*** Septiembre 2019 ***

Entradas etiquetadas como ‘música clásica’

Minientrada

Ciclo de cuatro conciertos: Metamorfosis del deseo

Metamorfosis del deseoObras de Franz Liszt, Richard Wagner, Hugo Wolf, Richard Strauss y Arnold Schoenberg.

Metamorfosis del deseo, plantea un recorrido musical y literario por los lieder amorosos y humorísticos del cancionero italiano; y eróticos y místicos del cancionero español de Hugo Wolf, expone la intensa relación de ideas entre Liszt y Wagner y también propone la audición de los trabajos wagnerianos de Schoenberg y Strauss, y la desintegración de esa estética para culminar en una de las obras cumbres del género de la primera mitad del siglo XX: El libro de los jardines colgantes, op. 15 de Arnold Schoenberg sobre textos de Stefan George.

Textos introductorios: Silvia Hopenhayn.

La propuesta musical de estos conciertos se asienta en la palabra. La diversidad y riqueza de las letras, al presentarse en distintos idiomas, merecen una facilitación poética que las refiera y diferencie, señalando también un posible hilván: La metamorfosis del deseo.

A la manera de pinceladas explicativas, se iniciará cada concierto con una introducción que ilustre el espíritu poético de las canciones (o lieder), dando cuenta de sus particularidades y ligazones. En algunos casos- cuando la obra lo requiera-, también se brindará un brevísimo panorama literario entre las distintas ejecuciones.

Los textos introductorios, más que una presentación formal de los distintos conciertos, estarán integrados a la manera de puentes poéticos entre la música y la literatura.

Intérpretes: Virginia Correa Dupuy, Alejandra Malvino, Marisú Pavón, Fermín Prieto, Walter Schwartz, Victor Torres

Narración: Silvia Hopenhayn

Clasificaciones: Clásica, Adultos

FUNDACION BEETHOVEN

Av. Santa Fe 1452 – CABA

Teléfonos: 4811-3971 / 4816-3224

Web: http://fundacionbeethoven.com.ar/

Entrada: $ 350,00 – Lunes – 19:30 hs – 09/09/2019, 07/10/2019 y 04/11/2019

Anuncios
Minientrada

Apasionadamente libre

 

La Traviata balletLa música clásica y el ballet no son consumidos masivamente en nuestra sociedad argentina. Sin embargo, no siempre se analizan los motivos de este fenómeno. Considero que quien no conoce sobre estos grandes músicos -de los cuales se valieron otros para continuar el linaje- puede sentirse ignorante o despreciado. No son melodías que puedan llevarse con el cuerpo al igual que otros estilos populares; aunque sí han surgido en sus países para el consumo de todos.

Quien tenga la posibilidad de acercarse, de oír, de cerrar los ojos y sentir; nunca más se alejará y jamás podrá igualar ese sinfín de emociones que produce el escuchar a una orquesta junto a un elenco de bailarines que con sus cuerpos expresan dicha música. Unas notas que componen melodías y que son representadas por instrumentos.

El cuerpo como instrumento de un bailarín, que pretende acercar su sentimiento sin decir palabra alguna.

Iñaki Urlezaga es uno de ellos, es uno de los elegidos, es un conjunto de expresiones artísticas que recorre el escenario de un extremo al otro y que, en esta ocasión, brinda la posibilidad de ofrecer ocho funciones totalmente gratuitas bajo el programa de Danza por la inclusión que fomenta junto al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

La Traviatta (término que en italino significa la extraviada) cuenta con la música de Giusseppe Verdi y es la obra escogida para que un grupo de talentosos bailarines representen en escena (con la coreografía del propio Urlezaga).

Dicha música, la creó Verdi en 1853 basándose en la novela de Alexandre Dumas (hijo) llamada La dama de las camelias. Dicho argumento está relacionado con la vida de este autor francés, quien mantuvo un romance con Marie Duplessis (la cual sufría de tisis, como Violeta) y quien se caracterizaba por derrochar dinero, organizar muchas fiestas, vivir la vida libremente y sin ataduras a un hombre. Más allá de estos datos, tanto Marie como Violeta optan, en un momento, por sentar cabeza.

Al tratarse de una adaptación que se realizó para la danza, su duración es menor a lo que sería la ópera tradicional. Aproximadamente una hora y media tuvimos al conmovedor Alfredo (interpretado por Iñaki) que enamoró a Violeta (Eliana Figueroa), haciéndonos suspirar, temer, llorar y estremecernos hasta el triste desenlace.

Luciendo un vestuario a cargo de la diseñadora Verónica De La Canal en que la época y su estilo reluce encantadoramente, permitiendo que hasta el último detalle sea importante en la trama teatral.

Antes de ver a los artistas en escena, el preludio nos introduce en la dramática historia que tendrá un gran despliegue, tanto a nivel musical (a cargo de la Orquesta Sinfónica de San Juan, dirigida por Gustavo Plis-Sternberg) como de baile.

Violeta Valery brinda una fiesta en su mansión de París y el amigo de un invitado es Alfredo Germont. Ellos se conocen y sus corazones se unen y separan varias veces.

Separada la dramaturgia en dos actos (de dos escenas cada uno), puede comprenderse toda la trama sin precisar de diálogos convencionales, dejando que las sensaciones se apoderen de nosotros.

Si bien Violeta está muy enferma, quiere seguir siendo libre, y ese deseo la caracteriza en todo momento, también anhela estar junto a su amor. Aunque el padre de Alfredo se hace presente en su casa para intentar separarlo, hostigándola hasta provocarle remordimiento y conseguir su cometido. De esto no se entera Alfredo a tiempo y solo puede leer una carta que ella le dejó explicándole que no seguirá junto a él.

Es así como la enfermedad de Violeta, junto a la separación de Alfredo, los secretos ocultados y la pena que siente por estar muriéndose; conmueven muchísimo en el segundo acto.

Cuando ella yace en su lecho, sin tener fuerzas para levantarse, él la sujeta y logra danzar. Ese baile es el que más estremece ya que se trata del anterior a su definitivo adiós.

Recordemos que la sociedad europea del 1800 era muy conservadora y no veía con buenos ojos a una mujer con las características de la protagonista de este ballet. Más allá de esto, es una de las tres piezas artísticas que le valió la fama y distinción a Giusseppe Verdi (junto a Rigoletto e Il Trovatore).

ficha La Traviata ballet

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Si no puedes con tu enemigo

Manifonías

Mariano Cossa interpreta a un músico concertista que intentará tocar unas piezas clásicas, las cuales serán, recurrentemente, interrumpidas por unos simpáticos títeres de varilla.

Este espectáculo infantil se presentó dentro del Festival de títeres para adultos y, el público, se apasionó con las melodías en tempo di allegro.

Mientras los pelos revoltosos del músico se despeinaban, más de la cuenta, por el momento tenso que atravesaba, sus nuevos amiguitos lo invitaban a formar parte de una entretenida misión.

Realmente, es interesante “Manifonías” (de la Compañía Buenos Aires Títeres, dirigida por Néstor Caniglia) para melómanos y para personas que no tienen demasiado vínculo con la música clásica, convirtiéndose durante una hora en fieles conocedores de la temática.

Si bien ya había visto la obra en el verano, noté algunas diferencias entre ambas funciones. Notablemente, la primera vez los niños eran mayoría y, en esta ocasión, los adultos invadieron -lógicamente- la sala del Celcit.

Con respecto al intérprete humano, es muy gracioso, motivador y empático su personaje; logrando interesar a los espectadores y elaborando diferentes expresiones en su rostro y cuerpo que provocaban risas constantes.

Por el lado de los títeres, tanto Sandra Antman como Mario Luis Marino, desarrollaron una estupenda performance con dichos objetos que se paseaban por delante y detrás del pobre músico.

Una vez que lograron enloquecerlo y sacarlo de las casillas, se unieron y lanzaron a la aventura. De ahí en más, ambas partes se necesitaron para resolver la misión que no tendría sentido develar.

Manifonías1

El escenario -recreado bien al estilo de teatro tradicional con telones- tendrá al artista que, entre partitura y partitura, le irán ocurriendo diferentes peripecias -como ver convertidas éstas en un barco de papel-. Todos las secuencias tendrán su encanto e intervención por parte de los adorables títeres, los que simbolizarán a las almas infantes.

Un muñequito amarillo se desplazará, en primera instancia, por lo bajo, intentando pasar algo desapercibido, para luego irrumpir durante el concierto.

Llevará consigo una pequeña escalera. Aparecerá y desaparecerá tantas veces que nos descostillará de la risa por cada movimiento.

Algo a tener en cuenta y resaltar es que la obra no se vale de la palabra, utilizando gestos, sonidos y la música en vivo tocada con una guitarra acústica.

Nunca fue tan divertido pescar ya que no se trataba de peces sino de objetos impensados por el público, un público que por una noche se dio el gusto de reír como criatura y disfrutar.

Esta obra demuestra cómo es mucho más lindo nutrirse del “otro” antes que dejarlo de lado o pelear por destruirlo.

Manifonías ficha

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Música Argentina en el espejo del aire

NICOLÁS “COLACHO” BRIZUELA – Argentina
NINON VALDER – Francia

MÚSICA ARGENTINA
en el espejo del aire …

Es música argentina lo que nos proponen Ninon y Colacho.
Composiciones propias, sobre ritmos argentinos, con improvisaciones y la poesía de Atahualpa Yupanqui.
Ahí nos encontraremos con folklore, tango e influencias del jazz y de música clásica.

Nicolás “Colacho” Brizuela – Argentina / Guitarra 7 cuerdas,  Stick Chapman,
guitarrista, arreglador, compositor argentino.

Ninon Valder – Francia /  Bandoneón, Flautas y voz
flautista, bandoneonista francesa, apasionada de las músicas del mundo, de jazz y de música clásica y contemporánea.

JUEVES 13 DE DICIEMBRE 21:00hs.
Entrada: $50
Hasta Trilce
Maza 177 – Almagro – CABA

Nube de etiquetas