*** Noviembre 2017 ***

IMG_20160827_135405_256Existen pocos primerísimos primeros planos y primeros planos, ya que al ver sus expresiones en planos generales es posible transmitir y captar una enorme e infinita tristeza.

Generaciones que podrían marcar distancia y que, sin embargo, se fusionan, se conocen, se integran y así sanan el gran dolor de la ignorancia de unos pocos que tuvieron el poder para aniquilar sin piedad a millones de judíos.

Resulta imposible, siendo judía, no sentir este documental que narra las verdades de un modo exigente, sagaz y profundizando algunas historias de vida en las que sus protagonistas cuenta todo el dolor sufrido por aquellos años de calvario.

Jamás lloré tanto a lo largo de un film. Y es que cuando se trata de un documental, son otras matices y sensaciones las que se ponen en juego. Conocer la inmensidad de cada protagonista, su relato, su modo de “sanar” y transmitir su historia es lo que hace de Monumento (de Fernando Díaz) un proceso histórico vigente que tiene que existir por siempre para no refugiarse en el perozoso olvido de quienes intenten acallar los llantos, el hambre, la tortura y la sangre derramada dentro y fuera de un campo de concentración.

Con respecto a eje del guión, podría afirmarse que existen dos: uno que se centra específicamente en un proyecto llamado Aprendiz, y, el otro, en el proceso que fueron atravesando los arquitectos-artistas hasta la creación del monumento en el barrio de Palermo. Cabe resaltar que en 1996, el Congreso Nacional sanciona la Ley 24.636 bajo la que se permite la construcción del “Monumento Nacional a las Víctimas del Holocausto judío”. Recién en el año 2009, la Secretaría de Cultura de la Nación llama a un concurso público para presentar proyectos, siendo los ganadores Gustavo Nielsen y Sebastián Marsiglia (ambos arquitectos).

Por momentos parecieran ser dos relatos separados pero bajo ningún aspecto fragmentados. De hecho, seguir el procedimiento de construcción le permite al espectador relajarse un poquito, hasta que los sobrevivientes vuelvan a tener la palabra.

Diana Wang (Directora Generaciones de la Shoa) es quien ideó este Proyecto Aprendiz para el que un grupo de jóvenes tuvo la gran experiencia y oportunidad de conocer bien a fondo a algunos sobrevivientes de la Shoa. De allí, fueron rescatados algunos momentos realmente muy conmovedores y angustiantes, escogidos tan precisamente que cumplieron el efecto de dar escalofríos. Como la sensación que puede causar algo totalmente helado en un cuerpo indefenso. Cómo el relato de uno de estos sobrevivientes cuando le comenta a la joven: ¿Puede una persona dormir en la nieve? Y, de ahí en más, cuenta sus días en ese clima poco propicio para la supervivencia. Sin embargo, él (al igual que el resto de estos “afortunados”) consiguió pelear contra todo y seguir en este mundo.

Un campo de concentración, varios campos, lugares que no deberían haber existido jamás y que sin embargo seres decrepitosos y sin alma pudieron llenar de víctimas a su antojo. El modo en que un artista plástico hizo un dibujo por cada 10 mil muertos provoca desesperación, que la vista se obnubile y tenga que tomarse la dimensión real de esta tragedia, de este exterminio hacia el pueblo judío que tuvo el único “defecto” de existir como tal.

Una de las mujeres narra su partecita, afirmando cómo vio a su papá por última vez, rememorando las dos colas que se hacían (por sexo). Quedarán por siempre, en el imaginario social, sus palabras -al igual que las de sus compañeros- al decir cómo fue salvada por una familia católica y cómo fue el momento de reencontrarse con sus padres biológicos, a los que jamás pudo volver a llamar de ese modo.

“Es un monumento a la vida”. Dicho monumento presenta lo que se perdió y a los genocidas actuales.
Monumento es un documental que conjuga el sentimiento, el arte, la historia y la técnica deleitosa para armar con todas estas herramientas un producto fílmico.
Berlín (Auschwitz) al final es simplemente el desenlace, un encuentro entre los vivos y los muertos, una vela que se enciende para homenajear a los que ya no pueden hablar.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: