*** Julio 2017 ***

Hace un rato terminó el recital de una excelente cantante de tango. Ella, no solamente tiene el don en sus cuerdas vocales y afinación, sino que es capaz de interpretar un vals, una milonga, un estilo lento, otro más movido. Cuando tenía 9 años debutó en “Grandes valores del tango” y, desde ese momento, no paró de estudiar y seguir avanzando en su carrera.

María José Mentana, se presentó en el espacio de Homero Café (Cabrera 4946 – C.A.B.A) para mostrarnos su sabiduría en las letras arrabaleras, en las historias de los cantores de los años 40´ y para demostrarnos su don de gente.

Ella, con su vestuario en tonos de negro y plateado, se siente una mujer bella, se le nota en sus expresiones al sonreír e interpretar cada una de las estrofas. Su risa se va posando en cada uno de los espectadores, para ser reproducida a los momentos nuevamente. Acompañada por bandoneón y guitarra (Rubén Slonimsky y Ramón Maschio), nos hizo un viaje por diferentes canciones como: “Somos como somos” (Eladia Blázquez) y “Contame una historia” (Mario Iaquinandi – Eladia Blázquez), “Soledad” (Alfredo Le Pera – Carlos Gardel), Fruta amarga (Homero Manzi – Hugo Gutiérrez) y Milonga de corralón (Arturo De La Torre – Horacio Quintana).

La noche, realmente, estaba en llamas y todas las mesas del bar, completas. Si alguien llegaba a pasar caminando y quería asomarse, no hubiera tenido la oportunidad de formar parte del show. Sí, fue un Show. No hizo falta ponerle un escenario como en el Maipo, efectos especiales ni más músicos que toquen junto a ella; porque María José – como se hace llamar – es una estrella que sabe acomodarse a los distintos lugares dando lo mejor de sí misma.

Hubo una variedad enorme en cuanto a estilos de tangos: “Un momento” (Héctor Stamponi), “Garúa” (Enrique Cadícamo – Aníbal Troilo), “Pasional” (Mario Soto – Jorge Caldara), “Pequeña” (Homero Expósito – Osmar Maderna), “Jacinto Chiclana” (Jorge Luis Borges – Astor Piazzolla) y de yapa “La vie en rose” (Edith Piaf – Louis Gugliemi) fueron otros de los tantos poemas que pudimos disfrutar, cantar en voz baja y, aplaudir, cuando la ocasión lo ameritaba.

Homero reabrió sus puertas, como les contaba al principio, y es un pequeño sitio con lo justo y necesario para ambientar una noche mágica. A veces, los artistas no tienen la posibilidad de hacer su número en un espacio acorde. Pero en este caso, sí ocurrió y esta gran intérprete nos trasladó por los barrios porteños, a través de los cuales se fue situando la música tanguera.

Un dato que no es menor es el público espectador que se hizo presente. También acorde a la música. Cualquier persona que tomara una fotografía, podría asumir que la gente presente era del ambiente.

De repente, la zamba “La añera” (Atahualpa Yupanqui – Nabor Córdoba), comenzó a ser cantada por María José. Fue muy linda la versión que realizó ya que sus tonos más bien graves, fueron proyectando unas melodías dignas de ser bailadas. Pero al instante retomó su música con “Mi ciudad y mi gente” (Eladia Blázquez). Tuvimos el agrado de escuchar  “Che, bandoneón” (Homero Manzi – Aníbal Troilo), “Malena” (Homero Manzi – Lucio Demare), “Oro y plata” (Homero Manzi – Carlos José Pérez) y “Pedacito de cielo” (Homero Manzi – Enrique Francini y Héctor Stamponi).

Y, como todo espectáculo bello y perfecto, también hubo una sorpresa: Eleonora Barletta, como cantante invitada.

Dijeron que estaba dando sus primeros pasos firmes. Realmente parecía hacerlo hace mucho tiempo. Su vocalización y actuación, de cada tema interpretado, fueron exquisitas, a nivel auditivo. Un placer el haber tenido a esta artista en el recital ya que pudo lucirse y ofrecer otro tipo de tonalidad en las canciones, al tener un registro de voz diferente al de María José. Ambas se complementaron muy bien al cantar  “Honrar la vida” (Eladia Blázquez). Y ojalá el honrar la vida pudiese sentirse tan a flor de piel, siempre. Sea a través de una canción, de una palabra, de una caricia o, simplemente, de una mirada.

Tuvimos la suerte de sentir “Nostalgias” (Enrique Cadícamo – Juan Carlos Cobián) y “Absurdo” (Homero y Virgilio Expósito), ambos éxitos del tango. También, subiendo un poquito el ritmo, el “Candombe para Gardel” (Rubén Rada).

¡Qué ganas de bailar teníamos todos! Sepamos o no los pasos de cada uno de los ritmos interpretados por las dos artistas.

Con unas baldosas más en el Café, hubiéramos podido desplazar nuestros cuerpos y conmovernos aún más con estas letras fenomenales. Las sabremos o no de memoria pero, lo cierto, es que el Tango jamás va a pasar de moda.

Es un ritmo que podrá ser cantado por quien se anime y tendremos un abanico infinito de voces. En este caso elegimos en nuestro menú a María José. Una mujer delicada, en cada uno de sus movimientos, con una Voz sin límite (solo el que ella le ponga) y una personalidad digna de ser destacada. Su amor por el arte es tan grande que ayuda a las cantantes que recién empiezan y no son famosas. Su humildad, ahora nos damos cuenta, es la que la hizo brillar y ser la Estrella que fue, es y será por siempre.

Temas interpretados por María José: “Somos como somos”, “Contame una historia”, “Soledad”, “Fruta amarga”, “Milonga de corralón”, “Pasional”, “Pequeña”, “Jacinto Chiclana”, “La vie en rose” , “La añera”, “Malena”, “Honrar la vida”, “Nostalgias”. En dúo con Eleonora cantó: “Absurdo”, “Candombe para Gardel”, “Oro y plata” y “Pedacito de cielo”.

Temas interpretados por Eleonora: “Un momento”, “Garúa”, “Mi ciudad y mi gente”, “Che, bandoneón” y “Nostalgias”.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: