*** Agosto 2017 ***

Orguyo16

Lina y Lana son dos hermanas mellizas que tienen de apellido Orguyo (originalmente Orgullo), un apellido que nos las identifica en absoluto porque no sienten orgullo por nada.

Dos mujeres interpretadas por hombres que le dan un tinte diferente, más gracioso y que llena de magia toda la historia.

Leticia Bredice escribió esta dramaturgia, la primera en toda su carrera como actriz y son varios los puntos a destacar. Por un lado, se distingue un coro, a lo largo de la obra, que se encarga de resaltar los momentos más importantes y cruciales de Orguyo (adaptada y dirigida por Cristian Morales). Por otro lado, es notoria la íntima relación que guarda dicha dramaturgia con una telenovela. Los códigos establecidos por ese género, acompañan a Orguyo de principio a fin, permitiendo que nos sumerjamos en una pantalla compuesta por: exageración, entretenimiento, un argumento sólido y personajes muy atractivos.

Inclusive la música en vivo junto a ciertos cantos invaden las escenas, permitiendo que la búsqueda de identidad sea el tema prioritario a desarrollarse. La mirada del público podrá, de repente, posicionarse en el centro del espacio escénico, los laterales, el fondo e inclusive en el cielo raso -en que transcurrirán unas proyecciones audiovisuales-.

Dos hermanas que intentarán descubrirse internamente y que caminarán por conflictos hasta encontrar la verdadera causa a sus lamentos. Mientras venden paraguas, la lluvia recién llegará en el desenlace, sosteniendo una escena muy fuerte, comprometida y detallista en la que lo visual junto a efectos sostendrán el mensaje final.

Y, justamente, es lo visual lo atrapante, que permite lucir a todo el elenco actoral diferentes vestuarios, accesorios y peinados que recrearán una ficción real.

Sin lugar a dudas, cada parte del guión esta justificado y si bien hay lugar para la risa, es porque en una novela siempre hay momento para descontracturar así como la vida misma es un reflejo de cosas buenas y malas.

No es habitual ver en teatro una pieza artística de esta índole y ojalá Leticia continúe escribiendo diálogos tan exquisitos e inteligentes.

La competencia, la deslealtad, el amor y la traición son ingredientes que transitan por Orguyo. Y, ¿por qué el cambio de la ll por y? A grandes rasgos, el yoismo, el egocentrismo y el narcisismo invaden la historia de Lina y Lana no dejándoles ver con claridad que, a pesar de ser familia, no se parecen demasiado.

El juego de luces también se destaca, al igual que la simultaneidad de escenas, permitiendo que distingamos entre principales y secundarias, entre lo que acontece y la repercusión que tiene. Como si se tratara de una gran película, también, el coro será ese eco inolvidable que hará resonar cada frase, palabra o acontecer. Así, presente, pasado y futuro se unirán como equipo que tratará de derrotar esos obstáculos insuperables, tan difíciles de enfrentar.

El desenvolvimiento de cada artista se puede disfrutar por el enorme despliegue de cuadros existentes -los que se unen entre sí hasta completar esta delirante, innovadora y suspicaz obra-.

No existe detalle que se vuelva ornamental ya que cada punta de ovillo comprende una prenda artesanal.

Orguyo u orgullo es lo que cada persona debe sentir por el simple hecho de existir, siempre asumiendo que puede convertirse en quien quiera.

Orguyo fichaMariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: