*** AGOSTO 2021 ***

Señorita Lucobein13

Nacho Ciatti apuesta su creatividad a una original puesta en escena, la cual escribe y dirige, demostrando cómo dos épocas tan distantes se asemejan en ciertos puntos.

Una empresa de alimentos será el sitio en el cual se desarrollará una comedia con ingredientes del grotesco.

Todos los empleados serán hombres y el machismo reinará por doquier.

Mientras tanto la «Señorita Lucobein» (Gaby Pastor) se dejará someter a todo tipo de chantaje emocional, no pudiendo encontrar una salida más saludable para ella.

La compañía del futuro -que más bien parece del pasado lejano-, en la cual no se cobra con dinero y la explotación es como en nuestra actualidad capitalista.

El Señor M (Iván Moschner) es un jefe tirano, sin escrúpulos y capaz de hacer avergonzar hasta al más inocente.

Haciendo una pausa podemos entender que hay una gran dosis de pesimismo en los diálogos, ya que las cuestiones negativas no evolucionaron, se avivaron y se hicieron más fuertes hasta terminar destrozando cualquier corazón.

Claro que para quien recién lo conoce pueden parecer duras estas apreciaciones.

Así será el caso de Lazio, un campesino entrerriano que con el afán de tener algún rédito económico le venderá su alma al diablo, aunque tendrá una recompensa que ni él se la imaginará.

El amor rondará las oficinas, los rumores de pasillo se exacerbarán y, ante cualquier eventualidad, se le dará rienda suelta al baile.

Si bien la obra es en mayor medida humorística, no hay que dejar de lado la violencia verbal y la coacción  reinante en cada escena.

Señorita Lucobein es una metáfora de cuantas agresiones o desvalorizaciones existan en la realidad.

Un hombre loro que durante gran parte de su vida trabaja en ese sitio tan despreciable, intentando serle útil al lugar y a su jefe, pero que no es absolutamente nada, sino un ave sucia y vieja a punto de morir.

Lo que sucede es que sus alas se fueron marchitando y desea salir cuanto antes del encierro para respirar su último aliento.

Justamente, el fragmento en que ocurre el pedido da escalofríos. Lo interesante es que habrá quien se tome con gracia este acontecimiento y quien intente vincularlo con la inequidad social y la desdicha de un ser que es humillado -provocando un paréntesis para sentir que la solidaridad no tiene que ver con una u otra época sino que debería ser inherente al hombre-.

Y, por último, un Botón (Nicolás Barsoff) que podría ser menospreciado por su rol pero, sin embargo, es el único que está al tanto de todo y el único capaz de conocer a todos los empleados.

Su papel será el que revele determinada información y a su vez toque el piso indicado para elegir uno u otro destino.

Es interesantísima la trama de la pieza teatral, la cual no se torna monótona en ningún momento, logrando tener matices dramáticos, humorísticos y musicales; compartiendo con los espectadores esta mirada al estilo cómic donde habrá antihéroes que tendrán la oportunidad de rebelarse y ser importantes al menos para sí mismos.

¿Qué podría suceder si quisieran salir del encierro de un momento para otro?

¿El Señor M los dejaría, los entendería y podría arremeter contra ellos?

Son tiempos de cambio y deberán ser muy cuidadosos si no quieren levantar sospechas.

Señorita Lucobein ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: