*** Junio 2017 ***

Canción de cine1

Quien haya asistido alguna vez a un cine sabrá lo que se siente y no solo lo que se ve y escucha. Quienes sean cinéfilos sabrán de lo que les hablo y quienes nunca hayan ido a este séptimo arte, no saben de lo que se pierden.

Francisco Pesqueira, junto a su amigo y pianista, Ramiro Pettina (dirigidos por Carlo Argento); realizan un homenaje que se titula “Canción de cine, homenaje a las canciones del cine argentino”. Y esta es la síntesis de un trabajo meticuloso, profundo y sabio, a la hora de seleccionar hitos que han marcado a una de las industrias más importantes del mundo.

La infinidad de temas interpretados por Pesqueira, que sonaron en las manos de Pettina, son imposibles de detallar ya que precisaría encarar una investigación o tomar nota tan rápidamente que me perdería de las sensaciones que dejan en el escenario ambos artistas y todo el equipo de creadores.

“La canción de Buenos Aires” (Orestes Cúfaro y Azucena Maizan, Manuel Romero – 1933), fue la encargada de abrir el espectáculo tan conmovedor y lleno de un espíritu nacional, así como popular. Este tema es muy importante ya que apareció en la primera película sonora, llamada Tango, (con dirección de Luis José Moglia Barth y entre el elenco figuras como: Tita Merello, Libertad Lamarque, Azucena Maizani, Luis Sandrini y Pepe Arias. La música a cargo de Homero Manzi y Roberto Firpo, entre otros).

De forma no lineal, nos van llevando por un recorrido ameno, hasta con el detalle de agasajarnos con el tan famosos maní con chocolate.

Y una vez que estamos bien acomodados y con la golosina en las manos, suena “Para vivir un gran amor” (Cacho Castaña), de la película Los éxitos del amor, 1979 (dirigida por Fernando Siro, con la participación de: Graciela Alfano, Cacho Castaña, Ana María Cores, Ricardo Darín, entre otros). Y a partir de este momento, todos, empezaremos a hacer conexiones con nuestra memoria emotiva que nos harán emocionar.

Uno se cree, que los mató el tiempo y la ausencia… (Joan Manuel Serrat, El faro) y ya no hace falta decir el nombre de la canción porque es vox populi. Quién no habrá sentido un desgarro en el corazón al ver este film y su desenlace. Y quién no respira profundo al escuchar a Horacio Guarany con “Si se calla el cantor” (película que lleva el mismo nombre y la cual fue estrenada en 1973. La misma está dirigida por Enrique Dawi e interpretada por: Héctor Pellegrini y Horacio Guarany). Claro que el título del poema cobra sentido al continuarlo: Si se calla el cantor, se va la vida.

Las luces tenues de la sala, sumadas a las proyecciones en pantallas de fragmentos cinematográficos nacionales, hicieron que “Canción de cine”, se convierta en un espacio ocupado por amantes de este arte, ya que los espectadores -en su mayoría de tercera edad-, conocían de memoria los nombres de las películas, de sus protagonistas y cuando Francisco sugirió que lo acompañemos cantando, también lo hicieron a la perfección.

Tuvimos la oportunidad de participar activamente durante la función y de llevarnos unos gratos recuerdos que jamás se borrarán del corazón. A su vez, existió un abanico amplio de estilos y épocas, así que nadie pudo sentir que se lo dejó de lado.

“Así es el tango” (letra de Homero Manzi), de la película que lleva su mismo nombre, fue interpretado por nuestro artista de una manera tan Canción de cine2comprometida, al igual que las canciones seleccionadas de principio a fin. Por momentos entonó los temas completos y, por otros, solo unas frases. Dicho film fue dirigido por Eduardo Morera y tuvo como figuras a: Olinda Bozán, Tital Merello y Tito Lusiardo. En cuanto a la música, estuvo a cargo de: Julio de Caro, Elvino Vardaro, Carlos Marcucchi, Ciriaco Ortiz, Edgardo Donato, Francisco de Caro y Juan Carlos Cobián.

También sonaron: “Quiero llenarme de ti” (canción de e interpretada por Sandro). Esta película se estrenó en el 69’ y tuvo la dirección de Emilio Vieyra, con actuaciones de talentos como: Rolo Puentes y Linda Peretz, “Tango feroz” (1993) – dirigida por Marcelo Piñeyro y con los roles protagónicos de: Fernán Mirás y Cecilia Dopazo. Sin lugar a dudas uno de los clásicos más autóctonos fue en 1942 “La guerra gaucha” (dirigida por Lucas Demare, con música de Lucio Demare, con las interpretaciones de Enrique Muiño y Francisco Petrone), “Cómo te extraño mi amor”, aparece en los cines en 1966, (protagonizada por Leo Dan y su música, con la dirección de Enrique Cahen Salaberry).

Y cuando llega el momento de presentar este film, Francisco se convierte en pequeño y sus expresiones se modifican totalmente. Es que en el año 1975 se estrena Trapito (de García Ferré, con música de Néstor D´Alessandro) y es cuando nos relata lo que sintió al verla, sus emociones y el recuerdo de que en la misma época se lleva al cine Hasta siempre Carlos Gardel (dirigida por Ángel Acciaresi, con las actuaciones de: Julián Miró, Irineo Leguisamo, Tito Lusiardo y Palito Ortega).

Las décadas transcurren pero las lágrimas y risas, se anidan en cada ser. Pudimos haber nacido antes o después, pudimos reír con un clásico o con otro, o con el mismo cine independiente, pudimos sentirnos identificados con un personaje u otro; pero de lo que podemos estar seguros es que si nos dejamos llevar, llegaremos muy lejos.

Y puedo citar otros ejemplos interpretados durante la noche, como: Sola (1976) –de Raúl de la Torre, con Graciela Borges, Luis Brandoni y la música a cargo de Roberto Lar-; “Se dice de mí”, de Tita Merello (Mercado de Abasto se estrena en 1955. Este film de Lucas Demare -con música de Lucio Demare-, tiene como protagonistas a Tita Merello y Pepe Arias); Besos brujos (cantada y protagonizada por Libertad Lamarque, se proyecta por primera vez en 1937, bajo la dirección de José Agustín Ferreyra, música de Alfredo Malerba y Rodolfo Sciammarella); Evita, quien quiera oír que oiga (se estrena en el año 1984, bajo la dirección de Eduardo Mignogna, la música de Litto Nebbia y con las actuaciones estelares de Silvina Garré y Flavia Palmiero).

Todas las melodías y letras que sonaron, tenían una carga emocional muy fuerte y -como se trata de nuestro país y de los años sufridos por el pueblo argentino- todo se magnificaba. Kamchatka (de Marcelo Piñeyro), fue uno de esos parates que hizo Pesqueira y destacó una de las partes más tristes de la film: Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja. Si cada palabra lográramos grabarla en nuestra mente, seguramente, no volveríamos a cometer errores o a sufrir por duplicado.

También tuvieron su lugar las películas de Leonardo Favio, como: Gatica el mono, Juan Moreira, Nazareno Cruz y el lobo y Aniceto.

Hasta que llega Otra historia de amor (1986), de Américo Ortiz de Zárate, con Arturo Bonín y Mario Pasik. Esta película fue la primera en el país de temática gay y sumado a eso, Sandra Mihanovich canta Sin vos, hasta sentir que sufrimos junto a la pareja: Se me hace todo difícil sin vos y es que todo me da frío sin vos y todo se desmorona sin vos, lo intento todo y no puedo sin vos, sin vos.

Pero en nuestro inconsciente colectivo, conviven dolores pasados, angustias presentes, alegrías futuras o de la manera que queramos ordenarlos. Para algunas canciones tendremos que buscar a qué film pertenece y, para otras, apenas empecemos a escuchar ya arriesgaremos su título. Se podrían realizar juegos de preguntas y respuestas, donde más de uno estaría feliz.

Hasta que los acordes en el piano tocan la canción No me mires más (interpretada por Lolita Torres), de la película “La edad del amor” (1954), de Julio Saraceni, “La felicidad” (Palito Ortega), del film Un muchacho como yo (1968); hasta ingresar en un terreno más sinuoso y trágico como El país de nomeacuerdo (María Elena Walsh), del film “La historia oficial” (1985) – de Luis Puenzo. También continúan esta línea “Desde el abismo” (1980), Zamba para no morir (Mercedes Sosa) – la cual forma parte de la película “Mía” – de Javier Van de Couter.

Canción de cine

“Canción de cine”, fue y es mucho más que la sinopsis del folleto. Fue y es un real homenaje a todos los tiempos, a la situación social y política de antes y después. De las tragedias, surgieron piezas realmente maravillosas y de las momentos más plenos, también verdaderas joyas del arte contemporáneo.

Tengo una vaca lechera, no es una vaca cualquiera… y “Esperando la carroza” (1985) aparecía en escena, al igual que para continuar con el género de comedia: Que bonitos ojos tienes, debajo de esas dos cejas.  Debajo de esas dos cejas, que bonitos ojos tienes. Ellos me quieren mirar, pero si tú no los dejas. Pero si tú no los dejas, ni siquiera parpadear. Malagueña salerosa. (La malagueña, interpretada por la gran actriz Niní Marshall, la cual pertenece a la película “Cándida millonaria”, de Luis Bayón Herrera. Se estrenó en el año 41’ y participan grandes figuras como: Alberto Bello, Armando Bó, Osvaldo Miranda y canta Pedro Vargas – con el acompañamiento de Los Rancheros). Era y es imposible observarla, escucharla y contemplarla sin esbozar aunque sea una sonrisa. Su talento, su originalidad y simpleza, marcaron un antes y un después en un género difícil de igualar sin caer en bajezas.

ficha artístico técnica Canción de cine

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Comentarios en: "Recordando los grandes hitos del cine nacional" (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: