*** Junio 2017 ***

Señor Trompeta3

El día soleado nos dio la oportunidad de llegar hasta el Colegio Normal de San Pedro y conocer al grupo de teatro Tri Tri (tandilense), representando “Señor trompeta”.

Una de las cuestiones más bonitas fue compartir la función con los chicos de la escuela, quienes homenajearon con risas y aplausos a los tres payasos de la obra.

En esta representación existen dos personajes bueno y uno malo. El malo no lo es del todo, pero sí es considerado un rufián por los otros. Su maldad no llega a ser tal, pero sí su conveniencia y oportunismo.

Resulta que el Teatro de la Sorpresa, está por cerrar sus puertas ante la imposibilidad de conseguir un trompetista que amenice las funciones. Justamente, la tarea de Beto y Saramito será encontrar al músico indicado. Caso contrario, el payaso Coca Cola abrirá un puesto de panchos.Señor Trompeta4

Esta obra tiene un guión muy interesante y entretenido para los más pequeños, y no tantos. Aclaro esto último porque hubieron adultos que se “infiltraron” en la función.

Beto, le cuenta a su amigo la historia de un trompetista y éste queda totalmente fascinado. El tema, es que el único objeto que tienen consigo es un telescopio, el cual utilizan para ver diferentes planetas. Estos planetas no son los reales y esto es lo interesante. El modo que encuentran para caracterizarlos es con globos de colores para cumplir la ilusión del otro.

Después de charlar un largo rato sobre el teatro, su futuro y el trompetista que no hallan, Saramito se postula como músico. Pero existe un pequeño detalle: nunca tocó este instrumento y no tiene noción alguna como para ejecutarlo. No importa. Todo tiene solución para Señor Trompeta1estos dos clowns. Beto, le enseñará las cuestiones básicas sobre la trompeta y otras cosas que considera relevantes.

Los engaños entre los dos amigos se suceden uno a otro, simpáticamente, y Saramito le hace creer que su propio padre era el Señor Trompeta. Pero nunca se imaginó que Beto sería el gran músico ejecutor de la trompeta.

En cierto momento de la obra como les mencionaba, anteriormente, Saramito, recibe por parte de su compañero, detalles -cantados por Beto, muy graciosamente- como que tiene que hacer café, saber untar las tostadas, caminar y correr -para luego volar-, amasar y lograr fuerza en la digitación y fluidez al hacer sonar el instrumento. Saramito no entiende nada y cree que todo es una burla, pero más tarde entiende la profundidad de la situación.

Por ejemplo, Saramito, justifica su elección: “Beto, yo quiero ser como el Señor Trompeta, que me reconozcan por lo que hago”. Es entonces como este último le relata otra parte de la historia, narrándole cómo aprendió desde pequeño a tocar el instrumento. “Supe que el teatro sería mi casa, mi hogar”. Y nada más auténtico y real a como siente un verdadero artista. Su propio espacio era parte de su vida, hasta que Carlos decidió quemarlo.

Cabe resaltar que la música escogida a lo largo de la obra está muy bien seleccionada y forma un todo junto a sus actores, escenografía e iluminación. El auditorio de la escuela es enorme y hay lugar de sobra como para elegir dónde sentarnos.

Señor Trompeta5

Retomando el hilo de “Señor Trompeta”, ya se habrán dado cuenta de que la escenografía que conserva Beto es muy precaria, debido al incendio provocado por esa malvada persona. Igualmente, sus pequeñas tablas y telón rojo, le alcanzan como para hacer el show que quiera, el cual solamente necesita de su inventiva.

Los niños avivan durante toda la función y están exaltados. No es para menos. Nosotros, los grandes, también. Solo que no queda muy bien que gritemos como ellos. Es que el buen humor, es imposible no contagiarlo.

“Panchos gratarola”, no podrá cumplir su cometido y el teatro triunfará en todos sus aspectos. El rufián es expulsado por los dos amigos y el arte resurge de sus cenizas, las cuales siempre se conservaron para cuando llegara el momento indicado.

Ahora, ¿Beto realmente sabía tocar la trompeta?

Quizás era una más de sus fantasías o engaños…

Pequeño detalle a tener en cuenta. Tal vez, el mensaje que se quiera transmitir es que un instrumento de esa categoría es considerado importante y fiel salvador de un espacio teatral. Una guitarra, ¿lo habría conseguido de igual manera?

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: