*** Agosto 2017 ***

Entradas etiquetadas como ‘Susana Hornos’

Minientrada

Que primen los ideales

Conquistadoras

Las obras escritas por Susana Hornos son deliciosamente inteligentes, colmadas de diversos sentimientos y totalmente desgarradoras. Esta nueva propuesta, llamada “Conquistadoras” (dirigida por Julia Calvo), le permite a Susana indagar en un género que, hasta el momento, no había tenido posibilidad de traer a un escenario pero sí explorar para su profesión: el humor.

En “Conquistadoras” puede verse a dos mujeres enfrentadas, a dos países tan parecidos pero opuestos a la vez, a una argentina viviendo en España y a una española residiendo en Argentina. A la guionista y su amiga Carolina Calema, una gran actriz e intérprete.

Dos mujeres fuertes pero sensibles a la vez, con ganas de luchar por un país mejor pero dándose cuenta -de a poco- que lo único importante es la causa y no el lugar que se habita, que las diferencias históricas no tienen por qué ser el paramente de construcción vigente y que repetir tradiciones no siempre conduce a buen puerto.

Desde la llegada de Cristóbal Colón a América, descubriendo lo ya descubierto por los Vikingos, hasta las políticas migratorias de Europa fueron provocando un gran descontento y discriminación en Argentina, antes y ahora. El boca en boca ha sido fuente de desconocimiento o información errónea. Respecto a España, seguramente sus habitantes se sintieron del mismo modo al intentar vivir aquí, sin quizás tener un trabajo asegurado. Las políticas son diferentes pero a veces otros factores anímicos son iguales sin importar la raza, la religión o el color de piel. La desolación, la angustia y la incertidumbre son sentimientos que debe atravesar cualquier inmigrante.

Al ver a las dos actrices en escena, se trasluce eso, justamente. Dos amigas enfrentadas por el pasado geográfico, sin darse una tregua. Un ring las pone a prueba y, juntas, deberán ir encontrando la manera de perdonar o de derribar a la otra. Si eligen lo primero, estarían escogiendo el camino de la evolución y aprendizaje. Si, en cambio, optan por lo segundo, repetirían la historia escrita por Colón y sucesivos hombres que solo buscaban ganar poder y tierras.

Mucho no ha cambiado el panorama en cuanto a los conflictos mundiales. Están los que ante una crisis abandonan su país de procedencia para probar suerte en otro o los que se aferran a su tierra natal y pelean día tras día. Es tan personal la decisión que nadie podría criticarla.

Lo que ahora importa es que España y Argentina están más cerca que nunca. Sus experiencias se van cruzando como si se tratara de una embarcación que navega en busca de propósitos. Argentina sufrió una desgarradora crisis en el 2001 y cuando todo parecía estar perdido, años más tarde se superó. España, parecía ser intocable y ejemplo de colonia, cuando hace rato que está atravesando una dura batalla que seguramente supere en algún momento.

Como dos espejos, cada una se mira en el suyo y se los intercambian para mirarse en el de la otra. La dura pelea que debe tener a diario cada inmigrante para habitar un suelo que no le pertenece. El propio tampoco le pertenece pero lleva un tiempo descubrirlo y asimilarlo. Todos nacemos en un sitio que no escogimos jamás. Solo con el correr de la vida podemos elegir el nuestro, aquel que nuestro corazón mira, observa y ama.

Existen muchos momentos interesantes y desafiantes durante la obra. Como si fueran pequeños sketchs, ambas actrices representan momentos importantes y trascendentes de la historia de los dos países que luego se entrelazan con las escenas sobre el ring. En cuestión de segundos, logran interpretar a dos amigas para luego mostrar sus lados oscuros.

Vestidas como luchadoras, con zapatillas de boxeadoras y unas chalinas hermosas; demuestran que se puede tener estilo para enfrentarse. Sus ojos estarán vendados hasta que tengan que verse las caras y recordar sus pasados.

La dirección de Julia Calvo es impecable y las tres artistas logran lucirse. Se trata de su primera función, lo que las dota de adrenalina y esas sensaciones inexplicables para ellas y nosotros como público. Y sí, somos fervientes televidentes frente a un programa en que se debatirá sobre el bien y el mal, sobre lo que corresponde y lo que no, sobre el deber ser y sobre el amor.

La voz en off masculina, da la posibilidad de transitar esos fragmentos del programa y la votación se definirá en momentos.

¿España o Argentina?

¿Conquistar un país o tus propios sueños?

Miércoles y sábados 20 hs. Auditorio Losada (Av. Corrientes 1551 – C.A.B.A.). Hasta el 11 de octubre.

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

La convicción de ser quien se quiere ser

Pinedas91831 – Granada (España).

Como una obra de arte “Pinedas tejen lirios” (escrita y dirigida por Susana Hornos y Zaida Rico) refleja la vida de una mujer luchadora que por hacer notar sus valores, fue eliminada violentamente de escena.

Mariana Pineda es aquella luz que muchas personas no se animan a irradiar, por miedos, por prejuicios, por ser juzgadas o abolidas.

Durante la función pude notar el gran desenvolvimiento de baile y coordinación (a cargo de Carmen Mesa), en conjunto con el actoral llevado a cabo por Petra (Laura Lebedinsky) y Pedrosa (Ariel Pérez de María).

En cuanto a la protagonista (Arantza Alonso), ella supo captar la esencia de los ojos de esa mujer soñadora, utópica, valiente y tenaz; que tanto dio sin esperar nada a cambio.

Pinedas11

Como una flor amarilla, con su encanto aromático, también, debemos tener en cuenta que -algún día- marchitará.

Ella murió, sin quererlo. Pero vivió, se desarrolló y sintió, a flor de piel, cada instante.

Uno de los aspectos más interesantes de la obra es el modo de narrar, pudiendo entrelazar pasos de flamenco, excelentemente sincronizados, y permitiendo darle una estética realmente delicada a la obra. Por otro lado, me parece muy buena la elección de mostrar violencia sin ser recurrente, danzando y actuando cada agresividad con un recurso distinto. Sabemos que no tiene el mismo impacto, pegar una cachetada con la mano que hacer un movimiento sutil que lo interprete.

De esto se trata “Pinedas tejen lirios”, de buscar y encontrar los detalles, la esencia y Pinedas6fundamento para contar -originalmente- una historia real, ficcionada y que llega a lo más profundo del corazón. Cada recurso escogido se vuelve único, suspicaz, valiente y revelador. Es imposible no sentir la piel de gallina al contemplar esta pieza teatral.

Durante la función no existieron ruidos y distracciones. El tema fue conmovedor y el camino escogido para transitarlo, muy especial.

Celebro cuando los actores interpretan a varios personajes y, sobre todo, cuando son talentosos como para no confundir al espectador. Toda la vida de Mariana estuvo presente, su infancia, su madre, su hermana, su marido y tantas otras escenas que ejemplificaron la esencia y lo más importante de la familia Pineda.

También, considero que no sólo se basa la obra en la vida de Mariana Pineda, sino que es un reflejo, inclusive, de situaciones femicidas que siguen ocurriendo en nuestros días. Así como ella mantuvo sus convicciones en primer lugar, hay mujeres que no se animan siquiera a desvincularse de la maldad ajena que tanto las perjudica.

Pinedas7La protagonista habrá sido vista como una provocadora, sin proponérselo.

Una mujer golpeada, física o psicológicamente, también es vista de la misma manera.

Los ojos de los más miserables producen ceguera, penumbras y delirios.

Muchas veces, lastimosamente, escuché a hombres decir “algo habrá hecho”. Sin remitirnos específicamente a la dictadura militar, no existe justificación para azotar a alguien.

Cuán poderosas y polémicas pueden ser las palabras libertad, igualdad y ley. Antes, ahora y mañana. Quizás, antes más que ahora. Posiblemente, mañana en menor medida.

Pinedas engloba a cada una de las mujeres que con amor, perseverancia y firmeza pudieron hacerse valer. Sus vidas estuvieron, están y estarán en juego; pero acaso tiene sentido respirar un aire contaminado si somos capaces de elegirlo?

Con respecto al vestuario, es llamativo y bien característico de la época. Es perfecto el detalle del vestido de ella que marca el presente y pasado, al quitárselo y quedarse con otro atuendo. El vestido antiguo era rígido como esa época, incomodo, haciéndola sentir en prisión, una prisión tan simbólica como real.

“Pinedas, tejen lirios” en vez de calas. Enhebran amor y bondad en vez de odio y rencor.

Tienen una mirada alegre y cantan sus pesares, buscando la arista más entretenida y voraz.

Pinedas5Los versos van y vienen, sirven de contexto y relajan a la vez. Casi al finalizar se escucha “El romance de Mariana Pineda” (una pieza anónima e incluida en la obra de teatro de Gabriel García Lorca). Cabe aclarar que el cantautor español Luis Pastor compuso especialmente esta versión para esta pieza teatral, la cual es sumamente exquisita de escuchar.

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Minientrada

Tarde o temprano, la Justicia llega

Granos de uva en el paladar4

“España dividida en dos”, al igual que muchas personas, situaciones, circunstancias.
“En España no hay hambruna sino misericordia”, dicen irónicamente.

Una sociedad conservadora, tradicional, donde el divorcio y tantas otras cosas son mal vistas; nos presentan una pieza teatral con dramaturgia, canciones y baile. Una obra que te hace reflexionar, por más que vayas con otra idea en la cabeza.

Granos de uva en el paladar3De repente los cantos a capela se apoderan de nuestros sentidos y las letras -muy pegadizas- convierten las lágrimas desgarradoras en una verdad fácil de aceptar pero difícil de digerir.

Los alimentos son comparados con vivencias y con la dictadura, al igual que los colores.
“Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero” (entonan las presidiaras en la cárcel, como para entretenerse y que el tiempo no sea, también, una tortura).

Ellas van desdoblándose en distintos personajes, a medida que se sucede el relato y -lo interesante e impactante- es qué tipo de armas utilizan para combatir el mal. Ellas no tienen ametralladoras sino telas que las representan y balas que impactan con efectos sonoros. Esa es una de las distinciones que se plasman en el escenario y que conforman al equipo en una unidad orgánica.
“Un hombre tiene que ser fuerte o no es nada”, le dice la madre a Miguel (Zaida Rico). Este niño que no comprende el mal en ninguna de sus vertientes.
Los tiempos van y vienen. Las historias se entrelazan, las actrices utilizan determinadas vestimentas para diferenciarse de una u otra persona, para que nada se preste a confusión.

Granos de uva en el paladar5

Francisco Lagos de la Fuente (interpretado por Susana Hornos, personifica a Francisco Franco), uno de los represores más emblemáticos de la historia. Él hace prevalecer su poder ante cualquier adversidad, él gobierna si se lo puede denominar de ese modo, él muestra su personalidad sin ningún tipo de vergüenza ni arrepentimiento.
Mientras tanto, la búsqueda de familiares fusilados, se convierte en la protagonista de toda la trama. La desesperación, la angustia y el dolor; se apoderan de nuestra atención.

Chusa, Adelina y La uva en el paladar; son tres cuentos escritos por Susana Hornos, adaptados para esta obra titulada “Un grano de uva en el paladar”; de una manera muy inteligente y efusiva.
Tres historias con una carga emocional muy fuerte, que llegan al corazón. Tres historias que no son solamente para recordar sino para accionar.

Estas narraciones son contadas por cinco actrices españolas, las cuales interpretan: vivencias, tragedias, vicisitudes, amores, Granos de uva en el paladar1alegrías y -por sobre todas las cosas-, memoria a lo que fue y que, aún, es.
La dictadura, el statu-quo, el estancamiento, la involución, el dolor y la pena; se hacen notar en esta obra. Cada personaje encarna a un ser capaz de transmitir sensaciones únicas.

Una mujer enamorada (Maday Méndez), se casa con un hombre (Susana Hornos) que, luego, la descarta por otra. La Iglesia en contra de la realidad y un adolescente que no logra entender la guerra ni el olvido.

¿Cómo asimilar que el mal existe sin tener consuelo por ello?
¿Cómo aceptar que solo es posible cambiar el futuro pero haciendo valer los propios ideales?
Existen muchos puntos fuertes y estratégicos en “Un grano de uva en el paladar”, como ser: el desarrollo a partir del título. Un título que describe una sensación llamada placer. Dicho gusto y sabor están prohibidos en una sociedad conservadora y, al bajar los brazos, la muerte en vida se apodera de dicho cuerpo -el cual no logra manifestarse-.

Las cinco actrices se inmiscuyen en problemáticas políticas y sociales, las cuales datan de décadas pasadas y de un futuro que no puede, todavía, modificarse.
Granos de uva en el paladar6No debe ser tarea fácil cambiar un modo de vida, las costumbres, las tradiciones y el “deber ser”, pero cuando dichas cuestiones coartan la libertad y ejecutan el poder a costa de cualquier objetivo; todo se vuelve muy confuso y tenebroso.
Somos humanos con derechos y obligaciones, pero de ningún modo y en ningún sitio del universo debería privarse a una persona de ser quien es. El límite de dicha manifestación lo encontramos al trazar una línea divisoria con los derechos del compañero.

Ahora, ¿cuán lejos se está (en este caso en España), de unirse realmente como para modificar la constitución y las aberraciones llevadas a cabo por el gobierno de facto de Franco? ¿Cuán miserable puede ser un hombre como para decidir, equivocadamente, por sobre los ciudadanos? ¿Una vida solo vale según a qué persona pertenezca?

“Granos de uva en el paladar”, narra y transmite desde los cimientos, desde el origen; apoderándose de la mirada y concentración por parte de los espectadores, quienes se conmueven y emocionan al ver y oír tanto talento, al saber que la juventud y los mayores pueden unirse y pelear por una causa justa. Pelear, como se debe: sin armas, sino con lógica, con leyes escritas, con la palabra justa y necesaria como para revertir tanto daño causado porque quienes ignoraban que la justicia -tarde o temprano-, se iba a hacer presente.

Granos de uva en el paladar2

Esta función fue muy especial ya que estuvo dedicada al público español, quien viajó desde Europa para poder declarar en Argentina, todo lo sufrido en aquel entonces. Los Tribunales abrieron sus puertas, los abogados querellantes acompañaron y la sociedad española (que tuvo en el siglo XV a un monstruo que arrasó con nuestra población, eliminándola casi por completo), luego se vio invadida por el mismo monstruo, con diferente cara, pero el mismo.

“El mal empezó en 1492”, relata una de las artistas. Un mal que es posible revertirlo.
Los ideales son los principales a la hora de conseguir cambios. Como se dice: “la unión hace la fuerza” y en este caso, por suerte, empieza a demostrarse.

 

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Los fantasmas creen ayudarte a vivir

La noche del ángel1

La noche del ángel es una obra de teatro que nos abre una ventana a la verdad. Federico Luppi interpreta a un padre-actor o mejor dicho a un actor-padre, que en su momento fue exitoso artísticamente y el tiempo se paró para él en aquel entonces.

El papel que lo llevó a la fama, fue el de Ricardo III y para marcar su orgullo, durante toda la historia, mantiene una corona en su cabeza.

“Todo actor tiene que estudiar a Freud”, esboza en un momento del relato y esto da pie a que conozcamos a Ana, su hija (Susana Hornos).

Así como él vive inmerso en su personaje ficticio, ella también reacciona de un modo similar, demostrando toda su trayectoria como psicóloga, pero no abriendo el corazón ante su padre. La relación entre ellos es fría y distante -sentimentalmente hablando-, no logran entenderse el uno al otro y tampoco hacen el intento como para lograrlo.

Durante la mitad de la obra, podemos ver cómo transcurre la relación familiar, qué cosas se reprochan y por qué. Hay varios temores, vergüenzas y resentimientos entre ellos que no saben cómo abordar.

Ana dice: “En la vida lo que cuenta es la vulgar realidad”. Y esta frase se refiere específicamente a lo que le sucedió en su pasado.

En un momento crucial del relato, conocemos uno de los hechos más importantes: ella fue abusada por su padre. Sí, ese padre que actúa en ficción y realidad de superado, de que nada lo influye. Ese padre que nunca se hizo cargo de darle amor a su hija, de pequeña, y que lo único que hace es obstruirle su camino sin ser leal con ella.La noche del ángel2

Sin embargo, Ana, tampoco se aleja de su progenitor, a pesar de lo ocurrido tiempo atrás y, así, podemos entender por qué ella eligió su profesión. Su talento estaba vinculado al teatro, pero su rumbo cambió la dirección al realizar unos talleres dentro de un manicomio. Es asombroso conocer su herida a flor de piel y cómo le transmite a su papá lo dolida que está.

Ella, le reprocha a su padre el abandono y la ausencia que sintió luego de enamorarse de él. Esta relación tan difícil y estresante hace que ella diga que: “va a ser como el recuerdo de una vieja enfermedad infantil”. Esa enfermedad llamada abuso y que por más estudios que alcance en su materia, no podrá sanar jamás.

Pero este padre, que tan “claras” tiene las ideas, está tildado en el tiempo y duro con sus emociones. Ni amigos ha podido tener en la etapa que actuaba ya que consideraba y considera que las personas eran más mediocres que él.

Esa mediocridad que tanto le molesta es la que lo distingue como humano. La proyección que hace en los demás, es la que lo refleja como ser.

Ana, en cambio, pretendía ser actriz porque se sentía contagiada por su padre, pero después se dio cuenta de la irrealidad en la que él vivía. Claro que él, por otro lado, se autoproclama coherente y cabría preguntarle qué es la coherencia para él. Quizás sienta que ser serio y degenerado se unen como dos rectas en el tiempo y espacio.

Ella, ya no sabe qué hacer para que su papá sienta lo que ella siente y la respete -ya no solamente como hija sino como persona-. Decide contarle cómo se dio cuenta que quería ser psicóloga. Comenzó diciéndole sobre los ensayos que llevaban a cabo dentro de un manicomio y la interaccion con los internos. Pero las interrupciones del “gran hombre” se hacían notar minuto a minuto. No había frase que pudiese terminar, sin una pausa puesta por su progenitor.

Aunque hubo un quiebre muy grande en la vida de Ana y esto se debió a la sonrisa de Paulina –una chica que estaba en la institución donde ella trabajaba-. Esa sonrisa, le bastó -a ciencia cierta- para verse reflejada y para tomar las riendas; las cuales la convertirían en una profesional de la salud mental.

Y ya que mencionamos a la psicología, llegó el momento de presentar a un paciente muy especial que tiene (Nehuen Zapata), el cual pretende ser el único atendido por ella. Pero una noche, desaparece de su casa, provocando un dolor enorme en el corazón de Ana. Este chico, tiene una única compañía real, que va con él a todos lados y protege: su marioneta -llamada Pierrot-, la cual construyó con sus propias manos y de la cual está orgulloso.

La noche del ángel

Los padres lo miraban al adolescente pero no lo veían. Le pegaban y lo humillaban psicológicamente. Él sintiéndose tan solo, decide ir a visitar a sus padres biológicos, pero lo que luego sucede cambiará la historia para siempre.

Este angelito que se pierde durante la noche, una noche que transcurre lentamente, que no tiene sonidos más que los del suspenso, el dolor y la compasión ajena.

Ninguno de los protagonistas se hace cargo de sus culpas, sino que optan por depositarlas en un “otro”. Quizás de esa manera puedan evitar el sufrimiento, al nivel más alto. Es inevitable que sientan pena por sí mismos, pero es más simple demostrar que su ego es enorme y que lo que le pasa al de al lado es peor aún.

Lo más atrapante de la obra es el juego de escenas conjugadas entre padre e hija, sumado al rol del niño-fantasma. Los diálogos entre ellos, en diferentes situaciones y tiempos espaciales, nos hacen descubrir una forma de narrar muy interesante y sobre la cual no se puede quitar la atención.

Las actuaciones son muy seguras por parte de los artistas y logran comunicarle a su público lo que van viviendo sobre el escenario y todas las emociones que van fluyendo desde su interior.

La dirección de Federico Luppi ya es garantía de un éxito, como lo fue la función de prensa a sala llena. Como un libro que recién comenzamos a leer, no sabemos cuál es el nudo de la narración hasta contemplar cada detalle hasta practicamente el desenlace de la misma.

La noche del ángel, te hace plantear que la vida no es eterna y que las cosas por resolver no hay que dejarlas para mañana. Quien lo hace, puede terminar muerto.

Los fantasmas son meras expresiones o siluetas que significan aquello a lo que le tememos, o nuestras cuentas pendientes. Quien se hace portador de uno de ellos y cree poder deambular sin consecuencias, nada pierde… ya que no pertenece más al mundo de los terrestres.

Pero quien se comunica con fantasmas, podría estar a punto de perderse a sí mismo. Tal vez muriéndose su alma, lo cual conllevaría a la inexistencia de su psiquis.

¿Qué podrías aprender de un fantasma? ¿Qué podría enseñarte él?

¿Existen reproches después de la muerte? ¿Existe manera de sanar una herida?

Ficha técnica la noche del ángel

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Se estrena “La noche del ángel” con actuación y dirección de Federico Luppi

La noche del ángel

El domingo 17 de febrero sube a escena el espectáculo “La noche del ángel”, escrita por el prestigioso y multipremiado dramaturgo italiano Furio Bordon y traducida, adaptada y dirigida por Federico Luppi, quien también protagonizará la obra junto a la actriz, directora y dramaturga española Susana Hornos y el actor Nehuen Zapata. La obra se presentará los domingos a las 18.30 y los lunes a las 21 en el Teatro Picadero -ícono de la memoria de la cultura de la resistencia-, ubicado en Pasaje Discépolo 1857 (ex Pasaje Rauch) – C.A.B.A.

En “La noche del ángel”, un padre, viejo actor que cree que la vida transcurre en un escenario, invade por sorpresa la casa de su hija. Ella, psicóloga, trata de controlar en cada momento las emociones y la turbación que le causa su presencia. La noche se convierte en un duelo intenso pero en sordina, donde ninguno de los dos quiere descubrirse. Sin embargo, la visita inesperada de un joven paciente de ella hará que todo se modifique y que nada en sus vidas vuelva a quedar donde estaba.

La noche del ángel” es una obra donde el auténtico pulso de la trama está en lo que no se cuenta.

El dramaturgo, director y novelista italiano, Furio Bordon, comenzó su carrera como escritor a los 20 años en la RAI. Escribió para teatro, televisión y radio. Entre sus obras se destacan: “Querido Elvis, querida Janis”, con la cual ganó el premio a mejor pieza teatral del año otorgado por el Instituto de Teatro Italiano,“Las últimas lunas” con la cual se despediría de los escenarios Marcello Mastroianni poco antes de fallecer en París,  y “La noche del ángel” con la que conquistó los grandes escenarios europeos. Al respecto, Federico Luppi sostiene: “Hace muchos años que leí esta pieza y decidí que quería hacerla; el autor, Furio Bordon siempre me ha resultado de una sensibilidad y un coraje sincero en sus obras. Decidí que este texto y lo que trae a escena merecían la pena ser contados”.

Cabe destacar que Federico Luppi se encuentra realizando trabajos de traducción y adaptación de otras obras de Furio Bordon a fin de trabajarlos y presentarlos en los próximos meses. Respecto a la actriz Susana Hornos, co autora y co directora junto a Zaida Rico de la renombrada obra teatral “Granos de uva en el paladar”, se encuentra preparando su próxima obra “Pinedas tejen lirios”, a estrenarse en julio de 2013; además de presentar diversos trabajos actorales en España y Argentina y de haber recibido el premio actriz revelación en el Festival de Toulouse (Francia) por la película “Pasos” de su autoría.

Ficha artística-técnica

Dramaturgia: Furio Bordon / Traducción y adaptación: Federico Luppi / Actúan: Federico Luppi, Susana Hornos, Nehuen Zapata / Escenografía y vestuario: Nicolás Nanni / Música: Iván Nilson / Iluminación: Adriana Antonutti / Títere: Gustavo Garabito / Fotografía: Akira Patiño / Maquillaje y peinado: Néstor Burgos / Diseño Gráfico: Sergio Calvo / Prensa: Marisol Cambre / Producción ejecutiva: Pablo Silva y Susana Hornos / Asistencia: Tony Chávez, Eliana Sánchez / Asistencia de Dirección: Milagros Plaza Díaz / Dirección: Federico Luppi / Estreno: Domingo 17 de febrero a las 18.30 hs / Funciones: Domingos 18.30h s. y Lunes 21 hs / Teatro Picadero | Pasaje Discépolo 1857 – CABA / Localidades $100 y $120 / SILVA Producciones teatro.

Minientrada

Promo para “Granos de uva en el paladar”

Para disfrutar de la promoción hacé click sobre la imagen.

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Susana Hornos, Zaida Rico / Actúan: Arantza Alonso Peralta, Morgane Amalia, Lucía Andreotta, Marta Cuenca, Clara Díaz,Ruth Palleja / Vestuario: Néstor Burgos / Iluminación: Mariano Arrigoni / Caracterización: Néstor Burgos / Diseño de escenografía: Alejandro Mateo / Realización de escenografia: Chinthia Chomsky / Música original: Gonzalo Morales / Fotografía: Akira Patiño / Diseño gráfico: Sergio Calvo / Prensa: Marisol Cambre / Producción ejecutiva: Pablo Silva / Coreografía: Antonio Luppi
Dirección: Susana Hornos, Zaida Rico / Teatro Payró (San Martín 766 – C.A.B.A) / Las funciones son los viernes a las 21 hs. Última función 30/11 / Localidades $30 y $60 / Duración: 60 minutos.

Nube de etiquetas