*** Junio 2017 ***

Cantata de Pedro4

Una historia sencilla y desgarradora, nos traslada a un pueblo pequeño en que sus habitantes son felices.

Como si fueran una gran familia, cosa poco habitual en una sociedad común, desarrollan la misma actividad, tienen un solo colegio, un solo televisor en que mirar las noticias y la posibilidad de cantar, tan naturalmente.

Hasta que la guerra irrumpe en sus vidas, con tanta ligereza como para romper la serenidad de este bello pueblo y que sus vidas se encuentren muy desorientadas, sin saber qué ocurre.

Quizás no sea concebible la idea de no comprender el significado de una guerra, de asesinatos sin piedad, de luchas sin sentido. Pero, ¡es tan lindo  vivir en un lugar donde reine la paz!

La escenografía que consta de una arquitectura -en miniatura- de la ciudad, de cada casita, árbol y nieve que embellece y enfría a sus habitantes. La leña, difícil de juntar y la vida casi imposible de reconstruir después de una tragedia bélica de esa dimensión.

Un niño que queda sepultado entre escombros y que sobrevive gracias a la magia de los relatos de su amigo Don José. Una amistad que seguirá con el correr del tiempo, aún separados físicamente.

La verdadera esencia del ser humano se ve plasmada en esta obra musical en que las canciones le otorgan a la dramaturgia una visión diferente y encantadora.

En cuanto a lo que es, específicamente, una cantata la misma se refiere a una pieza musical escrita para una o más voces, con acompañamiento musical. Con respecto a este punto, un guitarrista va entrelazando las melodías, en vivo, que le otorgan a la pieza artística un vuelo más alto e intenso. Otro de los aspectos atractivos de la obra se refiere a los videos en que se proyectan imágenes vinculadas con la historia.

Existen varias situaciones para analizar que giran en torno al desarrollo. Por un lado, la excelente interpretación de los personajes, su compromiso al momento de vincularse y conformar una escena. Las narraciones se van fusionando con actuaciones, la música con lo que acontece y los silencios con pausas. Las mismas pausas que sirven para meditar y tomar conclusiones. También llama la atención la serenidad con que se va relatando el cuento para que hasta el más pequeño pueda llevarse una enseñanza.

Las lágrimas no se pueden frenar ni la nostalgia dejar de conmover. ¿Con qué intencionalidad los chicos deben perder su inocencia? Nadie piensa en ellos, nadie toma conciencia que quienes hacen explotar bombas y expandir su odio irracionalmente, fueron niños que seguramente jugaban y reían.

¿Cómo se pueden salvar dentro de un universo tan complejo, habitado por personas que disputan sus intereses políticos y económicos a cualquier precio?

Los más chicos no tienen por qué comprender ciertas cosas. Ellos tienen que ser y sorprenderse con lo más bello, formar su mundo idílico que no sea derrumbado por nadie ni nada. Cuando sean grandes tendrán de qué preocuparse.

(…) “No quiero que me dejen sin amigos no quiero que se rompa el pizarrón. No quiero tener miedo cuando juego ni que el agua de mi río se vuelva marrón. No quiero perder la oportunidad de crecer. No quiero… no, por favor, cuídennos” (…).

Cantata de Pedro y la guerra ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: