*** Julio 2017 ***

Salir del pozo4

Una muestra de alumnos no siempre tiene por qué ser no profesional o de menor calidad que una obra de teatro en la que se supone que existen actores ya formados.

Hace muchos años fui a ver una obra en la que una artista interpretada a una mujer que nos hacía reír a carcajadas con su personaje grotesco. En ese entonces Luciana Sosa iba a un taller de teatro al igual que ahora y, sin ánimos de juzgar su deseo de estudiante eterna, es momento de que alguien la descubra y coloque en el lugar que se merece que, claro está, no es solo en una sala de El Túnel ni en proyectos en que se vincule solo con estudiantes.

Ella brilla, hace descostillar de la risa a todos los espectadores, tiene dominio y actitud escénica, sabe componer el personaje que quiera, tiene presencia, sabe proyectar su voz y no tiene un solo pelo de tímida.

Su larga cabellera de color negro la pueden convertir en una femme fatal o en una ama de casa que no se siente muy conforme con su presente -deseando hacerse millonaria con muy poco esfuerzo-.

La bata oscura, las chancletas y los pelos batidos, ayudan a esta humilde señora a mantener el estilo entre supersticiones y delirios totales que se debaten entre lo que debe ser y lo que es.

Con un marido bastante perezoso y una hija desorientada, irán recorriendo un camino de buena y mala suerte gracias a un nono que adivina los números ganadores. No será tampoco sencillo conseguir la información ya que le tendrán que dar al viejito todo lo que éste pida, haciéndose cargo de su cuidado, caprichos y deseos carnales. Cuando todo se satisfaga, él gritará uno tras otro, todo lo que se le pase por la mente, hasta que entre en cortocircuito y los números desfilen por su cabeza hasta enloquecerlo por completo.

Juan Carlos Vezzulla escribió esta dramaturgia hace una década y no pierde vigencia el tema de la timba, de las familias que desfilan por la vida sin demasiados propósitos y que le venden su cuerpo al diablo con tal de obtener unos billetes.

A su vez, la dirección de Carlos Evaristo, consigue ensalzar aún más el talento de Luciana Sosa y el del personaje del nono (Ernesto Pérez Re) que, juntos, convierten la puesta en escena en un propósito para pasarla realmente bien un sábado a la noche.

La gestualización representada por ellos dos le dan vuelo y magia a la historia, rozando lo más conmovedor con la frialdad -resultado óptimo para un buen absurdo-.

Escenas que no podrán ser borradas de nuestra mente como la de un bebé que deberá continuar con el legado de su padre, un hombre que es convertido en momia por tragarse clavos, una joven abandonada ya que no sirve para nada y un desfile de diálogos desopilantes para reír a carcajadas y dejando los prejuicios de lado.

Sin los detalles de humor podría ser, Salir del pozo, una dramaturgia trágica y con contenido de violencia de género, que angustie al espectador y provoque el llanto repentino. Si bien es cierto que en los últimos años se comenzó a hablar más de ello, también es verdad que el humor llevado al extremo no hace sentir ningún vestigio de violencia real sino ficticia.

Salir del pozo es una agradable pieza artística que se puede lograr con muy poca escenografía, como el verdadero teatro, entrelazando a varios personajes que se construyen desde la ironía de algunos seres que parecieran no ser reales y que, sin embargo, desgraciadamente existen.

Dramaturgia: Juan Carlos Vezzulla. Elenco: Luciana Sosa, Ernesto Pérez Re, José Palumbo, Cynthia de Souza, Alejandro Ríos. Dirección: Carlos Evaristo. Funciones: viernes 22.30 hs. Teatro El Túnel.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: