*** Octubre 2017 ***

En la búsqueda23

Cómo observar una obra que no es una obra, conceptualmente, sino un estilo de performance.

Qué decir sobre una historia que parece comenzar y terminar a pesar de que no tener un eje temático tradicional.

“En la búsqueda” (escrita y dirigida por Néstor Romero) se desarrolla durante una audición de teatro en que un importante director pretende escoger una trama para su nuevo proyecto. De ahí en más, todo lo que estos artistas imaginen e interpreten en escena será una especie de construcción en vivo.

El Teatro La Mueca, con su espacio oscuro, les permitirá crear todo lo que sus mentes les permitan, dando pie a una historia dramática, cómica, absurda, voraz y con todos los ingredientes necesarios como para que el público disfrute, se conmueva y ría durante la función.

Con toda la frescura de sus personajes, cada uno de ellos justificará sus elecciones y argumentos a partir de un escritor famoso del universo teatral. En cuanto a la escenografía, ésta no tendrá sentido de ser, motivo por el cual su ausencia determinará que los actores se apoderen de las tablas.

Causalmente, cada personaje tiene un sentir que se vincula con su misión en la vida, la misma que le permitirá perseguir su objetivo hasta hacerlo valer en lo más alto de la cumbre. Y el hacerlo valer no tiene que ver con un status económico sino con ser escuchado y validado, con tener un lugar en el que se tenga en cuenta su parecer.

Lo que parece ser un intercambio de ideas, se irrumpe con la llegada de un personaje ajeno a la futura obra de teatro. Este personaje hará titubear a todos los presentes con su discurso anecdótico, haciéndolos inclusive hasta temer por sus vidas. Las palabras de esta persona les demostrarán cuánto camino les falta por recorrer y cuán presos están de sus propias reglas.

Quien imparte las órdenes no tiene muy en claro hacia dónde se orienta su misión. Solo pretende encontrar material, indiscriminadamente, apropiándose de verdades ajenas. Su rol se va desdibujando a medida que los “alumnos” encuentran avanzar con los relatos y actuaciones. Estos relatos se van intercalando unos con otros, ágilmente, permitiendo que cada uno tenga su momento protagónico y, a su vez, permitiendo la identificación con los espectadores.

“En la búsqueda”, es una pieza teatral que no se puede criticar negativamente porque se constituye como proceso de creación continuo. Entonces, ¿cómo decir si un actor interpreta mejor un personaje que otro o que tal voz tiene más proyección que otra?

El amor, el deseo, la pasión, la muerte y la violencia son algunos de los temas abordados durante esta dramaturgia colectiva que parece haber sido escrita por todos y, sin embargo, lleva un solo autor. Y acá me detengo para resaltar la escritura de Néstor Romero, quien está dotado de una mente abierta -desde la que surgen voces con matices muy diferentes unas de otras-. La obra se disfruta de comienzo a fin y quienes estamos en las butacas podemos dar fe de ello. Nunca vi tantas cámaras de fotos y filmadoras pretendiendo capturar esos momentos e imágenes únicos.

Cada quien se verá allí arriba, se verá reflejado y querrá ver una y mil veces al actor que interpretó su pensamiento. La libertad parece estar y quedarse para que convivan seres tan diferentes, con estilos de vida, vestuarios, modos de expresión e ideologías antagónicos.

Pero, cuando todo parece acabar, el conflicto vuelve a instaurarse, a sacudir a quienes más aferrados estaban a sus monólogos y a abrirse -de verdad- para conectarse desde lo más profundo con sus compañeros. ¿Cómo interpretar desde la razón y sin el sentimiento? ¿Cómo pretender promover un razonamiento sin creerlo con anterioridad?

Una coordinación de movimientos es convertida en coreografía, hasta que la palabra se instaura para quedarse. Buscar, correr, sorprender, demostrar conocimientos, quedarse quieto, transmitir desde lo corporal, desde una simple mirada. Estas son algunas de las acciones que más se visualizan durante la performance. La propuesta queda abierta y no es rígida, permitiendo tener dos lecturas posibles.

¿Será Samanta una persona peligrosa o, desde su ingenuidad, pretenderá convertirse en estrella?

En la búsqueda ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: