*** Junio 2019 ***

Después de haber vivenciado el recital de Dispersos, quise conocer un poco más sobre la vida de este gran guitarrista, quien parece tener una personalidad humilde pero un as en la manga. ¿Qué hay detrás de este músico?

¿Se puede decir que, además de guitarrista, sos el que lleva la idea de los temas, los compone y también organiza al grupo?

Sí. Llevo la idea de los temas pero la composición final se hace, entre todos, en la sala. Ir a la sala, semanalmente, durante dos años, se ha hecho religioso. Nadie faltó nunca a un ensayo. A veces, cuando lo pienso, me sigue resultando llamativo. Y crear temas con amigos músicos, que gustan estar tantas horas sin mirar el reloj, se empieza a tornar muy divertido y, a la vez, se vive un proceso super creativo donde se aprende mucho. Organizo el grupo, estoy en demasiados detalles… ojalá se vea el resultado de eso.

Fuera de la banda, ¿qué música solés escuchar?

Escucho música muy variada. Realmente me gusta todo y a todo le encuentro algo interesante. Tengo como todos, mis debilidades. Guitarristas como: Mark Knopfler, Steve Morse y tantos otros. Pero ahora escucho mucho lo que está saliendo o lo que está de moda. Me intereso mucho por lo que a la gente le gusta y, escuchar lo nuevo o lo que está de moda, me sirve para el proceso de composición. Cuando escucho a guitarristas como Mark, disfruto y me encanta. Cuando escucho lo nuevo, lo estudio tanto que no estoy seguro si lo disfruto demasiado o si estoy estudiando y aprendiendo. 

Se te ve una persona muy tranquila y, en el escenario, me atrevo a decir que sos el que menos se desplaza. ¿Hacés alguna rutina zen?

¿Deberia? (risas). En el escenario soy una pesadilla, estoy escuchando todo lo que pasa, desde viendo las luces, la gente y si la está pasando bien, cómo estamos sonando todos, sus gestos y, principalmente, en el sonido de mi guitarra. Si todo fluye bien, entonces empiezo a relajarme y disfrutar. Cuando algo, por más minimo que sea, no está a la altura de lo que pretendo, empiezo a pensar en eso y no logro disfrutar del todo. No soy de desplazarme mucho, pero te das cuenta enseguida por el tamaño de mi sonrisa. Cuando la cosa va bien, es un gran sonrisa.. ¡y mi boca es grande! De todas maneras, debería trabajar en esto… ¿está bueno el zen?

¿Cómo fue aquel día en el que se conocieron entre todos? Tuvieron feeling de entrada?

El primer día no lo olvido más. Nos estábamos estudiando así que había algo de nervios. No pasó demasiado ese día, excepto hablar, contar el proyecto y tocar un rato. A medida que pasaban los ensayos y tantas cosas entre nosotros, empezó a fluir una onda increíble. Actualmente, nos decimos de todo, nos reímos y nos matamos por igual. Pero, como dije antes, nadie falta a un ensayo y somos un equipo, y vaya que lo disfrutamos. También ayuda que la banda va creciendo y el proyecto se va tornando en realidad. Es importante, creo, tener siempre objetivos… y cumplirlos. Eso nos va fortaleciendo y nos ayuda a seguir soñando y creando.

Además de tocar con Dispersos, ¿tenés algún proyecto personal de música u otra temática?

Siempre tuve el sueño de tener una banda instrumental, donde yo sea el único guitarrista y hacer rock fusión o algo así. Una onda Satriani o Vai o similar. Algo más egocéntrico, por decirlo. Pero cuando lo bajo a tierra entiendo que me consumiría muchas horas, para lograrlo, y por ende me sacaría horas de Dispersos. Y, la realidad, es que estoy disfrutando muchisímo de nuestra banda, así que lo dejo como fantasía. Cada tanto, vienen amigos a tocar a casa y me saco las ganas improvisando y tocando un rato. También, lo hago solo en mi estudio y, aunque sea por unos minutos, me siento, o mejor dicho fantaseo, que soy Van Halen. Con eso es suficiente, y aparte, es una buena excusa para ¡practicar!

¿Cómo imaginás tu vida de acá a 5 años?

Mmm, no proyecto a tan largo plazo. Ahora mismo, ando preocupado por lo que va a ser de nosotros en el verano. Me gustaría salir de gira a Mar del Plata, Rosario, Córdoba y Uruguay. Si me voy muy lejos en el tiempo pierdo la capacidad de proyectar en lo inmediato y de crear nuevos objetivos realizables. Y hay tanto por hacer, desde lo musical hasta lo comercial, que incluye radio, campañas, shows con invitados, distribución del disco, terminar lo que empezamos, que es el segundo disco, producción de video clips, viajes al exterior, me gustaría ir algún día a USA y a Inglaterra de gira, etc. Así que, lo único que me puedo imaginar de acá a 5 años es tener 3 discos, mínimo, con un repertorio suficiente de temas en español e inglés, como para tocar en cualquier lado de este planeta y que la gente nos pueda conocer y disfrutar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: