*** Junio 2019 ***

Entradas etiquetadas como ‘Marcelo Albamonte’

Minientrada

Mamá está más chiquita, tercera temporada

Mamá está más chiquita

OBRA GANADORA DE LA CONVOCATORIA “TEATRO MUSICAL” DE LA BIENAL ARTE JOVEN 2017

NOMINADA A “MEJOR ESPECTÁCULO MUSICAL” EN LOS PREMIOS LUISA VEHIL 2018

NOMINADA A “MEJOR ACTUACIÓN PROTAGÓNICA FEMENINA” (DÉBORAH TURZA) EN LOS PREMIOS HUGO 2017-18

“Clara, ¿te diste cuenta? ¡Mamá está más chiquita!”.¿Y si Diego tiene razón? ¿Y si Rita se está empequeñeciendo y pronto va a desaparecer? Cuando el diálogo franco es temido, el juego parece ser la forma más viable de enfrentar ciertas verdades.
Libro: Ignacio Olivera

Actúan: Beatriz Dellacasa, Nahuel Quimey Villareal, Paloma Sirvén, Déborah Turza, Tomás Wicz

Músicos: Franco De Paoli, Juan Pablo Schapira, Marco Siracusano, Juan Ignacio Unzurrunzaga

Vestuario: Marisol Castañeda

Escenografía: Lula Rojo, Gastón Segalini

Maquillaje: Betsabé Solange

Diseño de luces: Samir Carrillo, Caio Senicato

Redes Sociales: Agustina Boria, Tatiana Boria

Audiovisuales: Agustina Boria, Tatiana Boria

Música original: Juan Pablo Schapira

Letras de canciones: Ignacio Olivera, Juan Pablo Schapira

Fotografía: Tatiana Boria, Juan Ignacio Coda

Comunicación: Maylén Sandoval

Diseño gráfico: Martín Bayne

Asesoramiento coreográfico: Diego Bros

Asistencia de dirección: Augusto Moreno

Asistencia De Montaje: Adam Ledesma

Arreglos Vocales: Juan Pablo Schapira

Producción: Facundo Suenzo

Dirección musical: Juan Pablo Schapira

Dirección: Marcelo Albamonte

Este espectáculo formó parte del evento: Bienal Arte Joven Buenos Aires 2017

Duración: 90 minutos

Clasificaciones: Teatro, Adultos, Musical, Artes Escénicas

EL GALPÓN DE GUEVARA

Guevara 326 (CABA)

Teléfonos: 11-3908-9888

Entrada: $ 400,00 – Jueves – 20:30 hs – Hasta el 27/06/2019

Anuncios
Minientrada

Cómo quisiera ser animal

Zoomos libres1

Ficha Zoomos libres¿Puede existir un derecho más importante que la libertad?

Sin ánimos de convertir una crítica teatral en una descarga social y política, mi deber como periodista y ciudadana, es consagrar al reino animal. Un reino que, tantas veces y en reiteradas ocasiones, se menosprecia, se pretende subordinar a la especie humana, se intenta convertir -mediante la domesticación y diversos mecanismos- en seres cuasi idénticos al hombre.

Mientras observo la comedia musical Zoomos libres (creada por Mariano Taccagni y Agustín Konsol), comienzo mi introspección, me cuestiono por las veces que de pequeña iba a visitar animales encerrados, les daba de comer, repetía ritos y costumbres y deconstruyo lo establecido por el capitalismo.

Es entonces cuando las puertas de un zoológico se abren y se decide que los animales que lo habitaban y, estaban y/o habían nacido en cautiverio, sean libres. “¿Qué pensás que vas a hacer, cómo sobrevivirás? “ De aquí en adelante, estos seres tan peculiares se irán tropezando con diversos obstáculos de la sociedad, al mismo tiempo que el temor se apoderará de ellos. ¿Para qué pueden querer ser libres si no tienen a dónde ir ni cómo desenvolverse? Estos animales, no han tenido la oportunidad de aprender lo que su instinto les otorga de nacimiento. Son seres que tienen su rutina, que se enamoran, juegan, socializan y no parecen precisar esa libertad tan discutida.

A su vez, Fredy (Mariano Taccagni), el guardia del zoo, los irá acompañando en esta aventura frustrante hasta que ellos mismos decidan, por fin, lo que desean para el resto de sus días.

“Pero de mí, puedo decir que estoy vacío, sin sus graznidos, sus monerías, sin mis amigos”…

¿Acaso alguna vez se les ha consultado si necesitan algo, si son felices comiendo el alimento que se les brinda, si desean estar más o menos limpios, si las rejas no los aprisionan notoriamente…?

“Libertad, ¿para qué, para quién?”

Inevitablemente, la noticia del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires acerca de cerrar el zoológico de Palermo, no es un tema menor. No es algo que sobrevuele y se olvide. Han dejado morir a varias especies de animales en extinción, se los ha maltratado, se los ha abandonado. Y todo, mientras las criaturas junto a sus padres recorrían cada celda, cada prisión y, seguramente, nadie se ha detenido a llorar por el dolor ajeno. ¿Para qué? Si son menos que los humanos, si tienen que divertir, si están como en vidrieras, si las características peculiares de cada animal y especie determina que una ciudad tan contaminada como la capital no les otorga la naturaleza y hábitat que merecen.

“No te ilusiones, las personas son complejas” – canta uno de los animales que van conociendo el reino no animal.

Sin lugar a dudas que esta pieza artística emociona, entretiene, nos pinta una sonrisa inmediatamente y consigue su objetivo principal que es concientizar: “¿A dónde ir, a dónde irás?”

Entre la presencia de la excelente actriz Jimena Gonález que interpreta a Isadora y las ocurrencias que irán dándose paso, es que Zoomos libres dejará pintada su huella de colores en este camino de la vida que podrá ser de un modo para unos y de otro para otros. Lo más importante es ser quien se quiere ser y jamás dejar que un “superior” anule la alegría.

Coreografías atractivas, canciones con letras que invitan a la reflexión, estilos musicales que realizan un interesante recorrido desde el rock hasta el género melódico, una estética y escenografía realmente encantadoras, sumado al talento de los actores es que Zoomos libres deberá seguir en la cartelera para cumplir con la misión de llegar al corazón de cada familia Argentina.

“Quiero quedar bonita y ser una jirafa glamorosa” – emite este esbelto animal, pretendiendo concretar uno de sus sueños de coqueta. Letras perspicaces que le dan voz y voto a estos cariñosos y extrovertidos personajes, de la mano de su guardia-amigo, una aventura sin límites que nos permitirán conocer los deseos de quienes no hablan como los humanos sino a su manera.

Mariela Verónica Gagliardi

 

Nube de etiquetas