*** MARZO 2021 ***

Entradas etiquetadas como ‘entrevista’

Minientrada

Ale Dolina, con sello propio

Tenor, compositor, arreglador y director. No toca un instrumento sino todos los que su voz le permite. Forma parte de un sexteto llamado Cabernet, en el cual, cada músico interpreta sonidos, ritmos y melodías, conformando unas exquisitas variaciones.

Él y su conjunto conforman distintos tipos de música – ya que cada tonalidad en la voz de los cantantes, es diferente – y canciones en las cuales se le suele dar una dinámica diferente, una vuelta de tuerca.

Nos entrometemos en su vida por unos instantes…

1) Alejandro Dolina, ¿qué sentís cuando te plantás en un escenario para mostrar lo que sabés hacer tan bien?

No estoy seguro de que lo que hago lo haga tan bien, pero sí sé que hago lo que me gusta. Y arriba del escenario, haciendo música y con las personas que quiero hacerlo, me siento feliz. Diría que el escenario es el lugar donde más disfruto haciendo música.

2) ¿Cómo se te ocurrió y, a partir de qué idea, llevar a cambo este proyecto, actualmente tan bien consolidado?

No se me ocurrió a mi, en verdad. La reunión inicial de Cabernet la organizó Pol González y estábamos Manuel Moreira, Marcos Lozano y yo. Luego se sumaron Diego Mercado y Diego Pietropaolo. En principio, queríamos armar un grupo al estilo Take 6, un grupo vocal norteamericano que hace una mezcla de jazz con góspel. Empezamos cantando sus arreglos, y luego llegó el momento de tomar un rumbo más propio. Entonces empezamos a arreglar y componer nuestro propio repertorio, dándole una identidad al grupo. Hoy en día estamos más abocados a la música latinoamericana; de hecho, nuestro próximo CD, “¡Bombo!”, está compuesto íntegramente por repertorio latinoamericano.

3) Participaron en discos de artistas famosos como: Helena Cullen, Tangoloco, Les Luthiers y Roxana Carabajal. Si tuvieras que elegir el estilo de música, ese que te pone la piel de gallina y que te define como artista, ¿cuál sería

No defino la música que me gusta o no me gusta por estilos. Y, honestamente, no encuentro un hilo conductor definido entre aquellas músicas que me conmueven o no. Es más, hay muchísima música que considero excelente, y no me conmueve en lo más mínimo. Te puedo nombrar a los Beatles como una música que en general me conmueve, pero hay muchos más y muy diversos.

4) Algo que me intriga, ¿por qué la decisión de que sean seis hombres?

Como dije antes, la idea al principio era sonar como Take 6, que son seis hombres también. Es una cuestión de sonido: seis voces masculinas suenan distinto a un grupo mixto. Igual, se puede sumar al grupo a nuestra manager, Ianina Trigo, y ahí ya no somos más todos tipos.

5) Más allá de toda tu formación académica, ¿en qué momento sentiste que querías dedicarte a la composición? ¿Es algo que tenés algo innato – de alguna manera – desde niño?

Me gustaba la música desde chico y consideré que tenía más facilidad para eso que, por ejemplo, para los cálculos complejos, la abogacía o la medicina. Supuse que podría ser más feliz dedicándome a la música, pero no tengo ninguna historia de niño prodigio o algo por estilo como para justificar mi elección por la composición.

6) El abanico de estilos musicales que recorren es muy amplio pero, a su vez, las características de los temas apuntan a un público de élite. ¿Es lo que buscan en este recorrido?

No nos interesan las élites. Sí nos interesa que la mayor cantidad de gente posible pueda apreciar, y llegado el caso, disfrutar de lo que hacemos. Lo que nosotros hacemos puede ser difícil de hacer, pero en ningún momento nuestra intención es reforzar esa idea. Más bien lo contrario: sobre todo en nuestros shows, buscamos desolemnizar, desacralizar, que se note que nos divertimos. Usamos mucho el humor para eso. Lo que menos queremos es hacer música poniendo cara de “qué difícil es esto que hacemos, sólo unos pocos lo podrán apreciar”.

7) No podemos obviar la típica pregunta: ¿por qué le pusieron al grupo Cabernet?

Siempre llega el momento donde un grupo debe decidir su nombre. Hicimos una lista de nombres posibles y todos eran pésimos. Uno era Cabernet Sauvignon. Alguien sugirió ponerle “Cabernet” a secas. La votación salió 4 a 2 a favor. Creo que quedó porque suena bien. Después, que el resto busque relaciones más interesantes.

8) Ser el hijo de Alejandro Dolina, ¿te facilitó un poco el camino, en cuestión de contactos con artistas famosos?

Yo creo que todavía estoy transitando un camino y que no llegué a ningún lado, aun. También sé que es un camino bastante difícil. Tener el padre que tengo es una suerte, pero no por las puertas que me abre “ser el hijo de”, que en rigor de verdad no son tantas, sino porque tengo un padre con el que comparto muchísimas cosas. Lo quiero mucho, lo admiro mucho y es un gran padre.

9) ¿Cuál es tu sueño?

No lo tengo claro. Creo que tengo millones de sueños, que debe ser lo mismo que no tener ninguno…

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Sebas Braun en Sabor A Teatro

Después de haber vivenciado el recital de Dispersos, quise conocer un poco más sobre la vida de este gran guitarrista, quien parece tener una personalidad humilde pero un as en la manga. ¿Qué hay detrás de este músico?

¿Se puede decir que, además de guitarrista, sos el que lleva la idea de los temas, los compone y también organiza al grupo?

Sí. Llevo la idea de los temas pero la composición final se hace, entre todos, en la sala. Ir a la sala, semanalmente, durante dos años, se ha hecho religioso. Nadie faltó nunca a un ensayo. A veces, cuando lo pienso, me sigue resultando llamativo. Y crear temas con amigos músicos, que gustan estar tantas horas sin mirar el reloj, se empieza a tornar muy divertido y, a la vez, se vive un proceso super creativo donde se aprende mucho. Organizo el grupo, estoy en demasiados detalles… ojalá se vea el resultado de eso.

Fuera de la banda, ¿qué música solés escuchar?

Escucho música muy variada. Realmente me gusta todo y a todo le encuentro algo interesante. Tengo como todos, mis debilidades. Guitarristas como: Mark Knopfler, Steve Morse y tantos otros. Pero ahora escucho mucho lo que está saliendo o lo que está de moda. Me intereso mucho por lo que a la gente le gusta y, escuchar lo nuevo o lo que está de moda, me sirve para el proceso de composición. Cuando escucho a guitarristas como Mark, disfruto y me encanta. Cuando escucho lo nuevo, lo estudio tanto que no estoy seguro si lo disfruto demasiado o si estoy estudiando y aprendiendo. 

Se te ve una persona muy tranquila y, en el escenario, me atrevo a decir que sos el que menos se desplaza. ¿Hacés alguna rutina zen?

¿Deberia? (risas). En el escenario soy una pesadilla, estoy escuchando todo lo que pasa, desde viendo las luces, la gente y si la está pasando bien, cómo estamos sonando todos, sus gestos y, principalmente, en el sonido de mi guitarra. Si todo fluye bien, entonces empiezo a relajarme y disfrutar. Cuando algo, por más minimo que sea, no está a la altura de lo que pretendo, empiezo a pensar en eso y no logro disfrutar del todo. No soy de desplazarme mucho, pero te das cuenta enseguida por el tamaño de mi sonrisa. Cuando la cosa va bien, es un gran sonrisa.. ¡y mi boca es grande! De todas maneras, debería trabajar en esto… ¿está bueno el zen?

¿Cómo fue aquel día en el que se conocieron entre todos? Tuvieron feeling de entrada?

El primer día no lo olvido más. Nos estábamos estudiando así que había algo de nervios. No pasó demasiado ese día, excepto hablar, contar el proyecto y tocar un rato. A medida que pasaban los ensayos y tantas cosas entre nosotros, empezó a fluir una onda increíble. Actualmente, nos decimos de todo, nos reímos y nos matamos por igual. Pero, como dije antes, nadie falta a un ensayo y somos un equipo, y vaya que lo disfrutamos. También ayuda que la banda va creciendo y el proyecto se va tornando en realidad. Es importante, creo, tener siempre objetivos… y cumplirlos. Eso nos va fortaleciendo y nos ayuda a seguir soñando y creando.

Además de tocar con Dispersos, ¿tenés algún proyecto personal de música u otra temática?

Siempre tuve el sueño de tener una banda instrumental, donde yo sea el único guitarrista y hacer rock fusión o algo así. Una onda Satriani o Vai o similar. Algo más egocéntrico, por decirlo. Pero cuando lo bajo a tierra entiendo que me consumiría muchas horas, para lograrlo, y por ende me sacaría horas de Dispersos. Y, la realidad, es que estoy disfrutando muchisímo de nuestra banda, así que lo dejo como fantasía. Cada tanto, vienen amigos a tocar a casa y me saco las ganas improvisando y tocando un rato. También, lo hago solo en mi estudio y, aunque sea por unos minutos, me siento, o mejor dicho fantaseo, que soy Van Halen. Con eso es suficiente, y aparte, es una buena excusa para ¡practicar!

¿Cómo imaginás tu vida de acá a 5 años?

Mmm, no proyecto a tan largo plazo. Ahora mismo, ando preocupado por lo que va a ser de nosotros en el verano. Me gustaría salir de gira a Mar del Plata, Rosario, Córdoba y Uruguay. Si me voy muy lejos en el tiempo pierdo la capacidad de proyectar en lo inmediato y de crear nuevos objetivos realizables. Y hay tanto por hacer, desde lo musical hasta lo comercial, que incluye radio, campañas, shows con invitados, distribución del disco, terminar lo que empezamos, que es el segundo disco, producción de video clips, viajes al exterior, me gustaría ir algún día a USA y a Inglaterra de gira, etc. Así que, lo único que me puedo imaginar de acá a 5 años es tener 3 discos, mínimo, con un repertorio suficiente de temas en español e inglés, como para tocar en cualquier lado de este planeta y que la gente nos pueda conocer y disfrutar.

Minientrada

Gardelitos en Sabor A Teatro

Después de que se prendieran las luces, los chicos se quedaron un ratito más: firmando autógrafos, repartiendo púas, remeras y hasta los palillos del batero. El público, conforme y a gusto con el concierto que acababan de ver, se fue retirando, todavía agitando los brazos y las remeras.

Luis, que forma parte del grupo que viaja con la banda, me convidó algo para tomar y me dijo que sea paciente un poquito, que enseguida podría pasar a charlar con ellos. Dicho y hecho. En seguida me abrieron la puerta del camarín y con la mejor de las ondas me invitaron a sentar. Argumenté robarles sólo unos minutos y ellos, dispuestos a conversar, se acomodaron cerca mío. Prendí el grabador y salió algo así.

¿Cómo están? ¿Cómo los recibió Mardel, pese a la lluvia?

Bien, muy contentos. La verdad, de una forma sorpresiva, porque la última vez que tocamos acá hubo una convocatoria mucho menor, así que felices. (Eli Suárez).

Sí y, a pesar de la lluvia, vino un montón de gente que nos hizo el aguante y se la bancó de diez. (Diego).

Los dos temas nuevos que tocaron, ¿qué representan?

Para nosotros, representan poder seguir adelante con la banda. Las dos temáticas, de alguna manera, coinciden en eso. El tema “Un taxi” – con letra de Korneta – si bien esta hecho hace muchos años, representa lo que estamos viviendo en este momento de la banda. Por lo que dice la letra, filosóficamente, de pelear por amor, en un momento la letra dice tengo que seguir como si fuera un gran campeón peleando por amor. “Puño y letra”, también habla de eso, mas en este momento, después de la decisión de seguir adelante como trío. En ese sentido coinciden. (Eli Suárez).

 Claro, tiene como esa frescura de la nueva etapa de la banda, viene acompañado por esa parte, eran temas inéditos y también era inédita hasta ahora, la formación de la banda. (Diego).

¿Están pensando en grabar un nuevo disco, donde incluyan estos temas?

Por ahora, la novedad son estos dos temas, pero creemos que de a poquito terminarán en un disco. Por lo que se ve, a la gente le han gustado, tuvieron buena recepción asi que serán incluidos en el próximo trabajo. (Eli Suárez).

Noté que tienen una muy buena relación con el público, que pese a los cambios en la formación de la banda o hasta inclusive un poquito en el estilo, se mantiene muy unido lo que es escenario – público, ¿qué opinan del público que los sigue?

Particularmente, acá en Mar del Plata, nos sorprendió porque no hemos tenido esta respuesta en presentaciones anteriores. También se está dando en general, en recitales en Buenos Aires y en las provincias. Estamos creciendo juntos. (Eli Suárez).

Partimos desde el respeto y el agradecimiento hacia nuestro público, todo es bien recibido de ellos. (Paulo).

Han andado de gira este año, ¿cómo les fue en el resto de las provincias que han visitado?

En general muy bien. Estos últimos meses han sido intensos y nos sentimos muy bien en donde estemos. (Eli Suárez).

¿Cómo viven la música?

La música es una forma de expresarnos y ser uno mismo en esencia. No sé si es un oficio, una profesión. (Paulo).

En realidad yo siento que somos con la música. (Diego).

Capaz podemos decirte que es nuestra vida, que es lo que nos une. Es lo que los tres elegimos: ser parte de la música. Eso genera un respeto mutuo, sobre la marcha fuimos haciéndonos amigos. En nuestro caso, no empezamos como amigos del barrio que se pusieron a tocar, sino que tocando nos conocimos. (Eli Suárez).

Algunas de sus letras cargan con una crítica visible hacia parte de la sociedad, a los medios, al poder, ¿qué intentan transmitir con sus canciones?

Sí, es verdad, tiene una orientación la banda.  Por otro lado, esa conciencia social que tiene que ver con cosas políticas también, nace siempre de algo filosófico. Entonces podés ir más allá de lo político y social, porque esta bueno para pensar. Tratamos de ver eso, de escuchar las letras que cantamos, cómo nosotros podemos interpretar eso que decimos, nos sentimos muy representados. Hay otras canciones que son de amor  y otros temas,  que ni siquiera hablan de algo específico, porque si me preguntás de qué habla “Mezclas raras”, no lo sé. O “No puedo parar mi moto”,  que es uno de mis temas preferidos, no lo sé,  es un misterio. Lo mejor es el misterio. Es vivir eso que es tan misterios. No es matemática, no hay un 2 + 2. En el caso de las letras, somos de prestarle atención, tratamos de que haya una armonía con la música, la letra y la música se complementan, la composición y la interpretación van de la mano, y tratamos de poner en práctica lo que decimos. (Eli Suárez).

¿Cuáles son las próximas fechas programadas?

 Y sigue toda la gira hacia el sur: 31 de agosto en Bariloche, primero de septiembre en Neuquén, y bueno, las giras se programan y trabajamos con las pilas para cumplir con todo y estar en todos lados. (Paulo).

Muchísimas gracias, felicitaciones por esta noche. Espero volver a verlos.

El 21 de septiembre estaremos en La Plata, te esperamos. (Eli Suárez).

¡¡ Gracias Gardelitos!!

Melisa Morini

Nube de etiquetas