*** Septiembre 2017 ***

Eva Perón en la hoguera

Qué decir, qué sentir, qué pensar, cómo resignificar la historia del pueblo, de los trabajadores, de los pobres, de aquellos pobres que no eran vagos –como se los suele tildar actualmente- sino la masa de la sociedad que luchaba por obtener un salario digno para alimentar a su familia.

Cómo resignificar la historia cronológica, los significados y significantes, las metáforas, los simbolismos y todo tipo de ideales que están y permanecen intactos, latentes.

Cómo evaluar o juzgar la figura de Eva Duarte después de ver a la gran Cristina Banegas interpretarla, permaneciendo sentada, leyendo, con una luz que tenuemente la alumbra, con la bandera argentina que cae de su escritorio –dejando el sol radiante en el centro-.

Adoptando, sutil y lentamente, una corporalidad distinta. Reconociendo sus extremidades, su ser, su corazón y, latiendo desde lo más noble y profundo.

“Eva Perón en la hoguera” es una obra de teatro que surge del poema homónimo de Leónidas Lamborghini (1972) y que se estrena en 1994 (dirigida por Iris Scaccheri). Casi dos décadas después, vuelve al escenario este homenaje a Evita, encarnado por la misma actriz y dirigida por ella misma.

Cuando un pibe me nombra Evita me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama “Evita” me siento con gusto “compañera” de todos los hombres” (extraído del libro “La razón de mi vida”, escrito por Eva Perón en 1951).

Lamborghini tenía una forma de ver el mundo y la política, totalmente diferente al común de la gente. También, su estilo de escritura era distinto. Él decía que le gustaba el género gauchesco “porque es un arte bufonesco que se expresa en una lengua-disfraz cuya risa está entramada con los versos”. No se sentía un erudito ni tenía necesidad de sobresalir ya que su inteligencia le otorgaba distinción.

Pareciera que la vida de Evita se debió a su causa social, a su marido, a explicar lo que sentía desde lo más profundo de sus venas, que su vida no era suya sino del pueblo al que tanto amaba y amó.

Su enfermedad la devoró y quedó extasiada, extenuada. Como quien lo da todo sin dejarse una pequeña reserva, un mínimo hálito para seguir viviendo.

los ricos como árboles los pobres como pasto (…) y lo sentí:

todo esto cambiará.

o ruego

o maldición:

o las dos cosas.

En 1945, los militares habían confinado a Juan Domingo Perón a la Isla Martín García y Eva, tuvo que hacerse cargo de algunas cuestiones sobre los derechos de los trabajadores, que ya venía realizando hace tiempo.

el líder él. su palabra: encárgate

encárgate.

el líder él. el ausente. lo tuvieron. el prisionero. él:

aquellos días bajo el cielo.

la semana de.

octubre de. de fiebre. de dolor.

A todo le ponía pasión, como lo hace Banegas en el escenario, uniéndose y fusionándose una con la otra. Siendo una sola pieza intrincada. De hecho, creo que todos los que estuvimos presentes nos olvidamos por una hora de que estábamos en una función de teatro. La lucha continuaba: “Quiero rebelar a los pueblos. Quiero incendiarlos con el fuego de mi corazón” (extraído del libro “Mi mensaje”, escrito por Eva Perón y publicado recién en 1987).

para mí los organizados. los obreros: ¡ellos son!

los que sostienen ¡ellos son!

todos los que antes todos los que ahora todos los que mañana.

el amor de mí.

la esperanza de mí.

para mí el pueblo: ¡ellos son!

Vivió hasta la edad de Cristo. Habrá quienes la tilden de prostituta e interesada, o de Santa. Lo que nadie podrá negar es que hizo, e incluso más que la mayoría de los políticos que dan perfectos discursos en los que se trasluce su caprichosa y destructiva demagogia.

A la vez que el poema sobre el que se erige la obra continúa, se escuchan los llantos acongojados del público. Es también mi momento de liberar el nudo que tengo en la garganta cuando se sigue nombrando a los descamisados, a sus humildes casas, al barro, a la precariedad de unos y a la riqueza de los mismos de siempre.

No se trata solo de una brillante actuación, sino de una realidad real que se vivencia a diario, que los medios masivos de comunicación no quieren difundir y que los que luchan son tildados de locos. Si ser loco es pensar en darle lo básico a una persona, enloquezcamos juntos.

las cartas: la elocuencia tremenda.

todas: del que necesita. cuanto antes cuanto antes.

querida Evita.

Esta función fue el 5 de junio en La Cúpula del Centro Cultural Néstor Kirchner.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: