*** Septiembre 2017 ***

Nicolás Manservigi

El año pasado el músico Nicolás Manservigi lanzó su primer disco que lleva su mismo nombre.

Nicolás, con un aire de enorme humildad, lleno de templanza, da a conocer su profundo recorrido que viene realizando desde pequeño.

Interpretando diferentes estilos musicales, cantando en inglés, frances, italiano y castellano; consigue un óptimo resultado para presentar en público.

Contando con los arreglos y dirección musical de Hernán Valencia, el lírico sale de sus venas, de su alma, in crescendo. Logrando impregnarse en nuestros corazones con una voz cálida, juvenil, fresca y notoria.

Con “Je en regrette rien” (Edith Piaf) se abre un camino en los enamorados, no solo en las parejas, sino en aquellas personas enamoradas del amor. Y esto es el resumen de su discografía: un recorrido por diferentes canciones románticas, muchas de las cuales recordamos de alguna película, de alguna cita, de una publicidad o, simplemente, cantamos a escondidas a alguien que aún no conocemos.

La tensión del repertorio surge con Procuro olvidarte, que le otorga una angustia como debe existir en todo recorrido amoroso.

Más allá de la variedad en los temas, su interpretación consigue proyectar diferentes personajes y no solo una bonita voz. Sucede que Nicolás es, además, actor, escritor y tiene la facilidad de ubicarse en un lugar exacto para describir una determinada situación, como si se tratara de escenas que conforman una obra de teatro o un film.

Cerrando los ojos, puede vibrarse y disfrutar de un piano que realza su figura, la adorna, la acompaña y le permite transitar por un camino vertiginoso y absolutamente conmovedor.

Me refiero a vertiginoso porque no es sencillo animarse a cantar lírico. Requiere de estudio, de técnica y de alma.

Te quiero” (José Luis Perales) es el detalle más grande de todo el disco. Quien tenga al menos treinta años, podrá recordar este éxito, los versos que esbozan esas palabras exactas y divinas. Ahora, en manos de este intérprete que pretende enamorarnos y hacernos sentir que toda soledad es un estado de ánimo, que toda crisis es parte de la vida y que todo sentimiento merece ser transitado para luego resurgir en otro.

(El disco fue grabado durante el 2013 en los Estudios EG, con arreglos y dirección musical de Hernán Valencia, producción ejecutiva de Jorge Carossia y producción de Silvia Aguirre).

¿A qué edad empezaste a cantar?

Empecé a cantar desde chiquito en mi casa, pero mi mamá me mandó al coro de niños de la provincia de Tucumán cuando cumplí los seis. Pienso que siempre canté, a pesar de haber sido un niño muy silencioso.

¿Cómo surge tu interés por la música a tan temprana edad?

No lo sé. Quizás tuvo que ver que en mi casa a mis padres siempre les gustó cantar, tocar el piano, el bombo, hacer fiestas, escuchar muchísima música y variada; y por qué no la insistencia de mamá para que yo fuera al coro de niños que a pesar de negarme, terminé audicionando y, desde entonces, nunca más deje de cantar y estudiar técnica vocal.

Además de intérprete sos escritor y actor. ¿Qué placeres encontrás en estas tres disciplinas?

Son distintas… Cuando canto me siento más expuesto, desnudo… siento un miedo que esta ahí siempre, porque no hay un personaje que me proteja como en la actuación o en la escritura. La escritura me apasiona, como todo lo demás, pero me cansa. Escribir una novela o un guión de cine es un trabajo de muchos meses no sólo de escribir sino de investigar, corregir y tirar. En la actuación es en donde más debo hacer un trabajo extra para lograr lo que el personaje necesita.

¿Qué sentís antes de subirte al escenario?

Algo que es una mezcla entre miedo y una especie de latido fuerte en el corazón. Es como si me embotara en una sensación lejana que me aísla y me lleva a concentrarme, no puedo hacer otra que pensar en salir, en mirar las caras. Me gusta hacer eso, es mi forma de enfrentar y relajarme para poder trabajar.

¿Cuál es el género musical que más disfrutás al cantar?

La balada, lo melodramático, todo aquello que tiene un sonido profundo y nostálgico, sean canciones de películas o de musicales como Carrousel o Les Miserables. Años atrás canté un poco Spirituals y los disfrutaba también. Pienso que es la canción, más allá de su género, lo que me genera algo adentro.

¿Cómo podrías definirte a nivel artístico?

No lo sé, pienso que soy ecléctico. No me siento actor ni escritor ni cantante sino un explorador de todas esas disciplinas. No puedo pensar mis días sin hacer un trabajo artístico.

¿Es posible construir un universo en el que todo se alcanza?

Sí, pienso que sí. Me pasa mucho cuando escribo. Los personajes de mis novelas o de mis guiones de alguna manera terminan siempre encontrando lo que les faltaba. Pueden redimirse, aprender, vencer… pero terminan alcanzando. Creo, fervientemente, que la persistencia hace que todo sea posible en el universo, sea ficción o realidad.

Mañana estrenás Lisboa, proyecto en el que cantarás. ¿Además del trailer (que atrapa al espectador), cómo surge esta propuesta?

Lisboa es una obra poética de teatro-danza que me tiene atrapado, ya que todo el relato se sostiene por un cuerpo de bailarines maravillosos que son quienes hacen posible que los recuerdos se expresen de forma real. Me convocó Rodolfo Olguín –el director y dramaturgo- a principio de año, me comentó que tenía ganas de remontar esta obra y que había pensado en mí para el rol del actor-cantante. Lo conozco del estudio de danzas y, además, él me había visto en “A nonna Filomena” un musical que hice en el 2014 en el Teatro Moliére, y en mis conciertos en Clásica&Moderna, entonces tenía una referencia de mi trabajo.

Es una obra que se adentra en las raíces de la nostalgia y la familia, en el desarraigo y lo que una persona siente al dejar todo, al renunciar para ir en la conquista de algo. Pienso que tiene mucha sensibilidad y, particularmente, la siento cercana porque soy de Tucumán y he sentido esas emociones inmigrantes en mí. Es un desafío porque debo trabajar varios monólogos y cantar fados, y es todo nuevo, para descubrir y aprender.

¿Cuáles son tus próximos sueños para el resto del año?

Seguir aprendiendo y esperar que se den muchos proyectos pendientes, entre los que están la filmación de una película, el estreno de una obra de teatro de un gran amigo y hacer varios shows con artistas muy especiales para mí.

¿Cómo se nace artista?

No tengo la más mínima idea. Lo que sí puedo decir es que hay que trabajar mucho, pero mucho eh.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: