*** Octubre 2017 ***

La Chicana12

Farandulero, fue el primer tango grabado por el grupo y escrito por el propio director musical del mismo, allá por los noventa.

Dolores Solá y Acho Estol, fundan en el año 95 el grupo La Chicana. Una banda de tango que es diferente a las demás pertenecientes a dicho género. La actual formación está integrada por: guitarra (Acho Estol), violín (Ostriz Rodríguez), bandoneón (Patricio Bonfiglio), percusión (Agustín Barbieri), contrabajo (Patricio Cotella) y voz (Dolores Solá).

La Chicana, con más de diez años de trayectoria, se presentó en el Teatro Español durante el Festival Cervantino de Azul; convirtiendo una noche normal en pura adrenalina y pasión.

Para esos tiempos, incursioné en el mundo arrabalero, transitando por diversas milongas, profesores y estilos de baile. Era una época que aún se mostraba bastante conservadora, sobre todo por parte de los más grandes. Por eso, puedo confirmar que es un hallazgo esta agrupación que rescata la esencia más profunda del ambiente tanguero, esos suburbios en que se escuchaba y danzaba, el contexto más próximo y los mensajes que brindaba cada una de sus letras.

Da orgullo saber que el tango tiene más vuelo que el tradicional, que no solo puede fusionarse con el techno para lograr cautivar públicos, sino que la originalidad de estos artistas permite que vivenciemos y sintamos que no todo está perdido. Que, todavía, existe el amor al arte, el amor hacia otras culturas, la aceptación del diferente, la alegría como motor de búsqueda y la infancia como salvavidas a cualquier frustración.

“Revolución o picnic” fue la canción que abrió este recital tan especial que, además es el título de su último disco. Mi mejor amigo me entregó al enemigo, dice uno de los versos del tema y, nada, más cercano a la realidad. Puede aplicarse esta frase a una persona cercana e inclusive a un gobierno o nación.

La diversidad y tintes que encuentra La Chicana, es realmente increíble. Todo tiene al tango como base, aunque sea sonando por lo bajo, pero le permite sumar cumbia, vals, tango convencional, folklore: Porque estoy vivo como el pobre inmigrante, en un mundo alejado del sol (“Yo, marioneta”, de Acho Estol); Tango mío (Cátulo Castillo – Aníbal Troilo) es esa canción que termina emocionando más que el resto a Dolores, recordando su niñez, junto a una casa que le daba esa calidez tan necesaria en la vida; Sueño de morocha en conventillo (Acho Estol); Fuegos artificiales (Eduardo Arolas – Roberto Firpo); “Fetiches” (Acho Estol) y Viralata (también compuesta por La Chicana), entre algunas de las que sonaron durante el recital.

Además de un espíritu muy particular, estos tangueros demuestran su sensibilidad y solidaridad al cantar una canción tradicional gitana, llamada Enderlezi, la cual es cantada en su idioma original (nombre derivado de un festival que realizan los romaníes para esperar la primavera). Este es uno de los momentos más lindos durante la velada ya que ingresamos a un mundo de sensaciones diferentes. La cantante nos cuenta una pequeña anécdota referida al mundo gitano. Cuando ella era chica e iba con su madre a hacer las compras, si se portaba mal, ésta la amenazaba diciéndole que la raptarían los gitanos. Si bien le daba miedo, también le intriga lo que podría suceder si eso ocurría de verdad. Pasado el tiempo, nunca le pasó, pero ella quiso transmitir una realidad, que en la actualidad, sigue pasándole a esta comunidad: la discriminación por parte de muchos sectores sociales.

Y, como plantea ella: ¿a quién no le gustaría vivir como nómade?

Todo sigue tan pegadizo como innovador hasta que sus creadores, se juntan como dúo, con una preciosa intimidad en la que interpretaron temas propios: “Una rosa y un farol” y “Puro cuento”.

Los últimos temas tuvieron la misma garra que todos los compartidos durante el recital. Un recital que nunca tuvo altibajos, manteniendo un éxtasis que brota desde nuestras raíces, para convertirlas en producciones musicales distintas, poco habituales y cargadas de un rigor totalmente pasional.

Un grupo de artistas que tiene la sensibilidad, inclusive, de incluir a los perros de la calle, a los viralatas (como se les dice en Brasil); merece seguir teniendo el éxito que consigue a diario.

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: