*** Junio 2017 ***

Siguiente por favor4

Como en una serie de la televisión, en horario de la tarde, podemos apreciar la actuación de Romina Pinto e Iván Steinhardt en “Siguiente por favor” (de Ana Maugeri y Belén Wedeltoft) –una comedia entretenida y con varios aspectos, profundos, para reflexionar-.

Ellos están haciendo una cola para realizar trámites personales pero, la demora hace salir a la luz varios conflictos íntimos hasta revelar una verdad, trascendente, y que cambiará el cauce de la obra por completo.

Mientras una voz en off (Gina Said), solamente, se remite a decir el nombre de la dramaturgia, los personajes avanzan, se quedan quietos, discuten, se conocen y los acompañan unas esculturas blancas.

Estos fueron los objetos que más llamaron mi atención e intenté analizarlos de derecho y de revés, otorgándoles diferentes alternativas y significados posibles.

Haciendo una lectura simplista, éstos muestran que tienen a alguien delante de cada uno y lo mueven al mismo tiempo que la fila lo hace. Esta interpretación, no tendría demasiado sentido a mi parecer.

Pero haciendo un análisis más profundo, ellos intentan esconderse detrás de algún objeto que les de seguridad. En esta oportunidad pudieron haber escogido maniquíes porque no tienen sentimientos, ni movimientos pero sí alegorías respecto al texto de “Siguiente por favor”.

Unos cuerpos rígidos que nada expresan y que le dan la oportunidad, a ellos, de abrirse y mostrar quiénes son.

Es, realmente, historia conocida la que muestra a dos extraños en un lugar público y que, además, se atraen. Por eso es que esta nueva propuesta pretende romper esquemas utilizando la ironía, la inteligencia -dentro del mundo de la sitcom-.

Cada vez son más las obras que se suman a este género olvidado en nuestro país y, en este caso, el guión no es una banalidad sino un ingreso al saber y a la exploración de distintos matices delicados de nuestra sociedad.

Se dice que los problemas son más fáciles vistos de afuera y que, otra persona, los puede interpretar mejor que uno mismo. Este es un ejemplo. Una exposición y una manera de poder desatar nudos que impedían avanzar.

En esta teoría me baso: en la de seguir avanzando como el título de la obra. ¿Quién es el siguiente, a quien le toca? ¿Cuánto dura un trámite? ¿Existe tal trámite o es una excusa para vendar nuestros ojos y seguir posponiendo sentir lo que sentimos?

El sistema se puede caer como en cualquier oficina pública o privada. Nuestra ceguera puede continuar o hacerse la luz. Cada quien escogerá lo más conveniente, sin olvidar que cada decisión tiene causas y consecuencias.

La felicidad, ¿qué lugar ocupa? ¿Se puede vivir sin ella? ¿Se puede ser sin ella?

¿Cómo se puede parar una persona cuando sabe lo que quiere pero no cómo conseguirlo?

¿En qué se puede convertir una persona cuando deja de lado sus inquietudes y deseos?

Quizás en una escultura con formas, curvas y expresiones inventadas o pintadas.

Un rostro es el único que revela el interior, cuando estamos contentos y tristes, cuando logramos nuestro objetivo o lo abandonamos antes de tiempo…

Y los desaparecidos en nuestra querida Argentina, ¿sienten, deambulan, sueñan o están muertos?

¿Quién es alguien sin identidad? ¿Quién es alguien borrado?

Los maniquíes no tienen ojos, ni boca, ni nariz, ni ropa. Solo contornos y relieves. Se pueden parar por sí solos pero precisan de alguien que los mueva. Ellos se han quedado tiesos de tanto esperar.

Ellos no pretendían esperar sino luchar por sus derechos.

Quizás quien no haya visto aún esta puesta escena crea que estoy planteando dos mundos paralelos que no convergen en ningún punto. Esta es la conclusión a la que llegan mis sentidos, los que nunca dejan de guardar experiencias únicas.

Un hombre tiene la posibilidad de vivir de acuerdo a sus propósitos. Un desaparecido ya no.

El mundo de los vivos permite conseguir. El de los muertos y relegados ya no.

Nosotros somos los responsables de que se haga justicia en nuestra vida y en la de los que no tienen ya armas para defenderse.

Siguiente por favor ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: