*** Agosto 2017 ***

Dos almas que en el mundo1

La relación entre madre e hija es una de las más controversiales y conflictivas. Podrá tratarse de un estrato social-económico o de una comunidad determinada, pero lo cierto es que es tan simbiótica en algunos casos que jamás podrá ser entendida por el mundo masculino.

“Dos almas que en el mundo” (escrita por Vicente Battista y dirigida por Walter Velázquez) confirma la teoría, utilizando el melodrama como género principal para narrar la historia,valiéndose de la técnica clownesca.

De repente las luces se encienden y podemos verla a Emilia (Paula Kohan) -una mujer vestida de negro con unas gafas de sol, y muchos pañuelitos de papel en el apoyabrazos de un sillón que dan cuenta de su gran resfriado.

Pero una vez que avanza la historia se descubren varios aspectos de su personalidad como que es hipocondríaca, manipuladora y egoísta. Dichas cualidades no la dejan bien posicionada ante su hija Mercedes (Mariana Jaccazio).

Y acá es donde surgen los conflictos ya que ésta vive una vida totalmente humillante y desesperanzadora.

Vivir la vida de otra persona es una de las cosas más tristes que le puede tocar a un humano. Vivir bajo las reglas y normas de una madre acaparadora, aún más.

Son muchas las identificaciones que se pueden trazar entre esta dupla y otras tantas de la realidad. Quizás la exageración de la pieza teatral permita que las carcajadas se unifiquen en un grito voraz que suene tan prolíficamente que asuste. Madres judías, italianas y de otros clanes podrán dar cuenta de esto.

Una respiración que para continuar, debe escuchar una historia, dos historias, mil historias que son parte de un mismo origen: la llegada de un “extraño”.

Ese personaje incógnito nunca llegará a la casa de esta familia, pero lo importante no es sólo este dato sino de quien se trata. Podría ser cualquier persona, sin embargo, se trata de Gabriel -el nuevo novio de Mercedes-. En vez de Emilia alegrarse por la felicidad de su hija, afloran de su ser los peores sentimientos y deseos, demostrando cuán frágil es y el poco sentido que tendrá cada uno de sus planteos.

La soledad interna, la necesidad de sentir poder cuando se perdió casi todo por malas decisiones y por miedo a elegir un camino diferente.

En cuanto al relato, se esboza cíclicamente como la vida de ellas, con extremismo tan esquizofrénico como necesario. Tan imprescindible como un nebulizador, como las pildoras y como cada inyección que se aplique. La locura pasional las unirá y separará constantemente. No existe una víctima ya que ambas están tan enfermas como para no darse cuenta de lo urgente que resulta separarse. Son de la misma sangre y este es el único factor por el que no logran volar hacia otro rumbo más saludable.

Todo es un ritual que empieza y termina, que las hace reír, llorar y echarse en cara todo tipo de resentimiento no sanado. Este ritual las hunde cada vez más y tal como si fuera un sube y baja, logra cada una tener su momento para expresarse tan brutalmente que consigue hacer sentir lo más oscuro en la otra.

¿De esto se trata el amor? ¿De qué se trata el amor?

¿Es, acaso, amor el depender de otra persona para salir a flote, para avanzar en un metro cuadrado, para sentir placer y satisfacción al hacer sufrir a la única persona con la gente se cuenta?

Este tipo de vínculo precisa de entendimiento y aceptación. De un Gabriel que rompa con lo transitado hasta acá que se pudre como cualquier alimento orgánico mal conservado.

Sin risas, todos los diálogos provocarían un dolor tan inmenso que sería imposible de soportar.

Paula cantará junto a su hija, quien tocará el piano. Así, las dos, pretenderán distraerse de la caótica vida, esa que les tocó, que no pudieron modificar y que, de algún modo, les sirvió hasta el momento.

Dos interpretaciones excelentes a cargo de dos jóvenes talentosas que se encargarán de tener un nivel de oratoria suspicaz y convincente. Cuando todo parece finalizar, ocurre algo que demostrará a quién le toca dirigir.

¿Quién es realmente Gabriel?

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: