*** Agosto 2018 ***

Mientras un acordeón, un violín, un cello, una trompeta y la percusión, entre algunos de los instrumentos; empezaron a interpretar melodías circenses, él, hizo su aparición.

Como salido de un cuento para niños, el típico personaje encantador y lleno de energía, amenizó e hizo de presentador durante la obra “Sanos y salvos” (de y dirigida por Gerardo Hochman) -convirtiéndose en su personaje principal-. Pero, irrumpe de repente, un grupo de acróbatas que deleitarán con sus movimientos al público presente.

Lo que más llama la atención es el dominio que tiene cada uno de su cuerpo, dotándolo de gracia y espontaneidad. La Compañía Arena está conformada por diez artistas que, secuencialmente, simulan volar y convertirse en aves, reptiles y cualquier otro tipo de animales que deseen copiar. Un conjunto de músculos giran, se contornean, saltan, bailan, sorprenden y caen. De hecho, no se trata de cualquier espectáculo de acrobacia humorístico; sino de un grupo dirigido por Hochman que se arriesga y juega, constantemente, con el equilibrio, el vértigo y la alegría.

Cuando una performance comienza, el joven que se siente pájaro vuelve a aparecer, intentando imitar movimientos o destrezas sin lograrás en absoluto. No es que no tenga las condiciones de hacerlo, sino que en toda puesta circense siempre tienen que existir personajes antagónicos y él oficia de tonto. Un tonto que demuestra ni serlo y que se muestra, de a poco, como el más soñador de todos.

Además de las acrobacias y de la pequeña orquesta presente, van desenvolviendo una serie de sonidos con aros gigantes, entre otros objetos escogidos. Sanos y salvos trata de los sueños y esperanzas, de lo imposible, de todo aquello que intentamos y no nos animamos perseguir. Por otro lado, se valoriza el cuerpo femenino, tratándolo -artísticamente- como belleza, como símbolo de libertad y de añoranza. Dos de las acróbatas muestran sus senos, acompañados por tatuajes en sus pieles que marcan un sello distintivo, podría decirse de revelación y autoestima. Ellas son lo que muestran: arte.

Y como si fuera poco todo lo representado, uno de los artistas aparece con una rueda enorme, sobre la que se ata los pies y gira de una y otra manera, de muchas maneras, rompiendo con todas las leyes de la física.

Si bien este espectáculo dura alrededor de una hora, hay un sinfín de pruebas que le permiten al espectador, observar la que prefiera sin por eso perder el hilo de la historia. Una historia que como base argumental intenta reflejar las trabas que cualquier humano se pone, antes de sin siquiera intentarlo. Como símbolo de esto vemos una jaula en el escenario, vacía pero llena de imaginación.

El niño-ave hará lo posible para ingresar en ella, aunque deberán ocurrir determinadas situaciones como para que se aprende y quepa en ella. Una vez metido en ésta, se irá desplazando sin parar hasta que su adrenalina baje y el telón se cierre.

Qué es lo que jamás debe faltar en un show integrado por tantos números? La complicidad con cada uno de nosotros. Para ello, podremos seguir la aventura por dos pantallas gigantes o convertirnos, también, en contorsionistas siguiendo con mirada y cuerpo todo el recorrido realizado por el pájaro. No crean que opaca al resto de los intérpretes porque cada uno tiene su momento para lucirse. Él vendría a ser una suerte de bufón, súper simpático y agradable, con quien quisiéramos pasar horas riendo.

Qué lindo es reír! Sobre todo cuando sabemos que estamos sanos y salvos.

Ficha artístico-técnica: Autor: Gerardo Hochman por Grupo La Arena
Ciudad: Buenos Aires
Acróbatas: Mariano Carneiro, Florencia Valeri, Rodrigo Oses, Cecilia “Mane” Stancato, Javier Davis, Camille Bastos, Clara Parada, Florencia Michalewicz, Marco Ingaramo y Esteban Trinda.
Músicos: Luis Díaz Muñiz, Nicolás Porley, Manuel Katz, Sebastián Parada y Lucrecia Ortiz.
Idea y Dirección: Gerardo Hochman
Composición y Dirección musical: Omar Giammarco
Diseño de Vestuario: Laura Molina
Diseño de Iluminación: Gonzalo Córdova
Director técnico: Duilio Della Pittima
Asistente de Dirección: Hernán Paulos / Florencia Gonzales
Asistente de vestuario: Carolina Ferraiuolo
Fotografía: Hernán Paulos
Producción Ejecutiva: Mariana Markowiecki
Producción General: Mininafund S.A.
Gnero: Nuevo circo
Duración: 75 minutos
Dirigida: toda la familia

Mariela Verónica Gagliardi

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: