*** Noviembre 2017 ***

Arquitectura de azul3

No es habitual que Sabor A Teatro toque temas no referidos a las artes escénicas o visuales, pero me pareció importante acudir a una Conferencia que brindó el arquitecto Augusto Rocca, en la Biblioteca Popular Bartolomé J. Ronco.

Durante la exposición, el licenciado explicó a su público presente, sobre diferentes puntos de su libro llamado Historia de la arquitectura de Azul -presentado en julio pasado-.

Es interesante cómo un hombre joven decide escribir acerca de patrimonios edilicios en una ciudad donde no es lo que más llama la atención. El patrimonio lo hacemos todos los días porque la arquitectura es parte de la cultura. La arquitectura de hoy, habla de los valores y de la estética de nuestros días así como la arquitectura de los años veinte o de cualquier otro período .Al menos, cuando uno ingresa en Azul, puede notar la enorme cantidad de vegetación, unos parques sumamente cuidados y muy pocas casas antiguas sobre las que Rocca hace referencia en su libro.

Algunas de estilo gótico, otras Luis XIII, Luis XVI, estilo Románico, entre algunas de las citadas.

También tuvimos la posibilidad de ver fotos tomadas por el propio arquitecto y, otras, originales de la época. Inclusive, vimos algunas imágenes de interiores, en blanco y negro, que detallaron los relatos de Agusto Rocca.

Poderosamente me enamoré de una casa italiana de la que tomé una foto durante la proyección ya que no suelo cruzarme con mansiones de este estilo, pero sí con las otras mencionadas.

La preservación del patrimonio, generalmente, tiene una pequeña economía atrás de artesanos que, muchas veces, se va perdiendo porque, justamente, hay épocas en que no son útiles. Acá, en Azul, el oficio de los frentistas se va perdiendo. Hay un frentista muy bueno, no hay personas que hagan molduras. Por ahí los chicos de bellas artes pueden dar una mano (..) Creo que el hecho de fomentar la restauración de arquitectura y el hecho de que los alumnos de bellas artes, tengan una formación orientada a la preservación de las obras de arte, también, sería muy útil. (…) No hay ebanistas…

Una vez que Carlos, el entrevistador presente, terminó con su cuestionario; la charla tomó otro rumbo más realista: el de los reclamos vecinales.

Primero uno, después otro y luego algún otro; tomaron la palabra para preguntarle su opinión sobre los edificios que se están construyendo ilegalmente en Azul, sin considerar los problemas climáticos y de estética que le provocarían a la ciudad.

No hubieron respuestas demasiado certeras, sino más bien lo contrario. Es que este arquitecto no se dedica a dicha cuestión y parece que también está preocupado por lo que está aconteciendo a su alrededor.

Los intereses económicos parecen ser el camino a seguir por los que tienen el poder. ¿Entonces, no sería posible la construcción de un nuevo teatro, de una nueva sala o de algún centro cultural estatal?

Disculpen mi irreverencia es que no puedo asumir que el arte no tenga un espacio y que las inversiones sí.

Por suerte, Azul, tiene una enorme cantidad de personas que luchan por sus derechos, que se unen y que no pierden las esperanzas.

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: