*** Agosto 2017 ***

Electric mamma3

Perder a una madre debe ser terrible, pero, en esta obra se apela a la ciencia ficción para no llorarla tanto. Para sentir su compañía, inclusive, ya muerta.

“Electric mamma” (escrita y dirigida por Mónica Cabrera), es una historia tan real como ficticia a la vez. Por un lado, el recuerdo de una persona querida y detestada,  sumado a la necesidad de hacer todo tipo de rituales para sentir su aroma y presencia.

Durante el transcurso de la obra puede notarse el importante papel que tiene la música. Lejos de adornar, simplemente, cumple la función de marcar momentos relevantes, el paso de una escena a otra y, la posibilidad, de distinguir la realidad real de la ficción.

En un living con un cómodo sofá, con varios teléfonos, un tocadiscos y demás objetos -que se utilizarán en su momento- dos hermanos traerán al mundo de los vivos la esencia de quien los tuvo y crió. No vamos a tener la posibilidad, como espectadores, de conocerla por su discurso sino por lo que sus hijos deciden contar sobre ella.

Como el aroma del café, dice en un momento la hija. Es algo que no se puede explicar.

El lado más oscura de esta madre la convertirá en una persona odiada a la que, mínimamente, bronca se le podrá tener. Pero, a no olvidar, que su pérdida también provoca todo tipo de sensaciones, hasta irracionales. Ella era la que comandaba todo, la que tenía el consejo justo, la palabra cruda y la certeza de que todo lo que decía era correcto. Su vanidad y egocentrismo la ubicaron en un lugar difícil de olvidar.

Durante los paseos por el túnel del pasado, ella aparecerá. Su presencia permitirá recrear momentos graciosos, adorables y, otros no tanto. Igualmente, todos, conformarán el imaginario de esta familia que está destrozada por no tenerla consigo.

Los relatos con máscaras le darán a la historia una impronta diferente que los dotará con una varita. Al existir un vaivén, constante, entre el tiempo pasado y el presente, jamás podrá caer el ritmo de la dramaturgia sino todo lo contrario.

Estos juegos con accesorios -no vistos a menudo en el teatro-, permitirán que todos nos riamos para, luego, emocionarnos hasta las lágrimas. Considero que este es, justamente, el principal rasgo que resalta en Electric mamma: la excelente composición de atmósferas que crean climax muy bien distinguidos unos de otros.

Dicha obra puede ser vista por un público erudito y por uno no entendido. Así, la apertura del guión, da la posibilidad de llegar a todos, brindando la oportunidad de que cada quien tome el mensaje o moraleja que más se adecue a su persona.

Otro punto a resaltar es la fusión interesante lograda entre ellos, como personas, y las sombras en las paredes, creando figuras e inclusive diálogos entre la madre y su hijo, representados por la hermana.

Las historias con conflictos familiares son recurrentes hace décadas y es por eso que esta madre no parece ser un drama tradicional sino la consecuencia de dos hermanos que no fueron ni son felices y que, por ende, le echan la culpa a la pobre mujer.

Juzgarla no me parece lo más atinado ya que ha sido abandonada por su marido. Aunque, justificar sus actos -si es que realmente fueron tal como se narran-, tampoco lo considero atinado.

Nadie nace madre sino que cada una se va haciendo camino al andar. Esta madre tana, con un corazón gigante, tuvo la humildad de no preocupar a sus hijos demasiado; así como el egoísmo de inventar para llamar la atención.

Como el yin y yang, la mamma fue buena y mala. Alegre y triste. Dedicada y desconsiderada. Cariñosa y desalmada. Divertida y grandiosa.

Mientras la abogada se mantiene fiel a su estructura rígida, el hermano inventa su nueva vida y esconde lo que no le sirve. Las luces cambian sus colores, según el momento descripto, y, cada monólogo, tiene una tesitura diferente. En cuanto la realidad los aclama, ellos hablan en serio. Pero, en cuanto su corazón late más fuerte, vuelven al pasado. Hasta que encuentran la manera feliz de sobrevivir, que es al lado de cada una de sus vivencias ocurrentes. Así, esta familia continúa transitando y dando las mínimas explicaciones a una sociedad que siempre pide y pide más. Que se entromete en temas delicados y en la intimidad más profunda.

Electric mamma ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: