*** Noviembre 2017 ***

Entradas etiquetadas como ‘Pan y Arte’

Minientrada

“Rosa del desierto”, en Pan y Arte

rosadeldesiertoRosa del desierto – Teatro Pan y Arte.

Mujer y territorio.

La Rosa de Jericó puede ser transportada por el viento que la lleva a donde quiere, vive seca encapullada durante mucho tiempo hasta que encuentra un lugar húmedo. Cuando esto sucede, hunde sus raíces y se abre, volviendo a florecer, su nombre deviene de esta condición suya: flor de la resurrección.

Dispositivo Escénico, Dramaturgia y Dirección: Claudia Quiroga. Actuaciones: Verónica Heguy y Lidia Volpe

Funciones: Viernes a las 20 hs. Localidades: $200.-
Teatro Pan y Arte -Boedo 880, CABA – Reservas: 4957 6922 – www.alternativateatral.com

Anuncios
Minientrada

“Las Ramas del Violín”, de Carolina Erlich

Las ramas.jpg

Un espectáculo para niños con música en vivo

Los domingos de junio y julio, a las 15 hs, en Pan y Arte Teatro Casa de Títeres, El Bavastel Títeres presenta su nueva propuesta para niños, en esta ocasión, un viaje mágico a través de un mundo de ensueño, con un músico en vivo y la belleza de los títeres y los relatos a los que la Compañía nos tiene acostumbrados.

Luis, un niño absolutamente fascinado por la música, descubre, a los 9 años, que proviene de una familia de músicos y que ha tenido un abuelo violinista. Su abuelo, además, estaba motivado por la idea de fabricar su propio violín y por conseguir la mejor madera para lograrlo.

A través del ropero (¿mágico?) de su abuelo, Luis inicia un viaje por un bosque de sonidos encantadores, en el que irá recolectando elementos a partir de los cuales cumplirá su deseo. Al regresar de su periplo, traerá consigo un instrumento maravilloso, así como algunas respuestas que habrá encontrado en el mundo onírico de su travesía.

Las Ramas del Violín

De Carolina Erlich

(Recomendada para niños a partir de 4 años)

Intérprete: Carolina Erlich

Músico en vivo: Ignacio Goya

Realización de Títeres y Objetos: Gabriela Civale

Música: Mario Gulla García

Diseño de Luces: Soledad Ianni

Producción Ejecutiva: Carolina Erlich

Asistente de dirección: Viviana Aronno

Dirección: Mario Luis Marino

Funciones: Domingos de junio y julio, a las 15 hs, puntual.

En vacaciones de invierno, también los miércoles a las 17 hs.

En Pan y Arte Teatro Casa de Titeres, Boedo 876.

Entradas: $ 180 // Estudiantes y jubilados: $ 160

Reservas: 4957 6922

http://www.alternativaentradas.com/entradas50898-las-ramas-del-violin?o=14

Minientrada

“Fausto criollo”, con música y títeres

fausto criollo.jpg

Estreno domingo 2 de julio 20 hs

FAUSTO CRIOLLO

Una ópera satánica, fatídica y telúrica

Teatro Pan y Arte: Boedo 876 – C.A.B.A. – Tel. 4957-6922

Funciones: Domingos a las 20 hs  (hasta el 27 de agosto)

Entradas: $ 200.  Jubilados: $ 180

Reservas en Alternativa Teatral.

En el viejo Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires, el gaucho Anastasio, el “Pollo”, tuvo la fortuna de asistir a una representación de la célebre ópera francesa “Fausto”. Maravillado por la experiencia, le cuenta a su amigo Laguna lo que vio –o cree que vio – aquella noche. Tal es la vividez y el poder del relato, que frente a sus ojos se materializan el teatro mismo, cantantes, músicos y personajes, representando la increíble historia que el Pollo presenció: una historia sobre el bien y el mal, el amor, la ambición y el destino. Inspirada por el amplio conjunto de ritmos folclóricos argentinos, compuesta para coro (SATB), seis solistas, piano, guitarra y bombo legüero.

En esta versión, mediante el lenguaje musical y la gráfica, se crea una nueva traducción tomada directamente de la obra de Estanislao Del Campo, pero vista ahora desde la mirada de Laguna, es decir, desde el espectador que escucha la narración de Anastasio.

Ficha artístico-técnica:

Música original, dirección musical y adaptación del texto: Mario Esteban.

Dirección general: Mariano Cossa.

Titiriteros: Sandra Antman, Ema Fernández Peyla, Mariano Cossa, Miguel Rur.

Músicos en vivo: Melina Salem (Soprano), Carolina Fernández (Soprano), Analía Castro (Contralto), Lorena Rojas (Contralto), Mario Esteban (Tenor), Jonathan Tótoro (Tenor), Lautaro Nolli (Barítono), Walter Uranga (Bajo), Lucho Sellan (Guitarrista), Damián Tepman (Pianista), Nicolás Tindiglia(Tenor, Percusionista)

Diseño de personajes y escenarios: Rodrigo Milanesio.

Diseño de puesta y dispositivo escénico: Sandra Antman, Ema Fernández Peyla, Mariano Cossa, Gerardo Porión.

Diseño y realización de títeres y escenarios: Gerardo Porión.

Realización de utilería: Ema Fernández Peyla, Sandra Antman, Miguel Rur, Gerardo Porión.

Asistente de realización: Graciela Valdez.

Realización de escenografía: Facundo Guerreschi, Clara Hecker

Diseño de iluminación: Leandra Rodríguez.

Fotografía y diseño gráfico: Luz Fiumara.

Asistente de dirección: Leandro Fernández

Asistencia de producción: Lorena Rojas

Prensa: TEHAGOLAPRENSA

Producción ejecutiva: Mariano Cossa, Mario Esteban, Gerardo Porión, Sandra Antman, Ema Fernandez Peyla.

Con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes – Becas del bicentenario.

Agradecimientos: Eduardo Rubinschik, Ulises Rubinschik, Familia Rur, Carolina Erlich (Sala “Las manos”).

El proyecto, “Fausto Criollo, Opereta Folclórica” consiste en llevar a escena el CD libro “Fausto Criollo”, sello discográfico “Viajero”, año 2014.

La puesta en escena consiste en la interpretación de la partitura original a cargo de músicos y cantantes en vivo, representando a los personajes que allí aparecen mediante títeres de técnica mixta (de mesa o bunraku con titiriteros a la vista).

En cierta forma nos proponemos continuar una línea iniciada por Goethe al concebir su “Faust” (1806) y que ha encontrado puntos de prolongación en la famosa ópera de Charles Gounod (1859), en el satírico poema gauchesco de Estanislao Del Campo (1866), en la versión folclórica de Mario Esteban (2011) y en el aporte pictórico de Rodrigo Milanesio (2013).

SOBRE LA MÚSICA

Ritmos folclóricos utilizados: chacarera, milonga, gato, bailecito, milonga corralera, huella, escondido, cielo, zamba, gato cuyano, coplas, cueca cuyana, vidalita, chamamé/canción, chacarera doble, triunfo, baguala, aire de payada, chamarrita y huayno.

Los cinco episodios que componen la opereta, se corresponden a los cinco actos de la ópera homónima de Charles Gounod. De esta manera se intenta respetar la idea de Estanislao Del Campo, quien relata en su poema las vivencias de un gaucho (Anastasio, “el Pollo”) cuando visita el teatro Colón durante la representación de aquella ópera.

SOBRE EL TEXTO

Estanislao del Campo hace una traducción, no del original de Goethe, sino de la versión de Gounod. Cuenta la misma historia pero vista a través de los ojos de Anastasio, El Pollo, un gaucho que asistió a la representación de la ópera en el viejo teatro Colón de Buenos Aires y que narra sus impresiones a su viejo amigo Laguna en un encuentro en medio del campo.

Minientrada

Un mundo de sensaciones

Varieté1

Al ir a una varieté, sabemos que será imposible pasarla mal y aburrirnos. El abanico de estilos artísticos estará frente a nosotros y la decepción, en general, no tendrá lugar.

El 9no Festival de títeres para adultos, continúa con su programación y, después de haber visto todas las propuestas de días anteriores, mi corazón late ante esta Varieté titiritera -la cual será a la gorra y permitirá el ingreso de todos los fanáticos, seguidores y personas que no tienen la posibilidad de pagar una entrada con precio fijo-.

A las 21 horas, la cola comenzaba a formarse, los artistas a llegar, los vecinos a preguntar por el espectáculo y, las puertas de Pan y Arte a abrirse de a poco. Una noche maravillosa y fresquita, nos tocó esta vez como contexto. Quisiera decirles, para los que no pudieron venir, que la sala estuvo invadida de sonrisas tanto de adultos -en su mayoría- como de niños. Nuevamente parecía ser la apertura de aquel miércoles 19 de noviembre en que no cabía ni un alfiler más como espectador.

Con breves presentaciones pero más extensas que las de la presentación (además de contar con sketchs protagonizados por la carismática Carolina Erlich, donde la carcajada fue incesante por su desquiciado personaje), pudimos disfrutar de cuatro elencos muy diferentes. En primera instancia pudimos ver “Así es Mimí” (escrita, interpretada y dirigida por Vanina Gomez Zequeira), un performance en que la artista lució a su estética dama -la cual se debatía entre un sombrero u otro, escogiendo el adecuado ante una cita con su amado-. La voz depositada en el títere le dio una impronta súper femenina, estereotipando las típicas acciones que tenemos casi todas las mujeres ante el llamado de quien nos gusta y, todo lo sucesivo hasta la hora en que se producirá el acontecimiento. El vestido antiguo, con mucha cola, le permitió danzar diferentes canciones de acuerdo al sombrero que se iba probando -el cual estaba relacionado con la melodía reproducida-. Desde ya que la dulzura se impregnó en esa pequeña casa de muñeca con tocador, baúl e inclusive espejo.

Después de esta muestra continuó la noche con “Historia de amor en Humahuaca” (de Pandilla Varilla, interpretada por: Alfonso Álvarez y Magdalena Gamboa, dirigida por ésta última), una dramaturgia que combinó títeres con sombras. Diferentes filminas que daban cuenta de la ubicación geográfica e información de la obra, nos fueron contando detalles de un romance en el norte argentino. Como objetos se utilizaron globos, demostrando que no siempre hay que contar con demasiados recursos para poner manos a la obra. Los simpáticos personajes se fueron desarrollando, utilizando lenguaje adulto, ciertos códigos íntimos y, las sombras, para llevar adelante cada acontecimiento surgido.

Pero, cuando llegó el tercer número, las palmas parecieron sonar más y el ánimo festivo, contagiare por completo. Era el turno de Aquinomas (Uruguay), una puesta novedosa que tuvo como intérpretes a Tamara Couto y Rodrigo Abelenda (dirigidos por Rodrigo Abelenda y Adrián Giovinatti). Este dúo sorprendió y deleitó a todos. Se trató de dos objetos naranja fluorescentes (brillando en la oscuridad) que se fueron amalgamando, separando, uniendo y combinando -sincronizadamente- al compás de la música que sonaba. De repente se pudo notar la semejanza con el tradicional videojuego   , un niño recreado a la perfección que bailaba YMCA, un cuerpo amorfo montado sobre otro y todo tipo de transformación mostrada por estos titiriteros que nos dejó boquiabiertos y repletos de felicidad.

Por último, Guillermo Aguilar presentó su teatro de sombras llamado “Nada más asombroso”, utilizando sus manos y una cámara para reflejar diferentes formas, cantantes, animales y aves que se fueron desplazando por una tela blanca convertida en escenario. La unión de canciones le permitió al intérprete poder tener el timing de cada secuencia e hilar cada fragmento con el siguiente.

En cuanto a historias podría decirse que las dos primeras cumplieron con un hilo conductor, sin por esto desmerecer a las otras. Como sucedió en la apertura del festival, en este caso la conducción del espectáculo estuvo a cargo de Eli Valdez y, la programación a cargo de Carmen Kohan -quien días atrás nos impresionó con Secuencias de un anonimato-.

Fue una velada en que todos celebramos, aplaudimos y repetimos canciones infantiles como niños adultos.

Quién dijo que los grandes no tenemos lugar en el mundo de los títeres?

Por suerte, en esta edición del festival se está demostrando cómo se revierte la teoría y cómo, de a poco, quienes nunca incursionaron en este ambiente, ahora se están animando a hacerlo.

Sensaciones y más sensaciones nos invaden el corazón y cada día es una nueva aventura para vivenciar.

Varieté titiritera fichaMariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada

Una fiesta titiritera

logo2014

Después de una tarde agobiante de calor en que cuesta caminar de la pesadez y de la típica humedad que caracteriza a nuestra hermosa Buenos Aires, fui a hacer la fila para ingresar a la apertura del noveno Festival de títeres para adultos. La cita fue en Pan y Arte, un lugar muy cálido y acogedor, ideal para un evento de este estilo.

Luego de aguardar un ratito en la calle, ingresamos a la sala más grande del lugar y se pudo disfrutar de breves fragmentos sobre algunas obras ya conocidas por todos. Ellas fueron: Efímero cine (de la compañía La poderosa máquina), Música maestro (del Grupo Kukla) y Síndrome de Eureka. Cabe aclarar que entre una y otra puesta en escena, Ana Carolina realizó unas intervenciones de stand up para amenizar la espera.

Con respecto a las tres exposiciones, la más extensa fue la de Efímero cine así que me centraré en ella para contarles algunos detalles que hacen a la cuestión. Estas talentosas artistas utilizaron un juego de parque jurásico con todos los dinosaurios, cámaras digitales, diferentes elementos como agua y fuego, y una pantalla para proyectar -al mejor estilo cinematográfico- cada escena en que transcurría la historia de amor oriental. Si bien en tan pocos minutos no es posibles conocer la total dimensión de la puesta en escena, me pareció muy interesante la síntesis que hicieron para transmitir una obra extensa en pocos minutos.

Mientras una de las intérpretes sostenía a su bebé en un fular rojo, otra narraba el contexto de la dramaturgia y, la tercera, ponía manos a la obra para expresar con distintos recursos el amor de esta pareja que convierte su romance en una futura familia.

Cada detalle da una precisión tan exacta como real sobre lo que se siente al amar tanto a otro. Una carta que se prende fuego, que se consume de a poco, una lluvia incesante con pequeñas gotas que se impregnan en el papel y la música que acompaña cada acercamiento y alejamiento tan normal entre dos personas.

Para el cierre, tuvimos el agrado de escuchar al músico y cantautor uruguayo, Martín Buscaglia, quien no solo interpretó varias canciones sino que ofició de relator de su propia vida, contó anécdotas y convirtió al acto inaugural en una verdadera fiesta en que muchas de las chicas no paraban de deleitarse y tomarle fotografías, a la vez que cantar junto a él cada una de sus letras.

Su proximidad y buena onda convirtieron la noche en una comunión donde la guitarra fue su fiel compañera. Siempre habrá letras más pegadizas que otras o que nos conecten con algún recuerdo o vivencia. En este caso, tres canciones me impactaron por su filosofía y profundidad: Hay tanta música, toda una vida para aprender (Mil cosas), Qué importa saber quién soy ni de dónde vengo ni hacia dónde voy (Vagabundo), Es que todos somos raros. Todos somos todos, todo por un rato (Todos somos raros).

Resultó ser una experiencia totalmente renovadora y el calor se convirtió en un frescor, el sudor caliente en frío y nos convertimos en su coro cuando Buscaglia lo precisó.

Altas horas, El sol, fragmentos de canciones de bossanova y Kamasutra; fueron otras de las interpretadas por este músico que con sus ojos color cielo nos demostró que la vida es nuestra, que debemos hacerla de goma y a nuestro antojo.

Para “El candombe de Marte”, dejó su instrumento de lado y tomó su botellita de plástico de agua. Con ella, como percusión, continuó las estrofas que decían: sé que voy a amarte, amarte tanto que voy a marte, que si te vas lejos yo voy a encontrarte.

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nube de etiquetas