*** Junio 2017 ***

Pugliese y Juárez

Fernando Pugliese (piano) y Juampy Juárez (guitarra), son dos artistas que -además de tener una estrecha amistad-, cuentan con aquello que solemos denominar buen gusto y talento.

Hoy, en Café Jardín (un espacio cultural, ubicado en Ciudad jardín Lomas del Palomar), brindaron un recital diferente. Nos llevaron por un recorrido musical, el cual homenajeó al gran pianista de jazz, Thelonious Sphere Monk y, también, tocaron varias canciones de películas famosas.

Comenzaron la noche interpretando el blues “Blue monk”, luego “In walked bud” y de a poco el frío se fue alejando de los escenarios, tocándonos con una brisa placentera. Este artista tiene la particularidad de contar con un estilo rítmico mucho más entretenido que el jazz Pugliese y Juárez2clásico, contando con un abanico que va desde lo melódico a lo más movido.

Los films para chicos fueron los protagonistas de la velada ya que escuchamos “Over the rainbow” (El mago de Oz) y “Someday my prince will come” (Blancanieves). Lo lindo es que la selección de los temas permitieron que el público sea heterogéneo a nivel edad y género.

Y una vez que se terminó el pequeño paseo por el cine infantil, Monk, volvió a ser el centro con “Epistrophy”. Aunque, inmediatamente, para cumplir con la lista escogida, el romanticismo de Casablanca nos introdujo en “As time goes by”, para luego hacer sonar “The days of wine and roses” (Henry Mancini, Pugliese y Juárez3autor de banda sonora de la Pantera Rosa, entre una de las más prestigiosas); retrocediendo -aún más en el tiempo- a “Smile” (Charlie Chaplin).

A veces, al pensar en jazz, nuestra mente realiza una pequeña búsqueda en nuestro inconsciente, hasta decir si nos gusta o no. A veces, estamos tan aferrados a ciertos músicos, que dejamos de lado a otros. Siempre, realizamos una selección que no siempre es “justa”. Considero que el hecho de cerrar los ojos, nos conecta con todos nuestros sentidos y el cerebro queda desplazado por unos instantes al menos. ¡Qué mejor selección que la hecha por nuestro corazón!

“Green chimneys” (Monk) desplazó a los recuerdos fílmicos, para terminar de apoderarse de la noche con “Well you needn´t”.

Las manos de Fernando parecían danzar al compás de la música. Sus ojos (entreabiertos) demostraban el compromiso y estado, al dejarse llevar por cada melodía interpretada en su teclado. A su vez, Juampy, también en trance; dejó que sus dedos rasgaran cada una de las cuerdas de su viola.

Pugliese y Juárez1

Ambos, compenetrados, prosiguieron y, las notas, parecían no culminar. Se sintió como un disco integrado por las más bellas canciones -seleccionadas tan exquisitamente- que lograron transportarnos a distintas épocas, a distintas sensaciones y a una conexión con nuestro ser.

Para finalizar, no podía faltar un clásico, amado por todos los cinéfilos: “Cinema paradiso” (Ennio Morricone).

Un jueves que podría haber sido un día más de la semana, se convirtió en un espectáculo excelente donde todos salimos cuasi hipnotizados.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: