*** Junio 2017 ***

Orquesta Norberto García26

El Maestro y Director de Orquesta, Norberto García (co-fundador y principal director invitado de la Orquesta del Centro del Conocimiento de Misiones, suplente de Concertino en la Orquesta Sinfónica Nacional Agentina y concertino de la Orquesta Sinfónica de la ciudad de Olavarria), cumple hoy cuatro décadas en el universo de la música, enseñando a artistas de diferentes edades y niveles socioculturales.

Para festejarlo eligió realizar un seminario de tres días consecutivos y cerrarlo con un concierto en la Sala Argentina del Centro Cultural Kirchner. Dicho concierto fue impulsado por El Centro del Conocimiento (de Posadas, Misiones), y su director Emilio Rocholl estuvo en la platea apoyando toda esta gran movida. Otro gran detalle fue el acompañamiento en piano de Diana Lopszyc.  

Fue una tarde realmente muy emotiva en que se mezclaron las sensaciones, los compositores y, dejando en evidencia que para ser músico primero hay que tener ganas, entusiasmo y tenacidad.

Una primera parte nos brindó Las estaciones porteñas de Piazzola, interpretadas por profesionales de diferentes partes del país (Misiones, Córdoba, Monte Grande, San Martín y Capital Federal). Cuerdas de violines, violas, cellos, contrabajos y la dirección majestuosa de García, evidenciaron que su apellido, en este caso, no era uno más sino el sello de su evolución a lo largo de los años, de su carrera y el carisma de su sonrisa que, seguro, despertó a niños soñadores.

Un otoño con aires de arrabalero, un invierno gris, oscuro y con un despertar impresionante. La llegada de la primavera con firuletes, tiempos veloces, romanticismo y vaivenes que oscilaban entre lo lento y rápido; para darle lugar a la pesadez del verano, lleno de aventuras, con campos abiertos que contienen fragancias a flores, vegetaciones y a libertad.

Si de estaciones se trata, resulta imposible no comparar con Vivaldi, un autor de otro país, incluso de otro continente que se dedicó a la música barroca. De distinto siglo, pero ambos, pretendieron crear las atmósferas necesarias para que los escuchas disfrutemos de la excelencia de acordes y transiciones musicales.

En este caso, el tango, un género bien nuestro, que no divide generaciones ni edades, ni rangos sociales ni económicos. Ahora, más que nunca, el tango es contemporáneo, vigente y colmado de expectativas para quienes deseen ejecutarlo, bailarlo u oírlo con los ojos cerrados.

Antonio Vivaldi (1678-1741) publicó esta pieza dentro de la colección Il cimento dell´armonia e dell´inventione Op. 8, detallando cada una de las cuatro estaciones del año para instrumentos de cuerdas.

Astor Piazzola (1921-1992) comienza la escritura en 1965 y la culmina en 1970. Durante una época drástica en Buenos Aires y Argentina, en que la vestimenta camuflada pretendió abolir la humanidad y el aire puro. Sin embargo, el arte de este compositor logró destacar que aún en tiempos de guerra es posible traer canción al alma.

Al terminar esta primera parte del concierto, jóvenes alumnos de Monte Grande fueron dirigidos por la violinista Victoria Mayorquín -quien también tocó en la orquesta anterior- e hicieron una pequeña intervención que se ganó varios aplausos.

Y, a continuación, The Simple Symphony Op. 4 de Benjamin Britten se apoderó de la escena. Esta pieza que fue compuesta por este excelente músico a sus nueve años de edad y que tal cual afirmó Norberto García: de simple no tiene nada; es un pasaje por diferentes estilos. Consta de cuatro movimientos: Boisterous Bourrée, Playful Pizzicato, Sentimental Sarabande y Frolicsome Finale.

Más allá de la complejidad de cada una de sus partes, escuchar las melodías de Britten es un placer inigualable.

Sus matices, deleitan, emocionan y se produce un climax conmovedor.

Con respecto a Boisterous Bourrée, se refiere a un allegro en forma de sonata, luego Playful Pizzicato (movimiento fijo, de compás rápido), a continuación Sentimental Sarabande (movimiento lento y melancólico) y, el último Frolicsome Finale (donde la alegría se apodera del ritmo).

Así fue como representantes de Puerto Madryn (Gustavo Stecko), Alta Gracia y diferentes zonas de Buenos Aires; colmaron la atmósfera de la sala con una función maravillosa en que salimos impregnados de aires distintos.

Dos épocas y países diferentes, se unieron para aunar las aguas y demostrar que Argentina e Inglaterra tienen más en común de lo que se puede imaginar. Que las brechas son más cortas de lo que se cree y que el arte acaricia a todo músico que se interese por las notas de una partitura, de varias, de todas.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: