*** Noviembre 2017 ***

Moralamoralinmoral2

Somos contemporáneos, cool, pos-modernos, re cancheros, superadores de épocas pasadas pero, sin embargo, seguimos llevando en nuestra mente ciertas frases referidas a lo que está bien y a lo que está mal.

Existen muchos estilos de filosofías, aunque la más importante es la que contiene cierta coherencia entre lo que pensamos y hacemos en la práctica.

“Moral amoral inmoral” (de Brenda Lucia Carlini, Agustina Fitzsimons, Milva Leonardi y Marta Salinas), logra reunir las ideas más convencionales, esa mirada anticuada, para llevarla a escena.

Ellas son cuatro mujeres jóvenes, talentosas y osadas que se permiten jugar con la libertad en su máxima expresión; demostrando que el cuerpo es un conjunto de partes, que no nos debemos avergonzar por mostrarlo y que el humano siempre juzgará.

Llevando adelante esta premisa, podremos observar lo ridículos que somos a la hora de señalar con el dedo al diferente, al distinto, al que piensa y actúa de otra manera.

Por otro lado, en varias oportunidades, se suele hablar de moral queriendo referirse a lo ético. Distan mucho un concepto del otro y el diccionario ayudaría a quitar dudas relevantes.

Esta pieza teatral es muy enérgica -valiéndose de la danza-, entretenida y reflexiva. No existe un hilo conductor, sino varias, múltiples y la cantidad que nuestros ojos puedan observar por completo.

Actualmente, el tema de violencia de género y trata de blanca, abundan, dan temor, miedo, mas y mas tabúes. A las mujeres como receptoras de esos castigos (en general), nos tiene que pre-ocupar el mensaje que emitimos a una sociedad -que de a poco- se continúa destruyendo a sí misma, entre todos.

¿Por qué considerar que los pechos exhibidos son acto de provocación en lugar de apreciarlos porque ellos darán, en algún momento, el alimento a sus hijos?

¿Por qué considerar que la belleza de un cuerpo femenino tiene que ser asociado a un objeto sexual en vez de verlo como brillantez, como sostén de una familia, como contenedoras y dignas de dar y recibir amor?

¿Por qué el cuerpo de una mujer debe encajar con el de un hombre? Si desde los tiempos más remotos existió la homosexualidad pero no tanta discriminación como ahora.

¿Por qué una mujer que está con varios hombres es tildada de puta cuando ni siquiera está bien aplicado el término? Y en todo caso, ¿una prostituta no trabaja? Es más aceptado un político que roba, un delincuente que mata que una mujer que elige de que manera llenar sus bolsillos con dinero.

Según nuestro querido diccionario de la Real Academia Española, los significados que se corresponde al título de la obra expresan lo siguiente:

Moral: perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.

Están aquellos que se sentirán avalados por una acepción semejante, pero, ¿de qué sirve quitar el contexto socio-político-cultural? Así como una constitución nacional no se sobrescribe y sigue conservando términos del siglo XIX, la RAE se apoya en la misma teoría de statu-quo.

¿Para qué modificar?

Dejemos que todos sigan discutiendo, imponiéndose, luchando e intentando que prevalezca el pasado en vez de construir sobre el presente.

Amoral: desprovista de sentido moral.

La desnudez, la elección sexual, de género, de pareja, de sentires, de aromas… elegir nos hace libres realmente.

Inmoral: que se opone a la moral o a las buenas costumbres.

La Iglesia es lo primero que se me viene a la cabeza. Esa institución que se separa tanto de la religión, que pide sacrificios, oraciones, rezos, divisiones, xenofobia, muerte, sangre, dolor.

¿Cuáles son las buenas costumbres? Las que generaciones antiguas llevaban a cabo porque tenían que ver con sus realidades?

La Iglesia que, frecuentemente, tuvo que ver con las desapariciones en nuestro país, con las torturas, con los malos estragos…

¿La moral a cuáles de sus integrantes pertenece? ¿A la que más le prometa a Dios? ¿Un Dios que se supone que perdona o no juzga al que comete los peores pecados en su vida?

No es mi intención discriminar a la religión ni a un edificio bañado en oro, pero sí la incoherencia de sus prácticas.

¿Por qué el Vaticano no da el ejemplo combatiendo la pobreza y desnutrición?

Apoyándome en mi filosofía de vida totalmente convencida de lo que ayuda a una sociedad y lo que es tradición, actúo en consecuencia, colaboro sin poner mi nombre y celebro que “Moralamoralinmoral” haya ganado en la Bienal de arte porque significa que estamos avanzando y rompiendo barreras oxidadas. Quizás se tarde, quizás intenten demorarnos, pero la juventud siempre se dijo que es la que logra llevar adelante sus convicciones.

moralamoralinmoral ficha

Mariela Verónica Gagliardi

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: