*** Noviembre 2017 ***

Mi humo al sol

Cómo representar a una madre e hija que han sufrido más de lo imaginado y pensado.

De qué forma pueden dos actrices, reencarnarse en dos seres que precisan sincerarse, traer el pasado y continuar sus vidas después de la verdad.

Cada persona se dice que es un mundo aparte, pero si hay algo que en general nos caracteriza es la necesidad de saber acerca de algo. De ese algo que no nos deja avanzar de verdad hacia adelante, sin que giremos la cabeza para recordar aquel episodio o aquel hecho.

Esto es lo que ocurre en Mi humo al sol (escrita y dirigida por Manuel García Migani) una obra dramática que, de comienzo a fin, nos mantiene en vilo, en total suspenso y teniendo que prestar atención a cada detalle y diálogo para luego aunar todo y comprender de qué se trata.

En verdad, el alma comprende a la perfección que se basa en un encuentro entre dos mujeres que parecen no conocerse, aunque por datos que vamos teniendo a lo largo de la historia, se llega a dilucidar quiénes son dichas mujeres (Elena Schnell y Miranda Sauervein).

Lo interesante es cómo interactúan ambas, qué se dicen, a quiénes mencionan y por qué una tiene la necesidad de expresarse -aún sin el consentimiento de la otra-. Esta relación tan fría produce angustia, desolación y confusión, hasta que el teléfono actúa de puente entre lo que percibimos y lo que en realidad es.

Con respecto a las actuaciones, deslumbran y tienen en cuenta hasta el mínimo detalle corporal como para que sus personajes se luzcan y sean lo más reales posibles.

Mi humo al sol, es una ventana a la intimidad de una familia, como un retrato a lo más privado que precisa se contado para alivianar aquella mochila que presiona la espalda muy agotadoramente.

Una película oriental se visualiza al comenzar y, la protagonista, se asemeja mucho a la protagonista de esta historia, quien no menciona palabra sino que deja que su cuerpo se encargue de hablar, observando detenidamente a su visita, a esa extraña que conoce su niñez, su trenza cosida deshecha y su casco depositado por doquier.

Pareciera ser que cada objeto existe para decorar el living de esta casa y sucede todo lo contrario. La casa es un objeto inserto dentro de cada simbolismo que determina el accionar de esta joven que perdió el rumbo de su vida. No hay que creer que la charla le devuelva el timón, pero sí algunas certezas y la manera de afrontar cada paso para no volver a estrellarse sin andar en moto.

Humo que empaña las palabras más sinceras y escalofriantas que, por temor, no fueron pronunciadas. Grises opacando la visualización y lo que podría ser -pero no es ni será-. Un sol que no se ve y que parece querer asomar cuando se traslada el relato a tiempos memorables y felices en que todo era más simple.

Un aroma a gastado que pretende esfumarse para volver a circular.

Los ojos que se posan sobre la mirada ajena para estudiarla e intimidarla, como si lo más importante fuera desplazar en vez de aceptar y continuar.

Quizás el final no sea el más deseado, aunque sí lógico y coherente. En definitiva, dar es dar y no dar para recibir.

Cada cual seguirá como pueda, sin deseos o con ellos, sin esperanzas aunque con ellas. Caminando por un ambiente y teniendo la certeza de que las cosas son lo que son.

Un gran trabajo actoral, con un texto profundamente confesional, y una dirección permiten que Mi humo al sol sea el reflejo de la vida de tantos seres que se ocultan para no avergonzarse y que cuando logran cobrar fuerzas vuelven a acobardarse.

Seguramente la sociedad en nuestro país no colabore demasiado en esto y castigue en vez de reeducar, prive en vez de otorgar, exponga en vez de ayudar y juzgue en vez de perdonar.

Todos somos expertos en temas judiciales y de humanidad, pero nadie suele estar en la piel del otro para comprender que no todos tienen la oportunidad de defender sus valores de manera inteligente.

Esta obra se presentó el 16 de julio en el 11° Festival de Teatro de Rafaela.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: