*** Noviembre 2017 ***

Entradas etiquetadas como ‘Francia’

Minientrada

Un espejo que muestra oscuridad

Intrusión1.jpg

Ficha IntrusiónSomos humanos y, por lo general, pretendemos tener todo bajo control, organizado, planificado, estructurado… Cuando eso no ocurre, nos desesperamos por saber qué pasará, por qué las cosas se escapan a nuestra mente y quedamos en un desconcierto profundo.

La obra de teatro Intrusión (adaptación de Intrusión, escrita por Frédéric Sonntag y dirigida por Leonardo Saggese), es una propuesta interesantísima para conocer, porque se puede observar cómo con el correr de los días dos parejas (compuestas por: Johanna Aravena, Leandro Lombardi, Matías Rossomando y Gabriela Seminara) comienzan a transformarse por completo. Como si el encierro en que se encuentran les hiciera descubrir un mundo ignorado hasta entonces: el de la introspección.

¿Quiénes son, qué buscan, qué pretenden al irse de viaje por tiempo indefinido a una casa perdida por ahí, en el medio de la nada?

No será un Gran Hermano pero sí un primer paso a darse cuenta que juzgar no es una herramienta para crecer y evolucionar sino todo lo contrario.

Intrusión es un drama y es terror a la vez. Una conjugación exquisita para quedar absorto y en suspenso durante cada escena que se sucede. Por eso es que no habrá momentos para reír sino situaciones para sentirse reflejados, intrigas que quizás no se resuelvan o, tal vez, un desenlace que abra más interrogantes que certezas.

Intrusión es una historia para devorar de principio a fin, con un compromiso actoral por parte de la protagonista (Clara Pino) que conmueve muchísimo. En la destreza de esta actriz se puede observar una composición del personaje en la que se pone en juego tanto la parte corporal como artística. Ella, tiene la gran responsabilidad de transmitir sin hablar. De atravesar el espacio escénico, atrozmente. Sus ojos, su desconcierto, su imagen, su dulzura y cada uno de sus dotes podrán convertirse en todo lo opuesto de un instante a otro. No puedo más que remarcar y enaltecer su interpretación ya que la esencia de esta obra se centra en los sentimientos y para ello es preciso tener un nivel muy alto de actuación.

En lo que respecta a la escenografía, la misma está compuesta por todo lo necesario para ubicarnos en tiempo y espacio, al igual que la iluminación que marca el paso de las horas. Y, en lo que se refiere a la dramaturgia, está presente la pluma francesa para detenerse en el gesto más singular y avanzar desde allí.

Permanecer en el silencio no es para cualquiera y por ello el contraste con el resto de los personajes verborrágicos que precisan de la palabra para comunicarse, para discutir y para aislarse inclusive.

Imagino esta puesta en blanco y negro, sin música, sin luces que cambien, solo con una blanca y tenue. Imagino a este ser humano que va transformándose -como lo muestra la obra- en, quizás, lo más temido para los inquilinos.

El ser humano necesita sentirse reflejado en otro. Aquí, entonces, ocurre lo contrario. No se sabe de dónde viene esta criatura “celestial”, ni qué pretende, ni por qué los eligió a ellos. Ni siquiera se sabe si existe o es parte de la imaginación de todos. De la necesidad, imperiosa, por crear a alguien distinto y utilizarlo para superarse día tras día.

Mientras tanto, el horror surgirá y todas las miserias del hombre saldrán a la luz. Esa luz que no siempre se tiene ni se pretende tener. En medio de la nada, entonces, aparecerá alguien que los hará reflexionar como nunca antes pensaron. La brutalidad, el exceso y el extremismo los convertirá en quienes son.

Mariela Verónica Gagliardi

Anuncios

Nube de etiquetas