*** Abril 2019 ***

Entradas etiquetadas como ‘Esteban Rozenszain’

Minientrada

Solange Freyre vuelve al Maipo con “Diario de un ama de casa”, dirigida por Valeria Ambrosio

Diario de un ama de casaREGRESA AL MAIPO

LA ARTISTA ARGENTINA

QUE DESLUMBRÓ AL MUNDO

¡¡¡ÚNICAS 4 FUNCIONES!!!

DIRECCIÓN
VALERIA AMBROSIO

GRAN ESTRENO
VIERNES 15 DE FEBRERO

DIARIO DE UN AMA DE CASA

Solange Freyre regresa al Maipo luego de dos funciones a sala llena en el 2017. La artista argentina deslumbró al mundo luego de su reconocimiento en la final de “Got Talent” España.

El viernes 15 de febrero a las 21:30 horas y solamente con 4 funciones regresa Solange Freyre al Maipo Kabaret (Esmeralda 443, esq. Av. Corrientes), en esta oportunidad presentando “Diario de un ama de casa” con la dirección de la prestigiosa Valeria Ambrosio. Las entradas se pueden conseguir a través de Plateanet o en las boleterias del teatro.

Diario de un ama de casa” relata la historia de una mujer atrapada en tareas que la encarcelan, forjada en creencias que no ha elegido, que muestran su parte más correcta y predecible. Con las migajas de ella misma, con la locura aparente que la falta de sentido de su vida le ha provisto, se plantea la necesidad de encontrarse, de volver a casa, a su esencia. La única manera de hacerlo es explotando, acabando figurativamente con su existencia tal como la conoce hasta ahora. Más cerca del sarcasmo que del drama, saca a la luz una verdad bien escondida por ser incómoda.

Con dirección musical de Esteban Rozenszain y coreografías de Sebastián Codega.

Sobre Solange

Nace en Buenos Aires donde estudió canto lírico, baile e interpretación. En 1997 debuta como Mina en “Drácula, el musical”, dirigida por Pepe Cibrián con producción de Tito Lectoure y continúa su trabajo haciendo numerosas apariciones en eventos y conciertos, casi siempre con repertorio de Broadway. En el año 2000 realiza varias funciones como Eliza Doolittle en “My Fair Lady”(reemplazo de Paola Krum) en el Teatro El Nacional de Buenos Aires, bajo la dirección de Mick Gordon y Luis Romero y producción de Alejandro Romay.

Deja Argentina rumbo a Nueva York en busca de nuevos retos y allí estudia comedia musical en la NYU y se forma además con profesores particulares. Acaba su etapa neoyorkina con Crystal Cruises, con quienes se traslada a Los Ángeles y más tarde da la vuelta al mundo como cantante principal a bordo de sus dos transatlánticos.

Llega a Madrid en 2002 y participa en numerosas producciones, conciertos y performances como “Antología de la Zarzuela”, “Broadway Baby” y “Cavarieté”. A su vez escribe y dirige numerosos infantiles por distintas ciudades de España como “Rebelión en la cocina”, “Campamento de verano” y “El cantacuentos de Martina”.

En 2010 de la mano de Fabián Carbone, comienza a cantar tangos en su espectáculo “Milonguero” y en 2011 crea su propio espectáculo de tango “The New Urban Tango”, llevándolo al Teatro Nuevo Alcalá, con la dirección y producción a su cargo.

Forma parte del elenco de la producción española de “Sonrisas y Lágrimas” conocido en Argentina como “La Novicia Rebelde” y mientras prepara su unipersonal, compatibilizando su tiempo con conciertos de tango y espectáculos musicales variados, participa en el programa de TV Got Talent España donde su audición interpretando canciones de “El Fantasma de la Ópera”, “Cabaret” y “Los Miserables”, merece el botón dorado (Golden Buzzer) que la lleva directo a la semi-final con gran repercusión internacional. A partir de la semi-final y su acto interpretando a Roxy del musical “Chicago”, se la reconoce como la revelación argentina en España. Su video en youtube tiene más de 3.3 millones de vistas: https://youtu.be/Fh5pZa60ciU

Solange pasa a la final emocionando con su propia versión de ‘No llores por mí Argentina’, interpretando este tema “con la dificultad que conlleva hacerlo con una coreografía y manteniendo el tono como lo ha hecho”.

En 2017 Solange presenta en Buenos Aires su show Broadway Baby en el Teatro Maipo. Un espectáculo dirigido por Sergio Lombardo que invitaba a viajar por los musicales más emblemáticos de la gran manzana, con el talento y estilo único de Solange, una joven que fue en busca de sus sueños hasta convertirse en la mujer que logró alcanzarlos. Posteriormente realizó una gira por las principales ciudades de España.

En el 2018 fue convocada para ser la protagonista del famoso musical “Mamma Mia” en Republica Dominicana.

Actualmente, Solange, divide su tiempo entre España y Argentina.

Anuncios
Minientrada

El desafío de trazar el amor y la guerra

Las cartas sobre la mesa1

Ficha Las cartas sobre la mesaLas cartas sobre la mesa (escrita y dirigida por Héctor Presa) es la nueva propuesta, en musical, para adultos. Y, como cada verano, un nuevo desafío melódico creado por este admirable y talentoso artista, una vez más emocionó con su dramaturgia.

Con una escenografía minimalista que contiene aquellos objetos y detalles que permiten a sus actores tener la libertad de desplazarse a gusto por las tablas, utilizando solo en determinados momentos el accesorio que precisen para enaltecer cada una de esas escenas.

Porque, además de escoger a dos actores-cantantes excelentes y a un pianista (Esteban Rozenszain) para acompañar el itinerario; Presa tiene un don para escoger argumentos y saber por dónde indagar. En esta oportunidad, las cartas escritas de puño y letra son una invitación a realizar un viaje cargado de emotividad, de diferentes sensaciones, de melancolía, de dolor, de risas y de un encanto increíble.

Así es como Andrea Mango y Sebastián Holz, interpretarán a una serie de personajes y, cada una de las cartas, cobrará vida… como si estuviéramos en esa década precisa, en el lugar indicado y con la canción exacta.

Con una noche calurosa y el encanto del verano que se puede sentir en los jardines del Teatro Larreta, con su vegetación que oxigena y dota a la obra con un plus. Como un teatro de puertas abiertas que le permite al público ubicarse donde más le guste y, así, pueda disfrutar un espectáculo único.

Y, en referencia precisa a Las cartas sobre la mesa, se trata de una bienvenida a un universo casi abandonado en la actualidad y que, nos alerta, de todo lo que nos estamos perdiendo por reemplazar una pluma por la computadora, lo artesanal por la tecnología. Reemplazando la cercanía por un supuesto encuentro que será solo virtual y nada más.

Pero como mencionan los artistas, no es tarde para redactar una carta y enviarla de este modo.

Con respecto al repertorio escogido, realmente son muchísimas las temáticas que desfilan por el escenario pero me tomé el atrevimiento de elegir una variedad que data de este túnel del tiempo.

Así se podrá percibir a un Elvis Presley que no solo se cree sino que se siente un rey, el Rey. Entre vals (“Bandadas de recuerdos de un tiempo querido, lejano y florido que no olvidaré”), rock, milonga, melódico (“Lloras tú, lloro yo, y el cielo también y el cielo también”) y otros estilos de música, el autor va construyendo un territorio lejano en plato principal. Para un tipo de espectador pretencioso y también para quienes quieran disfrutar de una velada mágica, con voces supremas y melodías diversas.

Cartas que pretendían evitar guerras, conciliar. Cartas de amor y enamorados. Cartas egocéntricas. Cartas actuadas. Cartas que dicen en silencio lo que las voces no se animan. Cartas que recrean el mundo que fue, un archivo interesante que se puede revisar cuando se quiera y tenga tiempo. Cartas que permiten conocer el alma de su escritor. Cartas que pueden salvar…

Vestidos de gala, allí están, dando su amor por el arte, haciendo lo que saben hacer. Creando y recreando años que en nada se parecen a otros y, sin embargo, algún fundamento los concilia.

Tragedias y héroes, batallas perdidas y otras ganadas, documentaciones que consiguieron dejar huellas para poder jugar con ellas e inventar historias que les devuelvan la vida.

Un Da Vinci que, exageradamente, dota al pintor de su técnica o estilo, de su excentricidad, de quién era en verdad y lo que su personalidad un tanto rebuscada significaba realmente.

Estilos de redacción que develan quién es quién, que pretende volcar cada uno en una hoja en blanco para darse a conocer y conseguir lo que pretende o alejarse de su objetivo.

Porque un papel cerrado no es nada si no existe un investigador que se adentre en éste. Porque Presa sigue demostrando que su inteligencia y sensibilidad le dan la oportunidad de poner en escena todo lo que su imaginación le ordene.

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Prioridades eternas

Tiempo muerto1

Estamos en la era de las comunicaciones, en la era de resolver todo en una inmediatez, a vez imposible, en la era de pretender manejar los sentimientos con un control remoto y cada emoción con una acción diferente.

“Tiempo muerto” (escrita y dirigida por Javier Zaín) no es más que una muestra de todo esto. De la forma ideal en que tres personas deciden vivir su vida después de la muerte. Del modo en que una cuarta está muerta en vida, intentando estar con una del otro mundo.

Tiempo muerto es aquello que sobra, que queda sin poder aprovechar, haciéndonos entender lo imprescindible que resulta programar cada actividad oportunamente.

Dos mujeres y un hombre, junto a una lápida gris, conversan de la vida -sin lograr asumir que ya la perdieron y de una forma un tanto incoherente-. Una de ellas, interpreta a la soledad, a aquel vacío enorme, a la debilidad que se vuelve piedra en cuanto asume su significado.

Un hombre queriendo resolver problemas laborales, llenando cada centímetro con tareas prescindible y un correr del tiempo que jamás retrocederá. Una mujer que se le acerca, importunándolo, y presentándole a la frivolidad sin intentar enmascarar su esencia brutal.

¿Quién es quién? ¿Existe esa división entre el mundo de los muertos y de los vivos?

En esta dramaturgia tan bien construida e interpretada se puede concebir la ilusión de unir ambos mundos, retroalimentándolos y soñando con no despertar dentro de un ataúd.

Ellos no deambulan como zombies, siguen siendo personas que expresan. Aún no entendieron el verdadero significado de la vida y, menos aún, de la muerte. No lograron tener su propio control. Las excusas los siguen invadiendo a pesar de todo.

Pero, cuando el personaje más retraído parece morir, el amor se le presenta. A partir de ese momento su muerte cambia por completo, debiendo elegir qué rumbo tomar: el que se supone o el que desea.

Con respecto a la escenografía, todos los objetos que están presentes cumplen una función específica y se desplazan al igual que los diálogos y movimientos corporales. Teatro El Piccolino es el sitio elegido para que el arte negro cobre vuelvo y haga temer al más temerario.

Nunca se deja de oír el pulso del reloj. El tiempo pasa, es una transición entre ambos universos. El tiempo transcurre sin avisarles. El tiempo como tesoro más preciado y no solo por una inmediatez sino por el valor que significa perderlo.

Todo ser humano debería elegir con quién pasarlo, qué hacer, cómo, por qué. Responder a estas preguntas y a tantas otras. Sin embargo, cuántas veces se acepta una realidad sin planteársela y, peor aún, una realidad que es opuesta a lo que se quiere.

“Tiempo muerto” es un interrogante, un espacio para reflexionar sin presiones, sin antagonismos, sin miserias y sin reproches. Apagando los celulares, silenciando esos chip en ue viene de fábrica una información. Solo así la vida y la muerte tendrán un sentido.

Mientras tanto, las luces enfocarán a quienes tengan la palabra, oscureciéndose para permitir transformar el ambiente en otra escena. Y eso significa la obra: una sucesión de escenas que, en este caso, tienen ilación unas con otras pero podrían no tenerla.

Cuatro personajes bien caracterizados y que, desde un lugar muy diferente, le gritan a la vida quiénes son. Esa ferocidad los convierte en lo que deberían haber sido antes. No es tarde, jamás lo es.

Como un engranaje, ellos no encajan perfecto, solo avanzan. ¿Qué tienen para perder ahora? ¿Quién puede juzgarlos? De hecho, ya fueron llorados, sepultados y olvidados. De a uno tendrán la palabra, dándose cuenta de lo importante que es hablar y escuchar. Como plastilina, ahora son flexibles y le cantan al aire sus convicciones. Las preocupaciones cambiaron y tendrán que buscar compañía.

Lo estricto se disuelve para darle paso a lo espontáneo. Esa quizás sea la gran diferencia entre estar solo en la muerte y poder elegir con quién pasar esa difusa eternidad.

Tiempo muerto ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nube de etiquetas