*** Noviembre 2017 ***

Entradas etiquetadas como ‘sketchs’

Minientrada

¡Hoy a las 19 hs se lanza la primera edición del festival de teatro LATE!

 
LATE

LATE es un festival de teatro independiente en el conurbano que se propone cruzar fronteras geográficas, estéticas y de contenidos. Lo dirige Gustavo Tarrío y busca generar un encuentro: acercar a los vecinos obras de teatro independiente de artistas reconocidos de CABA y GRAN BUENOS AIRES. Tendrá lugar del 29 de noviembre al 5 de octubre, en distintos espacios de la localidad de Tres de Febrero.

LA PROGRAMACIÓN

Las obras programadas en esta primera edición de LATE practican la diversidad estilística y el cruce de fronteras. El público podrá encontrar teatro comunitarioun musical documental, teatro de títeres y objetos, danza-teatro, una obra de recorrido sobre Ciudad Jardín, sketchs de producción colectiva, impro de alta calidad, y afiladísimas compañías de comedia. La programación tiene un corte de obras con poéticas singulares y contemporáneas. Una apuesta al no hermetismo de las expresiones artísticas independientes, que no estén teñidas de élite. Arte que pueda comprenderse, disfrutarse  y que llegue a los vecinos.

LAS SEDES
El Festival es impulsado por el Cine Teatro Helios, ubicado en Ciudad Jardín, Palomar. Utilizaremos sedes en diferentes puntos del partido: el Teatro Ocean, de Santos Lugares; la Asociación Cultural Arte y Vida, de Martín Coronado; la UNTREF; la Sede del Club A.F.A.L.P. y el propio Helios.

Reservas a través de Plateanet y Alternativateatral.

Anuncios
Minientrada

Perdón por divertirme y divertirlos

No volverá a suceder3

“No volverá a suceder” es un unipersonal circense con distintos ingredientes. Por momentos notamos la torpeza de un hombre que intenta hacer malabares pero fracasa sin lograr un número completo. En otras instancias, nos asombramos ante su templanza, su gracia y la empatía con el público heterogéneo.

Alejandro Feijoó es un payaso que cuando encuentra su disfraz, No volverá a suceder2nos sorprende hasta dejarnos boquiabiertos con cada una de las pruebas.
Existe tal variedad que nos pasea por el mundo de la alegría demostrando que se puede entretener con un plumero de colores, con una percha, con dos cepillos de dientes, entre otros objetos. La cuestión es que cada cosa toma una dimensión diferente y un sentido particular.

En cuanto a la escenografía, ésta se conforma por: una valija que contiene varias cosas, un perchero y una bolsa que incluye su vestuario. A su vez, es interesante cómo se desarrollan los diversos sketchs durante la función. Al ser un solo artista, utiliza el recurso de contar con una asistente (Itatí Zammar) -la cual se vale de empleada -de envíos a domicilio- y luego novia-.

Él es adulto pero se ríe como un niño, se sorprende como tal, no tiene conflictos y vive sorteando pruebas.

A lo largo del relato, el actor no utiliza la palabra, salvo cuando en determinados momentos suena el teléfono. Es la única instancia en que escuchamos su voz, al igual que cuando abre la puerta para ingresar la mercadería solicitada y firmar el remito.

El aparato telefónico justifica el nombre de la obra “No volverá a suceder”. Ahora, si cuestionamos por qué lleva tal título, es complicado encontrar una respuesta certera. Podríamos creer que la persona que está del otro lado del tubo lo reta pero nunca conocemos el motivo. Quizás el hecho de que escuche música, de que haga diversos sonidos o que ensucie el departamento. Por algún motivo, desconocemos qué es lo que no tiene que suceder nuevamente. No volverá a suceder1Quizás sea empleada doméstica -ya que en cierto momento se viste como tal- y su jefa sea quien lo rete constantemente.

Lo cómico del espectáculo es cómo van llegando momento a momento los diversos aparatos a su domicilio. Algunos tendrá que armar -con las instrucciones en vivo- y otros, simplemente, comenzar a usar.

Tal como dije al comienzo, visualizamos distintas pruebas de malabares. Unas son con pelotitas, otras con esferas transparentes y, el desafío, aumenta al igual que la cantidad de objetos. Cada una de las instancias es acompañada por música, la cual es sincronizada con sus movimientos. De esta manera, se obtienen distintas coreografías, muy llamativas.

No volverá a suceder

Claro que el número que se lleva todos los aplausos es uno que consiste en inflar un inmenso globo e introducirse en el mismo hasta divertirnos con saltos y diversas representaciones.

No volverá a suceder – dice en un momento por teléfono. ¿A quién le habla, a quién le da explicaciones? Evidentemente no es relevante saberlo. Solo al final del show, cuando se hace presente la empleada y se instala en su casa, ella decide responder el teléfono y dejar algunas cuestiones en claro. Su madre es la que hace sonar el aparato. De este modo, podríamos entender que el relato va de adelante hacia atrás en lo que respecta al teléfono, aunque si tomamos como eje este detalle, estaríamos en presencia de un guión alineal.

“No volverá a suceder”, parece ser una disculpa, una justificación a realizar lo que más le gusta que es entretener y demostrar sus dones en el escenario. ¿Por qué pedir perdón ante tal maravilla?

Mariela Verónica Gagliardi

Nube de etiquetas