*** Junio 2017 ***

Mireya2

En los suburbios de Barracas, junto al tango de arrabal, se encuentra una joven (Gabriela Bevacqua) en busca de su felicidad. Ella sueña con ser artista y deleitar al público con su canto. Su nombre es Mirella (pronunciado Mirel) pero es bautizada por el ambiente como Mireya.

Su hermosa cabellera rubia y su paupérrima condición social, al igual que la tediosa convivencia con la familia, la hacen estallar en llanto hasta abandonar su lugar de residencia.

A pesar de que es adulta, conserva intacta su ingenuidad, la cual le impide darse cuenta quien pretende abusarse de la misma y quien la amara de verdad.

Es interesante el recorrido que decidieron hacer Cibrián y Mahler, en el cual predomina la sencillez frente al glamour, en el que se enfrentan la pobreza con la aristocracia y, sobre todo, la dosis de realidad plasmada en los diálogos que nos permiten dar fe de esto.

Los ricos tendrán el poder y siempre fue así. Siempre y cuando poder sea sinónimo de dinero. Pero, el amor, no se compra ni se ruega, surge y muere si se lo maltrata.

Existen varias escenas violentas que supieron definir de un modo original: bailando, danzando cachetadas con efectos sonoros y permitiendo que disfrutemos de una historia trágica pero bien resuelta.

La comedia musical es estrictamente tanguera y con un repertorio creado especialmente para esta obra. Prevalece el amor, la amistad y el deseo; dejando a la violencia como lo que es: una práctica irracional, hiriente y que no conduce a ningún camino positivo.

Como una cenicienta, humilde y vulnerable, deberá superar varios obstáculos que serán imprescindibles para que forje su personalidad y se convierta en artista.

Ella dirá en todo momento que una estrella no es imposible de alcanzar. Con esta frase hace alusión a su carrera como cantante, claro que en un principio no tenía la fortaleza para sentirlo en su corazón.

La rubia Mireya se llevará los aplausos y ovación del público, quien será testigo de su vida, sufrimiento, padecimiento y felicidad.

Ella terminara viviendo un sueño de princesa, sin serlo en realidad. Un sueño en el que oscilará entre Manuel (Martín Repetto) y Alfredo (Damián Iglesias).

Mireya1

Como un cuento clásico, la blonda será la protagonista y luchará hasta conseguir una cierta armonía. El sentimiento de culpa no la invadirá y vivirá según la corriente del viento. Un viento que a veces la hará feliz y otras, una desdichada.

La suerte está echada y su gran amigo Miguel (Leandro Gazzia), la ayudará y acompañará en todo momento.

Mientras tanto, los adoquines de Buenos Aires serán testigos de las peores miserias que tendrá que vivir Mireya, hasta quedarse sin nada. Solo con los recuerdos de los mejores momentos transitados y la melancolía de lo que no pudo ser.

Las parejas de tango amenizarán durante la función y los brillos y glamour se desplegarán por el Alvear.

Las canciones harán mención a todos los temas tratados durante la obra y vivenciaremos situaciones alegres, tristes y conmovedoras.

Mireya es aquel ser tímido que todos llevamos dentro y, a partir del cual, podremos superarnos. Mireya es mujer, pero no viene al caso el género sino la enseñanza que se trae entre manos llamada identidad. El nombre, que por más que se nos modifique, no será condición necesaria para cambiarnos la esencia.

Mireya tiene aroma a tango, a sensibilidad y a melodrama. Como la danza, como sus melodías, como el amor.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: