*** Agosto 2019 ***

Entradas etiquetadas como ‘Espacio Callejón’

Minientrada

Sonreí para la foto

Una familia feliz1

Todas la queremos, la perseguimos, la deseamos pero, pocas veces, podemos alcanzarla tal cual la imaginamos. Quizás sea porque nuestra mente es capaz de imaginar la perfección, lo ideal…

Una familia feliz (escrita por Javier Naudeau y dirigida por Federico Bruso) es un cachetazo a la realidad. Es como un “¡despertate que es tarde!”.

Heidi Fauth protagoniza a Raquel, una madre soltera que hace absolutamente de todo para conseguir sus caprichosos propósitos. Podría decir que no tiene demasiada conciencia y eso es lo que más llama la atención a lo largo de toda la dramaturgia.

Esta mujer se las trae con su temperamento ambiguo y deleitante. Atrae, seduce, propone y se desmorona -en breve- para volver a levantarse. Un personaje muy difícil de interpretar y que ella lo consigue con su virtuosismo.

Como si la realidad no fuera ya de por sí dura, tiene un hijo adolescente al que no le da demasiados buenos ejemplos. Y es que ella no puede ni siquiera con ella misma. Hace lo que puede entre vaso y vaso de alcohol. ¿Qué se le podría exigir?

Un living es el lugar en el que transcurren casi todas las escenas centrales, un sitio que alberga todo tipo de conflictos (algunos menores y otras casi imposibles de resolver con whisky).

Ella no es irresponsable, no es infantil, no es poca madre. Simplemente es lo que le permitió su pasado y que no pudo cambiar en el presente. Está sola. Más allá de tener a su hijo (Pedro Maurizi) y de querer fabricar un mundo ideal. Está en soledad porque no comprendió aún de qué se trata vivir. No comprendió que la excelencia no puede darse siempre y que los mandatos sociales y culturales tienen un nivel que logra deprimir a toda alma que no encuentre aún su rumbo.

Esta sociedad no ayuda, hunde.

Una familia feliz es una comedia dramática y, al menos, permite que respiremos risas en muchísimos momentos de la obra de teatro. Lo irrisorio es que este tipo de vínculos, como los que se suceden en la puesta; existen. Y en muchos casos.

Avanzar hacia adelante como quien camina sin recorrer algo. Poniendo curitas a las heridas, tapándolas para imaginar que no existen hasta que se desate una catástrofe.

Un padre para su hijo, sin importar quién o para qué. Un hombre, ¿no?

Sociedad patriarcal que se derrumba, que ya no tiene sentido. Y que, probablemente, nunca lo haya tenido.

Un niño que crece, que tiene que ocuparse de cosas que no le corresponden.

Pero, ¿qué es lo correcto o normal o?

Estafas, inmoralidades y varias situaciones contempladas en un abrir y cerrar de ojos. Papeles de regalo y bolsas de shopping que siguen en la misma línea lo idealmente adecuado para el capitalismo.

Uno, dos, ninguno. ¿Para que un hombre en casa? ¿Por deporte?

Emborracharse para disimular la angustia y tristeza de una vida que se desmorona, perjudicando (sin querer) a quien convive con ella.

Sensaciones tensas, información oculta, burlas constantes y la realidad que se planta para no irse más.

Rodrigo Paredes y Diego López Domínguez encarnan a dos hombres opuestos entre sí pero, a la vez, muy parecidos cuando se trata de engaños.

Hombres sin códigos y una “frágil” mujer que también aprovecha los momentos para vengarse de su miserable y penosa vida.

¿Hay algo que el dinero no pueda comprar?

En esta genial y entretenida historia podemos comprobar que lo cotidiano sí y que es lo que Raquel busca para solucionar el minuto a minuto. Las horas que disfraza con placer y cada vez más tragos. ¿Tiene sentido?

Contratar a alguien para su objetivo es lo que nos mantendrá ocupados a lo largo de la función y lo que hará que reflexionemos entre tanta adrenalina.

Alquilar para prescindir cuando se quiera, sin explicaciones. ¿Es tonta?

A veces es preferible que una copa sea la compañera ideal y delirar el presente como si la vida fuera parte de una ficción contemplada.

¿Dónde está la línea entre lo real y ficticio?

Comer para no tener hambre, amar para sentir el corazón contento y hacer el amor para que el cuerpo galope.

Raquel es una de tantas y, probablemente, una fiel figura de tantas mujeres que siguen atadas al deber ser para aparentar lo que no quisieran jamás tener.

Dramaturgia: Javier Naudeau
Actúan: Heidi Fauth, Diego López Domínguez, Pedro Maurizi, Rodrigo Paredes
Dirección: Federico Buso
Funciones: Sábados, 21 hs
Espacio Callejón

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios
Minientrada

“Las viajantes”, de Ezequiel Tronconi

Las viajantes

En un mundo donde solo nacen mujeres y hay reiteradas catástrofes naturales; el amor las envuelve y fortalece en su movilizante viaje.

Dramaturgia: Ezequiel Tronconi

Actúan: Daryna Butryk, georgina frescó, Julieta Gonçalves, Veronica Intile, Julieta Koop, Carolina Kopelioff, Julia Morgado, Bianca Oliveti, Sheila Piccolo, Camila Saggio, Cumelen Sanz, Luna Schapira, Macarena Suarez, Denise Yañez, Ailin Zaninovich

Vestuario: Camila Castro Grinstein

Escenografía: Pablo Calmet

Iluminación: Pablo Calmet

Música original: Alejandro Kauderer

Fotografía: Nacho Lunadei

Arte digital: CEROKILLS

Diseño gráfico: Luna Schapira

Asistencia de dirección: Antonella Groppa

Prensa: Marinha Villalobos

Colaboración artística: Luis Fontal

Dirección: Ezequiel Tronconi

Web: https://www.facebook.com/las-viajantes-1271721156245721

Duración: 80 minutos

Clasificaciones: Teatro, Adultos

ESPACIO CALLEJÓN

Humahuaca 3759 – C.A.B.A. (mapa)

Teléfonos: 4862-1167

Web: http://espaciocallejon.com/

Entrada: $ 350,00 – Lunes – 21:00 hs – Hasta el 25/03/2019

Minientrada

Nacho De Santis estrena “Gallo”, en Espacio Callejón

GalloEl horizonte no es más que una línea recta, hasta que echamos a andar.

A fines de los 80´, en un pueblo del interior del país, existe un barrio alejado, en él, sobre la última manzana, una casa humilde en donde viven Julián, su madre Ana y su abuelo Claudio. Frente a ellos se abre el campo como el mismo infinito, no hay límites para la vista, sólo un gallinero marca los bordes de donde es imposible escapar. Esa mañana el amanecer es diferente, el gallo no canta, desaparece y deciden hacer guardia hasta esperar al ladrón, los cazadores están sueltos, mientras la amenaza en el pueblo es inminente. Julián y Marcos, su amigo de enfrente, recién llegado de la ciudad, quien le trae un mundo nuevo, adolecen ante la mirada de quienes creen que el amor es “la peste”.

Actores: Adriana Ferrer (Ana), Luis Gutmann (Claudio), Valentino Grizutti (Julián) y Juan Cottet (Marcos).

Música: Matías Niebur – Nicolás Bari

Escenografía: Gonzalo Córdoba Estévez

Diseño de luces: Ricardo Sica

Vestuario: Marisol Castañeda

Fotos: Sol Schiller

Diseño gráfico: Sergio Calvo

Asistencia coreográfica: Pablo Errante

Maquillaje: Elisa Bressán

Supervisión dramatúrgica: Javier Daulte

Prensa y difusión: Carolina Alfonso

Asistencia de dirección: Luciana Becerra

Producción: Lucho Valenzuela

Dramaturgia y dirección: Nacho De Santis

Estreno: 8 de febrero de 2019.

Funciones: viernes 20 hs.

Duración: 75 minutos.

Espacio Callejón

Humahuaca 3759, 4862-1167

Reservas y compra de entradas: www.alternativateatral.com

Valor de la entrada: $ 330 y $ 290 (descuentos a estudiantes y jubilados).

Venta anticipada con descuentos.

Palabras del director

Había una vez un campo, un grupo de chicos jugando y una casa de cemento sobre el borde de la calle. Un escenario perfecto para observar y apropiarse, lleno de detalles y formas extrañas. Criarse alrededor de un gallinero es un sello para siempre: su olor, sus ruidos, sus gritos, el piar de los pollitos y el verlos crecer, para más temprano que tarde amanecer al canto de los gallos.

La escena trae al teatro ese espacio particular dispuesto igual al de la realidad, ordenado de forma tal que podamos ver en el público el horizonte, lo que se abre ante los ojos de los personajes, lo ajeno, lo extraordinario. Dentro de la escena todo es hostil, la pobreza estética y personal es parte de los personajes principales. El pesado calor del húmedo litoral acompañado por la música folclórica interpretada por el bandoneón que enuncia el ambiente externo y el sonido del bombo describiendo el latido de lo interno. Los personajes son extraídos del mundo real para ser sumergidos en una ficción a partir de vivencias personales que recorren el mundo de la adolescencia, el amor, la poesía, el despertar sexual, la familia como espacio contenedor y asfixiante, los amigos como escape y las promesas teñidas de secretos. La obra expone la necesidad imperiosa de rotular las cosas de forma categórica anulando la posibilidad de que sean solo emociones imposibles de ser descriptas por la razón.

Un poema adolescente desdoblándose en el espacio para convertirse en un hecho teatral.

Nacho De Santis

Minientrada

La rabia en el FIBA

La rabiaLlueve tormentosamente en el delta del Paraná. Un grupo de jóvenes misioneros, guiados por el padre Francisco, llegan a un galpón abandonado, junto a la capilla del pueblo. Allí se encuentran con Coleta, la encargada del lugar, quien tiene una herida grave en la pierna tras haber sido mordida por su perro. En esta noche solidaria, ni la fe, ni la voluntad alcanzarán para salvarlos. Aunque ninguno pueda notarlo, la rabia está creciendo dentro de ellos.

Este espectáculo cuenta con el apoyo de MECENAZGO CULTURAL de la Ciudad de Buenos Aires.

Este espectáculo cuenta con el apoyo de PROTEATRO.

Este espectáculo cuenta con una Beca de Creación del Fondo Nacional de las Artes.

Este espectáculo formó parte del evento: VICENTE LÓPEZ en ESCENA l Segunda edición como Work in progress

Ficha artístico-técnica

Dramaturgia: Juan Pablo Galimberti

Actúan: Valeria Di Toto, Enrique Dumont, Francisco González Gil, Franco Moix, Luciana Vitale

Vestuario: Agustina Filipini

Escenografía: Juan  Pablo   Galimberti

Iluminación: Soledad Ianni

Espacio escénico: Juan Pablo Galimberti

Video: Luis Muñoz, Carolina Romagnoli

Música original: Nicolás Ferrero

Fotografía: Luis Muñoz, Carolina Romagnoli

Asesoramiento dramatúrgico: Javier Daulte

Asistencia de dirección: María Sztajnszrajber

Producción ejecutiva: Mariana Morán Benitez

Dirección: Juan Pablo Galimberti

Este espectáculo formó parte del evento: VICENTE LÓPEZ en ESCENA l Segunda edición

Este espectáculo formó parte del evento: 12 Festival Internacional de Buenos Aires – FIBA 2019

Web: https://www.facebook.com/larabiaobra/ o

https://www.instagram.com/obratrilogiadelafe/

Duración: 70 minutos

Clasificaciones: Teatro, Adultos

ESPACIO CALLEJÓN

Humahuaca 3759 – C.A.B.A. (mapa)

Teléfonos: 4862-1167

Web: http://espaciocallejon.com/

Jueves – 21:00 hs – Desde el 07/02/2019

Minientrada

“De los héroes que no aterrizan en las islas de los cuentos”, de Pilar Ruiz

De los héroes que no aterrizan en las islas de los cuentos

La vida a comienzo de los 80’. Argentina. Música, discos, rock. Una juventud ávida de mundo. Lo vedado. Una guerra. El amor.

Mientras los objetos se niegan a ser embalados y la música vibra cuando las palabras se vuelven frías, dos jóvenes buscan encontrarse. Julio y Cecilia. El tiempo detenido, y en una pequeña habitación, el intento de volverse héroes.

– Este espectáculo se presentó en el Festival Novísima Dramaturgia 2017.

Dramaturgia: Pilar Ruiz

Actúan: Sharon Luscher, Juan Tupac Soler

Diseño de vestuario: Eliana Itovich

Diseño de escenografía: Eliana Itovich

Diseño de luces: Lucía Feijoó

Realización de escenografia: Santiago Rey

Video: Francisco Castro Pizzo, Ignacio Codino

Fotografía: Francisco Castro Pizzo, Ignacio Codino

Diseño gráfico: Juan Pablo Rodríguez

Asistencia técnica: Bruno Quiroz

Asistencia de dirección: Camila Comas

Producción: Lugar Otro Estudio Teatral, Poética Resiliencia

Dirección: Pilar Ruiz

Este espectáculo formó parte del evento: IV Festival Novísima Dramaturgia Argentina del Centro Cultural de la Cooperación

Web: http://www.poeticaresiliencia.com

Duración: 60 minutos

Clasificaciones: Teatro, Adultos

ESPACIO CALLEJÓN

Humahuaca 3759 – C.A.B.A. (mapa)

Teléfonos: 4862-1167

Web: http://espaciocallejon.com/

Entrada: $ 330,00 / $ 290,00 – Viernes – 22:30 hs – Hasta el 29/03/2019

Minientrada

Entonces la noche, de Martín Flores Cárdenas

entonces la nocheHubo un tiempo en el que los atardeceres invernales inspiraban paz e ideas románticas. En la época en la que sucede esta obra, en cambio, la inminente llegada de la noche trae consigo miedo e incertidumbre. Estos cuatro personajes se sumergen en la oscuridad de una ciudad arrasada sin saber muy bien qué están buscando ni con qué se pueden encontrar. Presentada originalmente en el 2018 en la sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza producida por Pablo Kompel, Entones la Noche de Martín Flores Cárdenas fue una rareza dentro del circuito comercial. Forma parte de la programción del Festival Internacional de Buenos Aires 2019 y se puede ver con elenco alternativo (integrado por actores notables del circuito independiente) en el Espacio Callejón sólo por unas pocas semanas.

Ficha artístico-técnica

Autoría: Martín Flores Cárdena

Actúan: Florencia Bergallo, Ezequiel Díaz, Juliana Muras, William Prociuk

Músicos: Julián Rodríguez Rona, Fernando Tur

Diseño de vestuario: Alicia Macchi, Ana Markarian

Diseño de escenografía: Alicia Leloutre

Diseño de luces: Matías Sendón

Música original: Fernando Tur

Vestidores: Héctor Ferreyra

Fotografía: Estudio Alejandra López

Comunicación visual: Milwatss, Gabriela Kogan

Comunicación Digital: Bushi Contenidos

Asesoramiento De Movimiento: Manuel Attwell

Asistencia de dirección: Mariana Binder

Distribución: Leila Barenboim, Mireia Gràcia, Gabriela Marsal

Producción gráfica: Romina Juejati

Producción ejecutiva: Carla Carrieri

Producción: Leila Barenboim, Mireia Gràcia, Gabriela Marsal

Producción general: Pablo Kompel

Dirección de Producción: Ariel Stolier

Jefe de escenario: Mariana Binder

Dirección técnica: Jorge H Pérez Mascali

Dirección: Martín Flores Cárdenas

Duración: 80 minutos

Clasificaciones: Teatro, Adultos

ESPACIO CALLEJÓN

Humahuaca 3759 (mapa) – C.A.B.A. – Argentina

Teléfonos: 4862-1167

Web: http://espaciocallejon.com/

Lunes – 21:00 hs – Del 21/01/2019 al 18/02/2019

Minientrada

La puta no tiene casa

Ph: Pablo Tesoriere

Una gran obra puede ser inmensa aún repitiendo fórmulas, temas y sentidos. En definitiva, de lo que se trata es de transmitir, de llegar a un público específico y analizar momentos.

Este es el caso de la comedia dramática Lo único que hice fue jugar (escrita y dirigida por Sebastián Irigo). Una obra realmente conmovedora en la que podemos transitar diferentes clímax -recreados musical y coreográficamente-, en los que las actuaciones comprometidas logran plasmar temas controversiales en nuestra sociedad: el de ser mujer, madre, esposa, ama de casa, trabajadora y mucho más. El de ser niño e hijo. El de ser menor y tener que absorber los problemas de adultos. Patinar, correr, danzar, cantar o entregarse al dolor.

De repente apareció Gerardo Chendo, intepretando a Manuel (un niño de ocho años), a un adulto de 40 y narrando su versión de los hechos. Entonces, todas las décadas que transcurrieron se encargaron de convertirlo en quien es hoy, en lo que es.

Quien crece, sufre. Quien juega se abstrae.

Mientras todo sucumbía en el hogar, él se ponía a jugar. Mientras sus padres discutían problemas graves, él se convertía en un súperhéroe. Mientras Adriana (Josefina Scaglione), su hermana mayor, salía sin dar demasiadas explicaciones, repetía modelos impensadamente y su otro hermano, Ignacio (Sebastián Politino) seguía acumulando obsesiones; él pretendía disfrutar de su niñez. Como si cada momento hubiera podido transformarse en un pentagrama gigante sobre el que conviene cabalgar cada tarde y noche.

Al tiempo que todo lo modificaba y, sin embargo, a este ser tan encantador se encargaba de conservar como en una cajita de cristal.

¿Qué ocurre con los hijos cuando un matrimonio llega a su fin?

¿Los padres se divorcian de sus hijos?

¿Por qué el caos del amor se traslada a los hijos?

¿Por qué?

Una ambientación de los años 80´ junto a un vestuario exquisito y muy bien logrado nos adentra en la casa de una familia de clase media. Una familia muy convencional, con costumbres tradicionales, vacaciones a la costa, fiestas de cumpleaños, silencios otorgados y conflictos no superados.

Existe un trabajo muy interesante en cuanto a la iluminación y la música: cuando las luces bajan, los hermanos comienzan a jugar, a utilizar todo el espacio escénico y a convertirse en los verdaderos dueños de la ficción. De hecho, es esta atmósfera que Manuel recrea, constántemente, la que le permite trepar, luchar como soldado, pilotear un helicóptero y ser un niño dentro de todo feliz. Una capa que lo cuida de todos los peligros inminentes, que lo protege de los posibles daños reales, de las malas decisiones de sus padres y de todo aquello que él, aún, no puede decidir.

La dramaturgia permite distintos tipos de análisis y eso es lo que cautiva del relato: las diversas aristas e interpretaciones que se puedan tener.

Un padre jugador (Federico Buso), un padre que todo lo arriesga sin medir las consecuencias. Que se ahoga en el alcohol a costa de todo y de nada. Un padre que se siente solo y que no hace nada para modificarlo. Pero nadie dice qué se espera de él, qué se pretende. Gritos de un lado y de otro. Estallidos que producen quiebres irremontables. Regalos que se acumulan más que el amor que no se prolonga. La “traición”.

Marcela, su esposa (Laura Oliva) muy sobreprotectora con sus hijos pero no con su marido. Esta relación es la que más importa desde el comienzo, porque todo lo que suceda luego dependerá de esos primeros instantes.

Como una margarita que se va deshojando: me quiere, no me quiere. Entonces, cada pétalo tirado, abandonado, sufrido o apestado. Ocurre de todo y el sufrimiento se ve en sus rostros. Unos rostros que están cansados de lo que les toca. Porque es lo que se trasluce: una sensación de que todo lo que viven no lo eligen sino que les cae de algún lado. Como si ellos no tuvieran responsabilidades.

La selección musical es excelente y permite rememorar hits de los años 80 y 90, esas canciones que al oír los primeros acordes ya asociamos con películas de aquel entonces. Esto es un valor agregado para la dramaturgia que se va construyendo artesanalmente, con relatos en forma de retazos, con el adiós precipitado, con una separación incoherente, con un límite que nada tiene que ver con el amor y unas lágrimas que prefieren esconderse tras el rostro del horror.

La puta no tiene casa, se escucha en un momento de la historia. Y aquí quedo helada. La mujer que quiere separarse (porque el divorcio aún no existía) tratada de la peor manera, tildada de tantas otras y en ningún momento abrazada. La mujer que no ama es despreciada, dejada a un lado, sin techo. Esa mujer que era todo, de un momento a otro estorba y es mencionada como la lepra.

Lo único que hice fue jugar permite un acercamiento con el sentido de la vida, con los valores, el respeto, el amor, la ira, el temor y tantas otras cuestiones que conviene palpitar.

El que esté libre de pecado puede rezar un Padre Nuestro.

Mariela Verónica Gagliardi

 

Minientrada

Todas las voces del corazón

La piel de Elisa1

Ficha La piel de ElisaCarole Fréchette es la autora canadiense del libro La peau d´Elisa, 1998 (La piel de Elisa), una recopilación de historias de amor que ya se ha montado como obra en diferentes países desde entonces. Sus líneas irradian luz por donde se las mire. Porque a quién no le gusta que le cuenten historias (verdaderas o ficticias).

Desde que nacemos somos oyentes y, tantas veces, al crecer vamos perdiendo la magia de sorprendernos hasta con un aroma determinado.

La piel de Elisa (protagonizada por Dana Basso y Lisandro Penelas, dirigida por Silvina Katz) me sedujo de entrada y me sentí cautivada por completo. La obra se desarrolla en el bar del Espacio Callejón y esto es un acierto. Porque qué mejor escenografía que la real y algunos detalles preciosos que acompañarán a cada una de las mesas en que reposarán los espectadores durante la tardecita. Porque este horario de las 19 hs también otorga una calidez oportuna ya que el tránsito en la calle es distinto, el transeúnte no corre sino camina, el acelere de la ciudad se modifica y es el momento de dejarnos llevar.

Elisa todo lo siente, todo lo cuestiona, todo lo abraza y escoge. Porque ella es una mujer que vive apasionadamente y que tiene algunas preocupaciones (como el paso del tiempo). Podríamos preguntarle por qué le preocupa tanto este factor si es tan hermosa. Ella ha llegado a la adultez con la sabiduría innata del sentir. Su piel es su primer sentido y por eso pretende que permanezca intacta, joven, sin arrugas, suave. Por eso cuestiona cómo está y se queda más tranquila cuando las respuestas del público son positivas. Porque Elisa vive atormentada pero también ilusionada con todo lo que puede narrar.

Un caudal enorme de historias que no parecen extinguirse jamás, que son contadas en primera persona y, con ello, se acercan aún más al espectador (el cual interviene desde la mirada hasta la escritura).

Parece, por momentos, ser un cuento ficticio hasta que la realidad real se apodera de los diálogos y la verosimilitud nos abraza.

Realmente es una puesta en escena romántica, tierna y poderosa, en la que el amor recupera su primer lugar ya sea narrando en la voz de un hombre o de una mujer. Porque a ella la acompaña un caballero muy atento y expectante, fascinado en el silencio por su manera de ser. Hasta que habla y con ello sus palabras se entrecruzan con las de Elisa, o las de Sigfried, o las de Jan, o las de Edmond, entre otras.

De repente, sentí que no estaba ni en un bar ni en un bar dentro de un teatro ni en la mismísima Capital, sino en un film de otro país. Como extra, al igual que todos los demás espectadores que -fascinados- aguardaban más información sobre cada uno de los personajes y relatos que citaban los actores encarnados en piel. Porque el principal estímulo para entrar en el código de esta obra es abrirse y no juzgar ni interpretar: escuchar con los sentidos y relajarse desde el ingreso a la sala decorada con esa luz tenue que permite inmiscuirse en los microrrelatos que se van sucediendo espontáneamente.

Es una digna puesta donde queda demostrado que la madurez no es sinónimo de vejez sino de sabiduría, de engrandecimiento, de riqueza sentimental y de un grito desesperado hacia el amor.

A la vez que un violoncello (a cargo de Miguel Gomiz) musicaliza toda la función, el romanticismo surge para quedarse y las cuerdas del instrumento se mimetizan con las vocales, con los movimientos corporales y con todos los desplazamientos, por el lugar, que plantean las mini obras.

Para poder seguir viajando junto a ellos, descubriendo paisajes, hombres, mujeres, soledades, vacíos y la eficaz herramienta de poder crecer bebiendo nuevas anécdotas para no quedarse sediento de un mañana anti rutinario. Para vivir otras vidas a pesar de contar solo con una.

Porque la Piel de Elisa es una cita obligada para los amantes del arte de narrar y porque cuando se encuentra un elenco tan comprometido y talentoso no queda más alternativa que recomendarlo.

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada

Un hombre sin suerte”: tercera temporada

un-hombre-sin-suerte

Regresa “Un hombre sin suerte”, adaptación teatral de Osmar Nuñez del cuento homónimo de Samanta Schweblin. Tercera temporada en nueva sala: Espacio Callejón.

El domingo 5 de febrero a las 21hs regresa “Un hombre sin suerte” en su tercera temporada, ahora en una nueva sala: Espacio Callejón, ubicado en Humahuaca 3759. Las reservas se realizan al 4 862 1167 o a través de Alternativa teatral. El valor de las entradas es de $200, con descuento a jub/est. $130.

El espectáculo está interpretado por María Nydia Ursi-Ducó. La dirección es de Osmar Núñez quien además realizó la adaptación teatral del cuento homónimo de Samanta Schweblin (Texto ganador del

Premio Internacional de Cuento Juan Rulfo 2012

“No se nace, se deviene mujer”

Simone de Beauvoir

Es esta la tarde de la espera. Entre dulces caseros, música, el jardín y los niños; los de la otra esquina y los que nunca vendrán. Mis detalles en la casa y en el tiempo. Espío el tiempo, el que me acuna y me sorprende en cada ambiente. Sólo unos pasos y te encuentro. Tu mano suave y tus dientes tan blancos. Y de pronto, la explosión. El horror y el amor, juntos, para siempre.

Actuación: María Nydia Ursi-Ducó

Dirección: Osmar Nuñez

Ficha técnico-artística

Autora: Samanta Schweblin

Adaptación: Osmar Nuñez

Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo

Diseño de luces: Cristina Lahet

Voz, Producción sonora y musical: Julieta Milea

Músicos: Marcelo Andino, Jorge Blues Guerrero

Fotografía: Malena Figó, Andrés Eraso

Diseño gráfico: Gustavo Reverdito

Prensa: Laura Brangeri. LBB prensa

Realización de escenografía: Los Escuderos

Realización de vestuario: César Taibo

Realización de pastelería: Ana Nuñez

Asistencia de dirección: Paloma Santos

Producción ejecutiva: Ale García

Contacto: unhombresinsuerte2015@gmail.com

https://www.facebook.com/UnHombresinSuerte

@UHSS2015

ESPACIO CALLEJÓN. Humahuaca 3759. TE 4 862 1167

Funciones: Domingo 21hs

 

Minientrada

Laura Grandinetti se suma los miércoles a “Yo no duermo la siesta”, de Paula Marull

Una historia atravesada por ese territorio que excede lo geográfico y tiene siempre su propio paisaje, que es la infancia.

Obra ganadora de la 4ta Edición del Premio Artei a la Producción de Teatro Independiente

Mención Honorífica de El Fondo Nacional de las Artes en el Concurso Obras de Teatro Inéditas 2012

Actúan: Laura Grandinetti, Marcelo Pozzi,  María Marull, Micaela Vilanova,  Sandra Grandinetti y Willy Prociuk.

 Escenografía: Alicia Leloutre y José Escobar

Iluminación: Matías Sendón

Vestuario: Jam Monti

Foto y diseño gráfico: Natalia Milazzo

Fotografías de escena: Sebastián Arpesella

Sonido: Micaela Vilanova

Prensa: Carolina Alfonso

Asistente general: Lara Todeschini y Javier Torres Dowdall

Sonido: Micaela Vilanova

Coreografía y colaboración creativa: Silvia Gómez Giusto

Supervisión dramatúrgica: Javier Daulte

Dramaturgia y dirección: Paula Marull

Funciones: miércoles 21 hs.

 Teatro Espacio Callejón

Humahuaca 3759

Tel. 4862-1167

Reservas y compra de entradas: www.alternativateatral.com

Valor de la entrada: $160 / $ 130 (descuentos a estudiantes y jubilados).

Nube de etiquetas