*** Noviembre 2017 ***

El escritor cubano, Senel Paz, destacado autor de cuentos y novelas -que viajaron por el mundo- reconocido y premiado por su cuento El bosque, el lobo y el hombre nuevo -que permitió ser adaptada para el film Fresa y chocolate (1994)-, estuvo presente en la obra Fresa y chocolate (dirigida por Leonardo Gavriloff), sentado como uno más, aplaudiendo como uno más y emocionándose como todos los presentes.

¿Cómo lograste adaptar esta obra, pasados veinte años del estreno de la película?

La historia original es literaria. Lo primero que yo escribí fue un libro de cuentos y antes de que se hiciera la película en Cuba se hicieron adaptaciones teatrales por otros actores. Y a mí me gustaban pero había como mucho respecto por el texto narrativo y yo decidí hacer una adaptación porque tenía la libertad de hacer re-escritura, de desarrollar más los personajes. Estos personajes míos, el modo mío de trabajar aparece en otras obras mías, en otras películas mías y lo podían seguir desarrollando. Y también la experiencia de la película, me dejó muchas experiencias humanas, de gente que me contaba lo que había significado para ella la película. Tantos Davices como Diegos. Y me di cuenta de que se podían decir más cosas de la obra y que yo, como autor, lo podía hacer crecer.

Además, es puramente emocional. O sea, tiene muchísimo de lo que es la literatura, poemas, música, todo muy finamente escogido. Es espectacular. Mucha inteligencia pero, sobre todo, lo que emociona, es toda la carga, justamente, emotiva.

A mí también me atrae mucho el género dramático y quisiera conquistarlo. Nunca escribí, todavía, una obra que nazca en teatro. Mi obra se adapta mucho, pero no he escrito directamente para teatro y quiero hacerlo.

Te va a salir espectacular, desde ya.

El teatro me encanta.

Mira toda la sala llena que tuviste.

Sí. Ha sido una función maravillosa para mí. Yo la vi como si no la conociera.

¿Y, qué es lo que te llevás de estos actores?

Están muy bien la verdad. El trabajo del director y de ellos… ahí descansa la obra. Yo la vi como si no la conociera. Me divertí, me emocioné, se me atragantó, a veces, la garganta. Y me gustó mucho el trabajo escénico así tan limpio, con tan pocos elementos. Me pareció muy inteligente, la verdad. La obra está muy respetada no solo en su texto sino en su espíritu. Esta pieza tiene ya veinte montajes en distintos lugares.

¿Siempre en Latinoamérica?

No. Se montó también en Estados Unidos y una versión en Alemania.

Qué fuerte debe haber sido en Alemania, me imagino.

Sí. No la puede ver lamentablemente.

Quizás mejor, ¿o no?

Sí (risas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: