*** Octubre 2017 ***

La nueva era extraordinaria27

El circo existe hace más de dos mil años y, según el país de que se trate se desarrolló de una manera distinta. Lo que sí puede confirmarse es que las prácticas de acrobacias, entre otras, son anteriores al mismo y que los guerreros las llevaban a cabo. De hecho, los romanos denominaban con esta palabra a los espectáculos públicos, sin quedarse atrás los griegos quienes también realizaban disciplinas de malabares.

Recién en 1768, Philip Astley, fundó en Inglaterra el primer circo tradicional, con animales, dentro de la típica carpa de colores. Actualmente, este tipo de espectáculo se modificó para dar lugar a otras representaciones donde no exista maltrato y pueda transmitirse puramente arte.

Cuando una puerta se cierra, se dice que, otra está por abrirse…

“La nueva era extraordinaria” es un espectáculo que muestra esplendor, simpatía y amor por el prójimo. No tiene que ver con el new age, sino con rescatar valores perdidos, esenciales y profundos de un grupo o sociedad -más ampliamente-.

Esta obra musical rescata a quienes son discriminados, abandonados o relegados a un segundo lugar. La nueva era comprende la historia de un circo que tuvo que cerrar sus puertas y, a partir de allí, recrea una función solicitada por un hombre que confía en el proyecto de estos artistas.

Para ello, la Compañía Codanz, a cargo de Juan Cruz Argento, demuestra cómo es posible hacer lo que cada uno ama de un modo diferente: siendo profesionales, pero cariñosos.

En un mundo que avanza cada vez más hacia el egoísmo personal, La nueva era se planta firmemente para dar a conocer que el amor es lo único que cura, sana y permite avanzar hacia un objetivo.

Así es como podrán verse diversas performances de acrobacia, danza, canto y actuación, haciendo sentir al público partícipe de tan hermoso show. Un show emblemático, con letras compuestas especialmente para la función y entrelazadas con el argumento de la obra de teatro.

Un punto a destacar es la oportunidad que se le brinda al elenco, el cual es totalmente heterogéneo -estrictamente hablando-. Se puede apreciar la inclusión como eje principal que permite la armonía entre niños y adultos, altos y bajos, delgados y no tanto, lindos y feos (según lo que se entiende como tal socialmente), logrando emocionar y sentirnos identificados con un personaje o fragmento de la historia.

La gracia y sutileza de los cuadros en el escenario nos remiten a momentos pasados, a situaciones en las que era simple comunicarse con otra persona, ponerse de acuerdo y tener un proyecto afín. El hombre evoluciono y la palabra comenzó a desvalorizarse, a no comprometerse. La nueva era también hace hincapié en los códigos y valores perdidos en gran parte.

¿Estamos a tiempo de construir un mundo mejor?

Si tomáramos como base las similitudes y diferencias como parte de la vida, seguramente si seria aun posible. Si dejáramos de lado los caprichos y maldades, seguramente el mundo seria extraordinario.

¿Por qué no tomar en serio esta palabra, incluirla en nuestra mente y hacer hasta lo imposible para que cada acción sea responsable y bella?

¿Por qué no vernos en un espejo diferente pero similar?

Cada artista, desde su lugar, construye y se desenvuelve con mucha destreza física. El que no estaba de acuerdo con algo, lo evalúa e intenta ser flexible. El amor resurge, los abrazos y besos también. El sueño de formar una familia no tradicional es otro agregado que permite romper con esquemas estáticos del presente.

De esta manera, la puesta en escena logra su objetivo y la dramaturgia conmueve a su público, un público también diferente pero con ánimos de celebrar la vida.

Si el teatro puede transmitir enseñanzas, ¿cómo el hombre no aprende más del arte y se inmiscuye hasta en el más mínimo rinconcito para aprender a ser, sin querer modificar lo diferente?

Quisiera afirmar sin que suene a prepotencia que “La nueva era extraordinaria” es el reflejo de una mínima parte de esta nación que se erige en otra estratósfera, observando lo negativo y repudiando, constantemente, en vez de lograr cambios interiores y profundos que servirían, realmente, a cada ser inquieto, pensante y sensible.

Estos personajes vienen a salvar el mundo, desde su postura. Quizás quede exagerada esta frase pero es el camino que transitan en las tablas, en sus canciones, pasos de baile y actuaciones. Dicho y sea de paso, no actúan sino que interpretan a personas con ganas de crecer y aportar su granito de arena.

la era extraordinaria ficha

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: