Natalia Urbano, Vilma Andrea Villaamil

Artistas invitados: Dominique Antoine, Santiago Barbarelli, Bruno Blasi, Edda Bustamante, Vanesa Cardella, Valeria Cardinale, Julián Cardoso, Gerardo Cardozo, Marina Cohen, Déborah Fideleff, Sofía Ganzero, Daniel Kargieman, Javier Meringer, Marisol Olmedo, Alex Pandev, Leopoldo Piazza, Felipe Ponce de León, Jerónimo Sabaté, Angie Solari, Roberto Suárez, Matías Vizcaya

Vestuario: Emma Yorio

Diseño de luces: Cecilia Propato Carriére

Canciones: Sebastián Buzio

Video: Grupo Uom, Diana Baxter, Nubia Campos Viera

Audiovisuales: Nubia Campos Vieira

Música original: Agustín Konsol

Fotografía De Escena: Chocho Medina

Asistencia de escenario: Franco Albertti

Asistencia De Piso: Chocho Medina

Asistencia técnica: Franco Albertti

Asistencia de dirección: Dabhya Salinas, Héctor Sánchez Cardillo

Producción ejecutiva: Siôn Labbé

Dirección: Cecilia Propato Carriére

Web: http://queresserfelizotenerpoder.blogspot.com.ar/

Duración: 90 minutos

Clasificaciones: Teatro, Adultos

TEATRO EMPIRE

Hipólito Yrigoyen 1934 – CABA

Teléfonos: 4953-8254

Web: http://www.teatroempire.com

Miércoles – 21 hs – Hasta el 02/10/2019

Anuncios
Minientrada

Evamérica, de Cátulo Castillo

EvaméricaEvamérica es una cantata lírico-popular, en la que tres relatores: un barítono, una soprano y un actor, intentan contar más allá de Eva, el increíble vínculo que su pueblo contrajo con ella.

AutoríaCátulo Castillo

ActúanJuan Feico, Costanza Leone, Osvaldo Malizia

CorosEvamérica

VestuarioLiliana Mirta Palacio

LuminotecniaLautaro Romano

Asistencia de direcciónSara Melul

Arreglos musicalesFederico Ginzburg

Producción ejecutivaSara Melul

ProducciónCarlos Castillo

Dirección musicalMaría Inés Natalucci

Director InvitadoCostanza Antunica

DirecciónGuillermo Asencio

ComposiciónRubén Mazza

Clasificaciones: Teatro, Adultos

TEATRO EMPIRE

Hipólito Yrigoyen 1934 (mapa)

Capital Federal – Buenos Aires – Argentina

Teléfonos: 4953-8254

Jueves – 21:00 hs – Hasta el 30/05/2019

Domingo – 20:00 hs – Hasta el 26/05/2019

La flauta mágica, versión para niños y en castellano

IMG_20160713_160446_264

Música en Escena presenta:

“Flauta Mágica” [versión para Niños] (Die Zauberflöte) Música de Wolfgang Amadeus Mozart
Dirección Musical: Silvana D’Onofrio – Regisseur: Jimena Martínez Allende
¡Funciones en Julio en las vacaciones de invierno!
Sábados 09-16-23-30: 16:00 – Jueves 21-28: 16:00 – Viernes 22-29: 16:00

Entrada: General $240 ~ Niños, docentes, estudiantes y jubilados: $120
Teatro Empire ~ Hipólito Yrigoyen 1934 CABA Tel. 4953 8254 (de 16 a 21 hs)
¡Versión para niños y adultos!
En estas vacaciones de invierno, Música en Escena nos acerca “Flauta Mágica” versión hablada en castellano para grandes y chicos de todas las edades, con orquesta en vivo.
‘’En algún lugar Tamino, un adolescente de 16 años, sale de una decepcionante clase de matemática. Con todas sus fuerzas desea estar viviendo en otro mundo. Para su sorpresa en un instante se encuentra habitando el mágico universo de “Flauta mágica”. Allí conocerá a Papageno, el cazador de pájaros, se enamorará de la bella Pamina, descubrirá a la malvada Reina de la noche y tendrá que resolver las más peligrosas pruebas que le proponga Sarastro, el sumo sacerdote. Todo acompañado por la música magistral de Wolfgang Amadeus Mozart’’
‘Flauta Mágica’ será una ocasión magnífica para que los niños se introduzcan en las artes de la Ópera, y aquellos niños que ya conocen y saben de lo que hablamos, se encuentren en el escenario con uno de los más maravillosos mundos que se han creado.
“Flauta Mágica” [versión para Niños] ~ Duración: 70 minutos
Música: W. A. Mozart – Libreto: E Schikaneder
Coro de “Música en escena” – Ensamble orquestal de “Música en escena”
Elenco:
Tamino: Matías Klemm / Luciano Rode / Fernando Navarro Pamina: Elisa Calvo / Susana Palomeque / Paula Do Souto Reina de la noche: Constanza Días Falú / Carolina Bejar Sarastro: Claudio Rotella / Federico Rodríguez Salcedo Damas: Anahí Fernández / Mariángeles Notta / María Laura Weiss / Eugenia Andreani Papageno: Gabriel Vacas / Luis Loaiza Isler / Luis de Gyndenfeldt Papagena: María Sol Arrú / Paula Do Souto / Mercedes Houchmuth Genios: Julieta Nicoletti / Sofía Osorio / Patricia López / Solana Figuera Sacerdotes: Francisco Martínez Allende / Javier Peracca / Leandro Servin
Directora musical: Silvana D’Onofrio
Regisseur/diseño de vestuario: Jimena Martínez Allende Diseño de iluminación: Melisa Sánchez Quiroz
Diseño de escenografía: Francisca Capria Diseño de imágenes: Tato Martínez Allende
Diseño de maquillaje: Melina Otero, Candela González

Minientrada

Entrevista a Antonio Leiva

Antonio Leiva

Es actor, autor, intérprete, director, productor y uno de los íconos visibles del Teatro Empire. Su ternura, profesionalismo y vocación permiten que todo lo imposible se vuelva posible.

El ambiente de la música clásica sigue siendo muy selecto, no solo por los precios de sus localidades sino por sus melómanos. ¿Cómo lograste armar este año una temporada de ópera en el Teatro Empire?

El teatro desde el 1999 incluye dentro de su programación espectáculos de ópera. A lo largo de los años hemos ido desarrollando distintas estrategias con el fin de seguir recibiendo propuestas de compañías de ópera independientes. Con este fin recuperamos el foso de la orquesta y hemos ido desde la sala acompañando a las compañías.

Dentro de nuestra temporada hay compañías como Lyric Soul, Sol Lírica y Ópera Joven, que vienen trabajando con nosotros hace varios años.

Desde hace tres años le damos formato de temporada, ofreciendo espectáculos de calidad de abril a noviembre.

Es verdad que a la música clásica se la asocia con un público muy selecto, pero lo cierto es que hay un montón de amantes de la ópera que pertenecen a una clase media que disfruta de distintas propuestas en la Ciudad, a precios accesibles e incluso busca las oportunidades de poder ver obras en el Teatro Colón o el Avenida.

Nuestra política ha sido siempre sostener precios accesibles y ofrecer distintas promociones con el fin de poder permitir el acceso a todos.

Compositores europeos, con propuestas totalmente diferentes unas de otras. ¿Cómo fue la selección de las piezas? Qué cuestiones tuviste en cuenta al momento de seleccionar a los elencos?

La selección de la pieza es responsabilidad de las compañías, nosotros armamos la temporada en función de las propuestas que recibimos de estas. En esta primer etapa, nos esforzamos en consolidar al Teatro Empire como espacio donde la ópera es parte importe de nuestra programación. Nuestro objetivo es que el público operístico recuerde que todos los años tiene propuestas de calidad en el Empire.

Las compañías por lo general eligen títulos que saben que el público gusta ver, pero también hacen propuestas de obras poco conocidas y eso nos llena de orgullo.

A la hora de seleccionar las compañías tenemos en cuenta su trayectoria, todas la compañías que están trabajando tienen un amplio recorrió en la producción de espectáculos.

Lyric Soul, Estudio de Opera Bs. As., Sol Lírica, Clásica del Sur, Ópera Festival Bs As. tienen en común de contar entre sus integrantes excelentes profesionales, gente muy talentosa, que ha logrado a lo largo del tiempo sostener la producción de uno o más espectáculos en el año, con criterios de producción racionales, responsables, y eficientes.

Vi la Bohéme en mayo y me sorprendieron varias cuestiones: una de ellas es la referida a las orquestas que se simplifican en un músico. ¿Qué repercusión está teniendo esta decisión por parte del público?

Varios títulos han sido representados al piano. El público que asiste a ver producciones de ópera independiente sabe que seguramente la música será ejecutada al piano y no con orquesta debido al costo que a veces la orquesta representa.

En estos últimos años vemos que varias compañías están articulando con orquestas jóvenes que se encuentran en la misma situación y en conjunto logran resultados muy buenos, este año El Murciélago, La Flauta Mágica, Il Signor Bruschino, Cosi Fan Tute van con orquesta y, posiblemente, Cármen y La Traviata también lo sean.

¿Considerás que los espectadores que se están acercando a esta programación pueden llegar a ser en un punto algunos de los que acuden al Colón o al Avenida?

Sí, claro. El espectador de ópera circula por la ciudad, y sabe de las distintas propuestas, si bien el Colón y el Avenida tienen su público cautivo que solo asiste a ese lugar, hay muchos espectadores que disfrutan viendo distintas propuestas.

La ciudad cuenta con varios grupos de ópera independiente que, lamentablemente, no tienen acceso a realizar sus producciones en teatros como el Avenida y que no cuentan con apoyo oficial -ya sea con fondos u espacios oficiales para la representación-.

Estas compañías han logrado que el público pueda contextualizar los distintos formatos de producción, ofreciendo espectáculos de calidad.

Creo que estás dándole una oportunidad única a los elencos independientes. ¿Sos conciente de esto?

Sí, claro. Somos conscientes de eso y es nuestro principal objetivo. El éxito de programación se basa , justamente, en haber reconocido que los elencos independientes necesitaban un espacio, acompañarlos, aconsejarlos, motivarlos, incluirlos.

Nos pone muy contentos cuando vemos que una compañía logra crecer, cuando de pronto incorpora una orquesta, cuando con pocos recursos logra, de manera creativa, hacer puestas dignas, estéticamente impecables, con altísima calidad vocal y musical.

A lo largo de estos años hemos invertido mucho dinero para poder sostener el espacio de programación destinado a la ópera. Estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos.

Este es uno de los teatros más importantes, del Siglo pasado y que continúa de forma no comercial. ¿Qué sentimientos te produce esto?

Nos produce una enorme satisfacción. Si bien tenemos un amplio recorrido como gestores de salas independientes (nuestra primera sala fue Theatron en Santa Fe y Pueyrredón), haber logrado recuperar el Empire como teatro barrial y no comercial nos llena de orgullo.

Hemos invertido muchas horas de trabajo para lograr la recuperación edilicia y artística. Nos faltan muchas cosas por hacer, pero lo importante es que hemos logrado una estructura de trabajo sólida y perdurable en el tiempo.

Actuás, dirigís el Empire, sos talentoso y tenés varias obras en cartel. ¿Cuáles son tus próximos sueños?

Ya con poder sostener lo que tengo considero el sueño cumplido.

Por otro lado, me gustaría incluir más música clásica en la programación, ya sean conciertos de solistas, orquestas, cuartetos…

Es claro que la programación teatral o musical es el resultado de cómo está la sociedad a nivel cultural y social. Quizás sea tiempo de subir la vara, de apostar a la música clásica como un género viable para cualquier espectador, independientemente de la clase social a la que se pertenezca o el nivel cultural que se tenga.

La Ciudad de Buenos Aires tiene un abanico gigante en cuanto a espectáculos. ¿Cuál es la visión y misión de esta temporada de ópera?

La visión es a largo plazo y está encuadrada dentro de nuestro objetivo de consolidar al teatro Empire como referente de ópera.

Este año hemos aparecido en agenda junto al Teatro Colón, al Argentino de La Plata y al Teatro Avenida. Nuestra misión es posicionarnos y aumentar la cantidad de espectadores en relación al año pasado.

La temporada 2014 fue muy buena: presentamos 11 títulos con 26 funciones. Este año nos propusimos crecer en cantidad de espectadores. Hasta el momento lo vamos logrando, para ello hemos reforzado nuestras estrategias de comunicación y difusión.

Este año presentaremos La Bohème, de Puccini (Lyric Soul), Orfeo en los Infiernos de Offenbach (Estudio de Ópera de Bs.As.), El Murciélago de Strauss (Ópera Joven), La Flauta Mágica de Mozart (Ópera Festival Bs.As), Il Signor Bruschino de Rossini (Sol Lírica), Cármen de Bizet (Clásica del Sur), Cosi Fan Tutte de Mozart (Lyric Soul) y La Traviata de Verdi (Clásica del Sur).

¿Cuál es tu compositor favorito, tu ópera preferida y por qué?

Mi compositor favorito es Giaccomo Puccini, y mi ópera preferida “Turandot”.

Considero que Puccini es creador de una propuesta totalmente lúdica en lo que respecta a la música,  y los momentos de tensión, los momentos de drama o de ternura, los frasea de una forma excepcional, que me conmueve profundamente.

También me gustan mucho óperas como “Elektra” y “Salomé” de Richard Strauss, piezas también muy “teatrales”.

¿Es posible lograr una resistencia cultural haciéndole frente a la violencia social?

Es posible siempre y cuando esa resistencia se proponga como propuesta hacia el afuera de manera inclusiva, sino se transforma en resistencia cultural para sobrevivir.

La resistencia cultural es una herramienta para hacerle frente a la violencia social, pero si esta no va acompañada de otras acciones es difícil de lograr cambios masivos y realmente efectivos.

La música clásica es una muy buena herramienta y está más que probado que sirve para atenuar la violencia social y genera inclusión, pero eso solo no basta. Si el Estado no posee políticas amplias que aseguren la inclusión educativa, social, territorial, laboral, etc; las acciones artísticas terminan siendo solo paliativos temporales.

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Bohemios de todos los tiempos

La Bohème

Una ópera es un universo musical y actoral con un gran despliegue -tanto a nivel artístico como instrumental y vocal-. Cuando no se cuenta con esto, en su conjunto, es practicamente imposible de imaginar.

Sin embargo, el joven director musical, Patricio Màtteri; consigue montar “La Bohème” (de Giacomo Puccini) con las herramientas que tiene a su alcance. No hace una puesta en escena ostentosa ni pretensiosa, sino independiente, soñadora y contando solo con un piano vertical.

Así, se puede disfrutar de una historia, mejor dicho de la historia de Puccini mientras estudiaba en París en 1830 y, también, del romance entre Mimí y el poeta Rodolfo.

Puccini se basó en la novela “Scènes de la vie de bohème” (Escenas de la vida bohemia, de Henry Murger) para componer su famosa ópera. Los libretistas fueron: Luigi Illica y Giuseppe Giacosa, con quienes ya había estado anteriormente en Manon Lescaut.

Como suele ocurrir cuando algo tiene éxito, el compositor Ruggero Leoncavallo pretendía hacerle competencia con I Pagliacci (ópera basada en el mismo argumento que Giacomo). Si bien hubieron asperezas entre ambos, La Bohème logró un status mucho mayor que la otra, además que consiguió estrenarse primero que la de Leoncavallo.

De esta manera, el drama se hace presente, en todo momento, y se disfruta de cuatro escenas muy bien logradas -en que los protagonistas demuestran los matices de sus voces, guiados por el director musical-.

Un detalle que debo mencionar (y que solo se ve muy de cerca) es la dependencia de miradas y aprobación que existen entre algunos artistas y Patricio. Esto, a lo lejos, pasa totalmente desapercibido.

El amor, el remordimiento, la culpa, el arte y la pasión; logran estallar en esta ópera fundamental del género lírico.

Los bohemios se juntan, toman alguna bebida alcohólica, se ríen y descubren el amor y la preocupación, de a poco.

Conforman el núcleo bohemio: la costurera Mimí (Victoria Roldán), el poeta Rodolfo (Cristian Carrero), el pintor Marcello (Esteban Miotto), la amante de Marcello, Musetta, (Constanza Díaz Falú), el filósofo Colline (Gustavo Vita) y el músico Schaunard (Miguel Ángel Pérez). Estos siete artistas, sin desmerecer a los personajes secundarios: se lucen, desfilan sus grandes vestuarios de época totalmente bellos, caminan y se desplazan con soltura, interpretan a sus seres y desenvuelven con mucha pasión en escena.

Se destaca, por sobre todos notablemente, Musetta. Engalana la historia, le da su toque femenino, distinguido y su voz de soprano cautiva, como sin pedir permiso.

Dos romances diferentes, cuatro vidas distintas y que, sin embargo, se unen para compartir.

Aunque el desenlace de esta historia no es el más feliz, el humor y comicidad se encargan de componer un excelente melodrama -permitiendo no desatar demasiados sollozos por parte del público-.

Este clásico, adaptado, permite que imaginemos estar en cualquier lugar del mundo, que sintamos un amor incondicional por el autor y que las melodías -de por sí solas- ambienten cada escena.

Por más entendimiento que se tenga de una lengua, no es muy común que se pueda comprender una pieza artística completa, sin leer en algún momento.

Sin proponérmelo, hice el ejercicio de escuchar y observar, sin intentar comprender. Fue increíble la cantidad de sensaciones que impregnaron mi ser y lo mucho que comprendí sin esfuerzo. Solo así tuve la certeza de cuan profesionales son estos artistas.

Para más adelante, leí, y la experiencia fue completamente diferente, ya que la mirada hacia arriba no permitía que siguiera el desarrollo en escena.

Perderse un texto, unas palabras y algún diálogo, permiten que el gozo sea distinto.

Habrá quien elija uno u otro mecanismo para disfrutar de la ópera.

Las melodías originadas por la percusión del piano, continúan, se despiden y la enfermedad hace desatar una verdadera tragedia en el corazón de Rodolfo -un hombre que había conocido el amor en Mimí, a quien cuidó y no pudo salvar-.

ficha La Bohème

Mariela Verónica Gagliardi

Nube de etiquetas