*** Noviembre 2017 ***

la distorsión6

¿Qué harías y cómo reaccionarías si un día, como cualquier otro, sos trasladado a un lugar en el que estás obligado a obedecer leyes que no existen en tu país?

De repente, una mujer comienza a cuestionar a dos jóvenes y no se puede saber, exactamente, qué es lo que está ocurriendo. ¿Se trata de una abogada o de una declaración policial? Todo es muy confuso hasta que la comedia se apodera de la obra y, los actores, recrean las escenas pasadas que los condujeron a la situación actual conflictiva.

¿Una pareja que declara, que da explicaciones a una desconocida? Un hombre y una mujer desprovistos de lógica y hartos de las preguntas, intentan huir del presente atosigante. Ellos, no entienden el motivo de las entrevistas, de esos diálogos que pretenden entrometerse en sus intimidades. ¿Qué los une, qué los separa, cuál es la conexión que hay entre estas dos personas?

Al cabo de unos minutos, viajamos al pasado y conocemos cómo eran en ese momento sus vidas. Pero no tenían nada interesante, ni que pudiera llamarle la atención a la justicia.

Una muchacha que vive en un departamento que esta cuidando, un hombre que es amigo del dueño del departamento y concerta citas con un señor mayor -quien supuestamente quiere la propiedad-. Esta es la situación que transcurrió un día determinado y de ahí parte la historia.

Las banalidades de las conversaciones demuestran que un mundo así ya no es posible. Por eso un nuevo programa pretende ordenar las vidas humanas y estructurarlos de tal forma que se hagan cargo de sus elecciones de principio a fin. Acá reside la profundidad de la obra “La distorsión” (de y dirigida por Lalo Lanusse), la cual pone en evidencia las miserias vigentes de la realidad, las discusiones políticas, el disconformismo, las bajadas de línea; para luego, en paralelo, mostrar una alternativa. El tema es que esa alternativa es un tanto caótica y anticuada para estos tiempos. En lo que sí estoy de acuerdo es que, para lograr un cambio, siempre se acude a los extremismos hasta conseguir el equilibrio deseado.

Una mirada a las políticas actuales, a la imposibilidad de decir basta y ser, realmente, escuchado; el aborrecimiento a la censura y la imposición de ideas con las que no se está de acuerdo; conforman a esta dramaturgia, la cual se pasea por el género de una sitcome hasta llegar al absurdo tan disfrutado por los espectadores.

Diferentes expresiones y oratorias son posibles si se deja a un lado el egocentrismo. ¿Cómo lograrlo? ¿Existe una receta o fórmula especial?

Un mensaje es distorsionado, la mayoría de las veces. Si se trata de una pareja, más aún. Uno dirá que dijo blanco y el otro que dijo negro. Después de tantas discordias, enfrentamientos y suposiciones; llegarán a un acuerdo. Entre los tres, optarán por lo más acorde y beneficioso. Una vez más, el egoísmo y narzicismo invadirá al ser humano.

Todas las confabulaciones, ridículas, serán mostradas en esta obra; justificando cada frase, cada vínculo, cada decisión e intervención.

Dos mundos paralelos: el real y el ficticio, uno dentro del otro. Como si dos galaxias chocaran entre sí, produciendo la muerte de uno de estos.

La lectura puede ser simple o completa. Cada espectador escogerá la que más le agrade o ambas.

“La distorsión” es atrapante porque mantiene el suspenso durante casi toda la trama. Quien no distorsione que levante la mano que, seguramente, humano no sea.

Un Estado que pretende ordenar a su antojo omitiendo todo tipo de deseo. Como un experimento, estos jóvenes caen en un cuarto y la terapia empieza a correr. ¿Terapia de pareja sin ser pareja? ¿Qué pretende esta señora, además de incomodarlos y no darles demasiadas explicaciones?

Una sentencia parece estar presente y por más risas que se escuchen desde el público, ellos tendrán que analizarse o perder sus libertades, aquellas que no parecen tener el mismo aroma que en un país libre.

La distorsión ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: