*** Septiembre 2019 ***

La sala baja sus luces hasta que se ilumina la cara de un personaje llamado Andrés. Él es abogado, fanático de la música que hace el tenista Guillermo Vilas y sin un rumbo fijo.

Este hombre de unos 40 años, nos narra su vida pero desde un plano muy específico: el sufrimiento, la desdicha y el poco valor que tiene para ser “alguien”.

Como su autoestima es inexistente, toda persona con la que se cruza, lo maltrata física y verbalmente. Andrés, no se da cuenta, que todos los acontecimientos que se van presentando día tras día, se vuelven en su contra y, repetidamente, siempre le ocurre lo mismo. Lo único que cambia es el escenario y la gente que conoce o frecuenta.

Loop, es una clara imagen de la realidad cotidiana de todo ser humano. Es un principio y un final, al igual que una vuelta de página para volver a empezar, cuando se pueda.

Loop, es un camino a veces elegido por comodidad y, otras tantas, por no tener energía para emprender algo nuevo. Es como la tan famosa frase: “mejor malo conocido que bueno por conocer”.

El protagonista nos pasea por distintas etapas de su vida, al parecer muy significativas, y que fueron dejando huellas en su corazón, difíciles de borrar.

Lo primero acontecido es el regreso a su casa de la infancia, que logra habitar después de mucho tiempo. Nunca imaginó volver al barrio de su niñez y verse metido en un conflicto con una muerte de por medio. Él nunca es culpable de nada, pero todo lo negativo se le pega como un imán, sin dejarle una salida placentera.

Su relación con las mujeres a nivel sentimental, son totalmente enfermizas y se enamora de un perfil igual, siempre. Al igual que el vínculo distante que tiene con su padre, quien pretende moldearlo a su gusto y preferencia, sin asumir que su hijo es diferente a él.

Esta tragicomedia, de un humor negro, por momentos, nos presenta a cuatro actores (Andrés Rossi —Andrés—, María Laura Santos —Alice—, Eduardo Peralta el papá de Andrés, Juan Manuel Castiglione el portero del edificio y Lizzi Argüelles Isabel, la vendedora de parcelas); que logran lucirse y transmitir: comicidad, odio, bronca, rencor, resentimiento, amor, pasión y dolor.

Loop es como un perfume concentrado que con más de una gotita, nos provoca un efecto, en la vida del protagonista, desagradable.

Andrés y su novia Alice – una policía super original e histérica -, Andrés y su nueva relación con una vendedora de parcelas en el cementerio, Andrés y sus diálogos con el portero del edificio donde vive, Andrés y su padre. Andrés vs Andrés podría resumirse. Él contra él mismo, aniquilándose de a poco, lamentándose por no encontrar ese cable a tierra. Intentando sobrevivir después de tanto dolor.

¿Lo conseguirá? ¿Logrará aceptarse y quererse? ¿Intentará vencer esas fronteras que lo separan de la alegría y felicidad?

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: