*** Noviembre 2017 ***

Nadie quiere ser nadie1

(…) trata de hacer la prueba de parar las maquinitas, 
las maqinitas que llevas dentro de tí
y fijate qué es lo que pasa
cuando te agarra la soledad y te agarra el hastío (…) 

Mariela Asensio tiene la particularidad de escribir acerca de temáticas sociales que interesan muchísimo. En esta oportunidad su dramaturgia titulada como Nadie quiere ser nadie (Historias de la clase media) es un acierto para llevar al teatro y exponer, teniendo en cuenta el espacio del Celcit que resulta ideal para dicho montaje que cuenta con dos posibles ángulos para apreciar como espectadores.

Una familia acomodada se siente más que su empleada de limpieza a quien ni siquiera deja comer unas empanadas. Estos integrantes tendrán su momento, al igual que todos, de decir lo que sienten, lo que les pasa, lo que pretenden; dejando en evidencia quiénes son y que sus palabras los condenarán por completo.

La obra comienza con el dueño de casa (un hombre de clase media alta) hablando sobre política, sobre la motivación y el progresismo. Tanto él como su esposa no tratan de buena manera a Maricruz -la empleada doméstica que tienen de toda la vida-. Este particular hombre dirá frases un tanto crudas y sin filtro como la siguiente: “Sacale jugo al hipotálamo”.

Si bien la puesta en escena está llena de momentos entretenidos y que despiertan la risa en el público, lo cierto es que se trata de una clase baja oprimida por una alta, de los derechos invalidados por otros, de los sueños que unos deben postergar para no sentirse menos económicamente y del amor que es casi nulo en estos personajes.

Un venezolano que vino a Argentina para estudiar actuación y que sueña con poder ser reconocido pero que, mientras tanto, trabaja en un bar. Una hija que sufre por padecer a sus padres y las locuras de su progenitora. Otra soñadora que pretende también ser actriz. Una psicóloga que está saturada de tantos problemas ajenas y los suyos sin ser canalizados y resueltos. Un guardia de seguridad que se lleva uno de los trabajos más inmundos de revisar las pertenencias ajenas y desconfiar siempre.

Una balanza que pesa a la joven que adelgaza por orden de su madre y que se confiesa con su terapeuta diciéndole cuánto la odia.

Mientras tanto, el country -como lugar supuestamente seguro- es ocupado por quienes temen perder sus comodidades o ser estafados por la clase baja. La discriminación está presente en todo momento y Maricruz es una de las que más sufre, quien se lleva a veces unas empanadas en un tupper para su hijo (las empanadas que eran para ella misma) y es demorada por el personal de seguridad por llevarse dicho envase sin pedir permiso anteriormente. La misma empleada que es echada y tratada como delincuente por parte de estos detractores del poder.

Nadie quiere ser nadie2Dicho poder es esbozado por cada uno de los personajes, por los que tienen dinero y los que no.

Las uniones se van dando por afinidad y espontáneamente hasta que quien se creía superior menciona: “La empleada doméstica la pasa mejor que yo”. Este giro rotundo le demuestra que enriquecerse no siempre es sinónimo de soñar con los ojos abiertos.

También se marcan las distancias entre los trabajadores y los dueños de casa con la música. Así es como la cumbia aparecerá de fondo cuando Maricruz ingrese o salga del country y tenga alguna conversación o acercamiento al hombre de seguridad.

“Todos controlamos a todos”, menciona él y luego vendrá una canción a dúo interpretada por ambos empleados que estará relacionada con un mundo claramente no real pero que bien podría existir en su imaginación como mecanismo de supervivencia.

Realmente Nadie quiere ser nadie es una obra de teatro muy ágil, dinámica, entretenida y con mensajes muy claros a transmitir; con un elenco bien consolidado entre los que se destacan algunos más que otros. Tal es el caso de Salomé Boustani, de Natalia Olabe, de Guillermo Jáuregui y de Analía Gadda (quien además de actuar, canta y toca su guitarra). Como es costumbre en ella, le otorga ese plus mágico a su interpretación. Sus melodías invocan la canción de Moris De nada sirve, que calza perfecta para la presente historia: de nada sirve escaparse de uno mismo…

Tras las rejas también se habla de inseguridad, parece ser un monstruo temido, evocado, ocultado y hasta un resabio de sus propias fantasías conformadas por el odio a quien es diferente a sí mismo. Cuando la ironía está presente, la peor realidad es posible de digerir, al menos por un rato.

 

Mariela Verónica Gagliardi

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: