*** Octubre 2017 ***

Cronicas de un mundo absurdo2

¡¡Una comedia musical en la que se pide, a gritos: conciencia!! Una puesta en escena con escaleras de madera, instrumentos colgando y un techo de tela -color piel- simulando ser telaraña y barrera de crecimiento.

El nuevo trabajo de Lautaro Metral, titulado “22:22 Crónicas de un mundo absurdo”, es una fuerte denuncia social. Ya no se trata de un político, especialmente, sino de una idea concebida y reforzada a través del tiempo que sólo debilita al ser humano: el egoísmo gracias al poder obtenido.

En este caso, la historia toma al protagonista, el mago Benito Juárez, y se centra en su ilusión de poder lograr un determinado truco de magia -el tradicional de hacer aparecer una paloma-. Para ello, se une a un grupo de personas que lo ayudan en tan desesperada misión, además de la de elaborar un producto, el cual, simbólicamente, significará el desenlace de la obra.

Produce una alegría inmensa el saber que no somos minoría los que tenemos la misma ideología de Metral y que, su valentía, es real, depositada en artistas muy talentosos y completos, que esbozan durante toda la dramaturgia sus pareceres.

Entre melodías y canciones en vivo, se produce la rotación de los instrumentos, la posibilidad de contar una historia y, paralelamente otra, para más tarde fusionarlas.

Con respecto a las actuaciones, emociona verlos interpretar a personajes tan diversos que ponen en juego sus talentos y vocación en escena. Buscan, caminan, corren, se agitan y sienten agobio hasta que la esperanza surge como una luz gigante que los enceguece. Así, la claridad produce lo mismo que la oscuridad absoluta, intentando conseguir un equilibrio. En todo momento, se ponen en juego los extremos hasta encontrar el punto deseado. Las voces se oyen, las oímos, las letras nos empapan de verdades y se puede disfrutar de esta banda de músicos que conmueven realizando tantas acciones al mismo tiempo. Si ellos pueden, ¿por qué otros no? ¿Por qué unos son capaces es y otros reposan en el más cómodo sillón? Si existe movimiento, ¿por qué frenarlo?

La ironía y humor agrio están presentes como aportes fundamentales. En cuanto al guión, permite hilvanar palabras y diálogos de forma poética y firme, a la vez.

“22:22” es interesante y atrapa al público por su belleza y argumento, tan en contacto con nuestra realidad como olvidado por muchos que creen que dormir es la solución.

Benito, así, compra un poco de humo hasta que decide comprar todo el humo. Las metáforas como parte de la dialéctica están presentes sin ocultar su intencionalidad. Es triste pensar que ya ni un ilusionista puede creer en la palabra, en las promesas, en una sociedad que avance y no perezca en el intento. Por suerte la risa nos rescata a nosotros y a ellos de la angustiante amnesia política.

Cabe resaltar la original manera de narrar las escenas, consiguiendo desplazarse por todo el lugar, ascendiendo peldaños para cantar e interpretar momentos claves y, descendiendo a la realidad donde deben enfrentarse con las metas aún no conseguidas y el dolor de perder, siempre perder.

La unión les permite iluminarse e iluminar el entorno en busca de lo pretendido por el mago, utilizando la descripción para esto y provocando la carcajada de los espectadores. Sus rostros parecen de plastilina y adoptan la máscara pretendida muy al estilo clown. Si bien sus narices rojas no están puestas, ellos son los payasos de sus propias vidas que intentan sonreír -aun cuando el contexto no sea el más alentador-.

Pasados los minutos, se podrá comprender que existe una historia de amor -desde la que se parte- y desde la que se construye un universo integrado por: conflictos de parejas, situaciones no asumidas, tragedias no evitadas y accidentes que no son tales. Teniendo en cuenta esto, la reiteración de las escenas ayudan a comprender el rumbo de la obra “22:22 Crónicas de un mundo absurdo”.

La hora se detiene para permitirnos comprender que la locura puede ser simple, doble y capicúa. Que no es tan improbable la duplicación de un número como tampoco lo es la secuencia infinita de errores evitables, que se reiteran a diario en nuestra sociedad.

Y lo absurdo es el mundo en el sentido de la poca importancia que se le otorga. Como si fuera una basura, se lo contamina en todas las vertientes posibles sin dar espacio, en general, a las buenas acciones.

Si lo malo predomina, ¿cómo se avanza, cómo se cura lo herido, cómo se evita lo posible?

Ya no comen vidrios, no les agrada ni sienten que les sirva hacerlo. El humor lo dejan también a un lado y vuelven a creer en la magia, como Benito Juárez.

La paloma de la libertad es más probable que aparezca antes que los gobiernos y personas entiendan que haciendo el bien se construye un mundo mejor y que, si la violencia y desamparo continúan, el derrumbe será masivo.

Una jauría se escucha a lo lejos, de más cerca, cada vez más, hasta que el jadeo de cada perro simboliza los discursos adornados, sin contenido profundos, relleno de palabritas. Como un perro que se muerde su propia cola, un texto es esbozado por el mejor equilibrista que intenta asombrar a los ciegos.

Este mundo solo está dormido y la música, puede despertarlo en cualquier momento.

Cronicas de un mundo absurdo ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: