*** Septiembre 2017 ***

Para tibio pastel de manzana6

El año pasado vi una obra de Carla Liguori llamada “2020, y si fueran tus últimos días?”, la cual se basaba en el existencialismo y, sobre todo, en las rutinas que impiden ver los verdaderos sueños. Hoy, sale a la luz una nueva propuesta que definiría como la continuación de 2020, titulada “Para tibio, pastel de manzana”.

En esta puesta en escena se resaltan los valores humanos, los códigos establecidos en una pareja y la oportunidad de conseguir lo más anhelado. La diferencia entre una historia y la otra es que en una estaríamos hablando del fin de mundo y en la última del espacio que le damos a nuestra felicidad, sin necesidad de que ocurra una tragedia.

¡Qué lindo es deleitarse con una comedia musical escrita y dirigida por Liguori! Ella sabe cómo lograr esa magia y encanto tan especiales y sutiles, donde combina el canto y la actuación de tal forma que simulan ser una sola cosa.

Cantar interpretando a un personaje sin que el personaje se coma la voz del artista, sin que la voz sea un orgasmo del actor que pretende demostrar sus dotes.

Para tibio… es una bofetada a las personas que no se juegan por lo que sienten y quieren, permaneciendo en ese medio en que no se es ni una cosa ni la otra, donde no se define por el norte o sur.

Aunque un pastel de manzana nunca viene mal, en esta ocasión significa que cada cosa tiene su lugar y espacio. Yo le agregaría una bocha de helado de crema y voilà.

Me resulta muy interesante la forma en que se conjugan las vidas de los personajes dentro de un marco principal que es el hilo conductor de Para tibio pastel de manzana. Y me recuerda a Woody Allen y su modo de narrar, incluyendo pequeñas historias dentro de una general. Claro que para esto se va conociendo, de a poco, a cada personaje -quien se vincula con su entorno más próximo, para luego hacerlo con la persona menos pensada-.

Otra cuestión importante, para estos tiempos en que la palabra se torna fugaz y poco importante, es como cada uno logra darle el valor que merece al mismo tiempo que darle una segunda oportunidad a lo que daban por perdido. Las relaciones humanas toman un papel fundamental y el acostumbramiento o rutina son cuestionados. Pero, cuando todo parece concluir, unas gotitas de fe son depositadas para amar como es debido.

Esta obra es un libro redactado en tiempo real por el protagonista de la historia, quien resalta los momentos más importantes, pausándolos, congelando a sus personajes y haciéndolos reflexionar sobre cada decisión que tomarán. Al mismo tiempo que un mago toma como juego cada vínculo o drama de los demás, haciendo partícipe al público de esto.

Analizar es la cuestión y no arrepentirse el resultado. Siempre que se elige algo, se deja de lado otra cosa. Continuar, avanzar, darse una oportunidad al menos de vivir feliz. Estar de un lado, tener una ideología, ser alguien no por lo que se hace sino por quien se es.

No podría decir que el final del libro es positivo, sino el escogido por cada personaje. Quizás es lo que la mayoría del público diría que es válido o lo que tendría que ser. Seguramente si no existiera guion, cada uno tendría la libertad como para decir o gritar lo que quieran sin verse condicionados por los diálogos o votos de los espectadores. Ellos son como todos, se equivocan como todos y viven como pueden.

Se dice que el tren no pasa dos veces, entonces ella deberá decidir por estar al lado de su padre enfermo o empezar a transitar su camino. Qué difícil situación y que angustiante se vuelve. ¿Cuando hay algo que no podemos cambiar no es momento de mirar para otro lado?

En el momento que dos hermanos enemistados se aceptan y abrazan, todo se torna diferente. Cada pareja se reencuentra, decide si cambiar o continuar, si valorar o echar todo a perder. Ser valiente es la fórmula principal y cantarle a la vida cada tragedia, conflicto, alegría, odio, pena y felicidad.

Las páginas avanzan y espero otra historia nueva de esta gran artista que se inspira y convoca a aquellos actores que aman lo que hacen y dejan cada sonrisa y lágrima en el escenario.

Para tibio pastel de manzana fichaMariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: