*** Septiembre 2017 ***

Seis1

Su nombre es Mare (Marina Barbera). Ella es obsesiva, meticulosa, detallista y cuenta todo hasta “Seis”. Pasos, personas del público, objetos. No está muy contenta, aunque no se entiende el motivo.

Pero no solo observa sino que trabaja en su propio jardín y espera. Tiene una gran labor al aguardar, pacientemente, la llegada de un hombre. Nunca lo vemos, nunca lo conocemos pero sí podemos entender que es importante para ella.

En cierto momento dice “Es tardísimo” y sus movimientos torpes se suceden unos a otros: corre -con sus botas de plástico-, juega en una hamaca, se prepara un tecito, se acelera y nunca llega.

Al compás de una música norteña, linda y pegadiza, sus vientos le permiten conseguir movimientos corporales muy divertidos, al igual que desenvolver su actuación clownesca de manera espectacular.

“Hace tanto tiempo que hago esto que ni sé para que lo hago”. Nosotros como público tampoco podemos dilucidar el motivo de cada uno de sus comportamientos pero sí, con certeza, podemos confirmar que va hacia un camino sin salida aparente.

Mare, en un instante de la obra se pone  en el público y se replantea para que están puestos los elementos en el escenario y de esa manera. No tienen unidad, dice. Así es como logra más complicidad con los espectadores, quienes se encariñan con ella y su personaje.

Si bien el escenario es uno solo -físicamente hablando-, existen tres espacios, a partir de los cuales interactúa con los objetos que hay en cada lugar, contándonos una historia, una reflexión y un interrogante que debemos analizar con mucho detenimiento.Seis3

Pero sus sinsabores se expanden cada vez más, se exageran, se profundizan y su histeria se magnifica totalmente. Le molestan los sonidos de pájaros que -la llegan a perturbar-, cómo se viste la gente y esto se convierte en un disconformismo total.

“Seis” es una obra (dirigida por Cristina Martí) que si bien no es un musical, sí contiene varias canciones que la ayudan a delinear la historia de esta obra. En un momento entona las estrofas de un tema donde detalla que es la dueña de todo lo que vemos, que todo es de ella. Sin embargo, todo lo material que observamos es de su posesión, menos el cariño del hombre que no aparece ni da señales de vida. Evidentemente, la han dejado plantada.

No sabemos si esa persona le ha prometido algo, si ha soñado con ella, si sus vidas debían cruzarse en algún momento.

La dulzura de la puesta en escena, el estilo de la decoración y sus palabras, nos sumergen en un mundo de fantasía y por momentos de pura realidad.

Una cajita de música suena, sus pasos de baile se desplazan y asciende por una escalera. Luego baja y acomoda cada una de las ollas colgadas de una soga, observa un reloj, piensa y se mueve ansiosamente. Pero el tiempo pasa, la lluvia se avecina, sus recuerdos la perturban y su amado nunca ingresa en escena.

Sus repeticiones vuelven a apoderarse de ella. Su conteo hasta seis, vuelve… hasta que al finalizar la historia, llega al número siete. Llegó a destino, cumplió su meta. Pero, ¿cuál era ésta? ¿Romper con el esquema repetitivo que la estaba enloqueciendo o incluir en su corazón a una séptima persona? Su obsesión no nos deja definir esto. Su obsesión la ata a un universo paralelo con la vida real. ¿Es tardísimo para qué? ¿Es tardísimo para arrepentirse, para aceptarse o para tomar otro rumbo?

Seis2

“Seis” llega a su desenlace y se oye una canción que dice: “Pero no encuentro tu voz”…

¿Qué existe más allá de nuestro pensamiento, de nuestro amor hacia alguien que no está de ningún modo y de todo dolor?

Ella se anima a cruzar esa frontera. Asume, supera y vive. ¿Vos?

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: