*** Noviembre 2017 ***

Entradas etiquetadas como ‘florencia otero’

Minientrada

Entrevista a Meri Hernández de “Quién retiene a quién”

Ella es una de las actrices de “Quién retiene a quién” (Hereafter, de Vinnie Favale y Frankie Keane), la obra que acaba de estrenarse,  y, a su vez, es quien consiguió los derechos de este musical que es oriundo de Broadway y que tuvo la suerte de ser llevado a la pantalla grande años atrás.

Meri Hernández nos cuenta varios detalles del proceso creativo y del mundo de los muertos, de las despedidas, de ese duelo que tan difícil resulta y que, muchas veces, no sabemos cómo procesar.

Desde que nacemos, tenemos la certeza que algún día moriremos. ¿Cómo surge la idea de llevar adelante este musical con una de las temáticas que más preocupan al ser humano?

La verdad es que el musical Quién retiene a quién, me encontró de casualidad. Esas casualidades que por algo suceden. Buscaba material para Espacio Lemos , donde dicto clases, y me enamoré de la canción “Waiting”. Y como no encontraba la partitura para enseñar el arreglo, Melu (hoy parte de la producción) escribió a los autores y ellos mandaron todo el material. Leí la obra entera y escuche el resto de las canciones ¡y fue amor a primera vista! Por otra parte , pienso que es un tema sensible del cual todos tenemos algo por decir. La muerte de los seres vivos es inevitable y las preguntas que esto genera son sinfín. De todas maneras, la obra tiene mucho humor, no recae solamente en lo solemne acerca de la muerte. Creo que el musical aborda la muerte de una manera muy humana y natural. De manera que te podés identificar con el material.

¿Cómo se logra el duelo perfecto?

Creo que no hay duelo perfecto. Las personas tienen tiempos y maneras distintas de encarar la muerte y el duelo es algo muy personal. ¿Tener un duelo perfecto es creer que no hay más que bellos recuerdos de la persona que ya no esta viva? ¿Es no tener pendientes? No lo sé. En la obra hay un personaje que está esperando reencontrarse con su hijo después de 30 años. ¿Serían 30 años de duelo? ¿Tiene las heridas abiertas aún 30 años después? ¿Es mucho? ¿Es poco?. Creo que no hay un tiempo limite para el dolor, tiene que ver con las personas que lo sufren. Por eso creo que no hay duelo perfecto. Hay emociones varias, para cerrar una historia o recordar a una persona que hoy ya no está en este plano. Creo que la pregunta me trae más preguntas. 

¿Cómo fue el proceso actoral desde el primer contacto con el texto? ¿Existió un momento en que el espíritu de la muerte ya se había apoderado de estos personajes?

El proceso con el texto  fue muy natural. Juan Álvarez Pardo (nuestro director) trabajó con nosotros para no caer en lo obvio con respecto a la muerte y sacarnos del lugar solemne y llorón que por ahí a veces el tema “muerte” pide.  La verdad que fuimos dejando que los personajes aparecieran, que los lazos y vínculos se formaran. Las tres historias que se cuentan son sobre madres e hijas/os que necesitan volver a verse para poder cerrar su historia en paz. Lo mismo pasa con el personaje del médium ( Fabian Vena), quien también tiene una historia personal por resolver. En la obra, los espíritus son quienes finalmente tienen que decidir si hacen contacto o no con sus seres vivos ya que en la trama se plantea que, una vez hecho el contacto, pasarán al más allá. Tratamos de trabajar el texto desde la verdad de estos 8 personajes. 

¿”Quién retiene a quién” podría decirse que es una jugada doble como para concientizar sobre el más allá en caso de que exista?

La muerte es una incertidumbre. ¿Qué nos pasa después? Nadie sabe… y ahí es interesante poder pensar que pasa lo que cada uno crea que tiene que pasar. Hay gente que es feliz pensando que se va a reencontrar con sus seres queridos. Hay gente que piensa que se revive en otra vida para aprender aquello que hicimos mal en la anterior. Hay gente que cree que se apaga la luz y no pasa nada más, eso es muy personal . Yo creo que la obra te deja preguntas, o te deja reflexionando. Pero no entrega respuestas. 

¿A dónde van esas almas que no supieron exprimir sus vidas?

En la obra las almas no están ahí retenidas  como castigo por no haber aprovechado sus vidas, sino que acompañan a sus seres queridos mientras viven. Van a un lugar… pasan a otro plano, pero no dicen a dónde… supongo que depende de cada persona dónde el alma termina.

¿Es más fácil digerir la angustia con canciones y música?

Yo creo que la música es de gran ayuda. Genera momentos y climas hermosos, en el piano Hernán Matorra nos guía con calidez por cada canción. Claro, también, con las palabras que Marcelo Kotliar supo encontrar para cada una. Creo que la música acompaña, pero no aliviana. Hay veces que la música eleva lo dicho, refuerza. Es redondo el intercambio entre la palabra y la canción. Y entre las voces nuestras guiadas por Florencia Carchak. Pero no sé si es más fácil, la angustia es angustia. 

¿Se puede estar muerto en vida?  

No lo sé. Yo soy una entusiasta de la vida, del hacer, no me imagino siendo una persona apática a la que las cosas le sucedan sin capacidad de reacción o disfrute. Nunca digo nunca, pero no me pasó. En la obra se toca un poco este tema, uno de los personajes dice que puede esperar toda la vida hasta hacer contacto con su ser querido. Y el personaje con más experiencia en el tema del duelo, le dice que tiene que tener cuidado… y prestar atención a los que quedan vivos, al aquí ahora. Porque sino va a perder mucho mas que un ser querido. Supongo que tiene que ver con esto de estar muerto en vida. 

Los vivos podemos reflexionar. ¿Y los muertos, qué queda para ellos?

En la obra todos reflexionan. Los vivos tratando de cerrar cuentas pendientes, empatizando con las pérdidas de los demás personajes. Y los muertos tienen esperanza -me parece o así me gusta pensarlo a mí-, que en la obra ellos se van adonde cada uno soñó. Y también reflexionan sobre lo que vivieron, sea mucho, poco o el cómo lo vivieron. 

Nuestra cultura no es muy amiga de mantener una conversación con alguien que ya no está físicamente. ¿Después de ver esta propuesta cambiarán de idea?

Yo creo que la muerte es un tema que genera mucha intriga. Genera algo de miedo, mezclado con ganas de saber. Vértigo a lo desconocido. ¿Quién no conoce a alguien que fue a una bruja, a una astróloga , a una armonizadora? El futuro es un misterio y a la gente lo desconocido le da miedo y a la vez ansiedad. Lo que está fuera de mi control, me puede asustar. Pero todos fantasean con poder saber. Por ahí no lo llevan a cabo, pero seguro se les cruzó por la cabeza. ¿Quién no jugó al juego de la copa de chico ? Uno imagina que será como en las películas. La verdad no sé si va a cambiar por ver la obra, pero supongo que algunos del público lo pensarán.

¿Por qué habría que ir a ver este musical?

Tienen que venir a ver Quién retiene a quién, porque es una obra que te deja pensando. Que te invita a transitar por diferentes emociones. Pasás de reír a carcajadas, a llorar, a emocionarte. Y cuando uno genera algo en el otro haciendo teatro es una sensación maravillosa. Ver la reacción inmediata del público es hermoso. Como público también es hermoso estar sentado en una butaca y meterse en una historia que me provoque millones de sentimientos.

La música es increíblemente bella y, por sobre todo, es una historia que habla sobre las relaciones humanas, las cosas no dichas y el hacer las paces con uno mismo. Porque tenemos un elenco que la rompe y un equipo de trabajo que lo deja todo en el escenario.

 

Anuncios
Minientrada

La bella durmiente en el Kairós

IMG_20160719_131530_218

Ha nacido la Princesa Aurora. Es un día de enorme alegria en el palacio, la Reina ha organizado una gran fiesta y se ha invitado a toda la población. A todos menos a Maléfica. Indignada y enfurecida la malvada bruja lanzará sobre la princesa un oscuro hechizo que sólo podrá ser contrarrestado con el primer beso de amor.

Durante las vacaciones de invierno de martes a domingos vení al teatro a revivir la magia de este clásico de todos los tiempos. Una aventura dinámica, divertida y sorprendente para toda la familia.

Ficha artístico-técnica

Versión: Sebastián Zaus
Actúan: Cecilia Dellatorre, Milagros Gallo, Bárbara Goldschtein Casariego, Lucía Machado, Florencia Otero, Iago Scippo
Escenografía: Lupita Sosa Martínez
Asistencia de dirección: Lucía Machado
Prensa: Analía Cobas, Cecilia Dellatorre
Producción ejecutiva: Azucena Producciones
Coreografía: Lucía Machado
Dirección: Sebastián Zaus
Duración: 60 minutos
Teatro El Método Kairós
(El Salvador 4530 – C.A.B.A.)
Teléfonos: 4831-9663
Web: http://www.elmetodokairos.com.ar
Funciones: Domingos, martes, miércoles, jueves y viernes, 15:30 hs y 16:30 hs. Sábados 14:30 hs.
Hasta el 31 de julio

Minientrada

“Los elegidos”, una película de Rodolfo Mórtola

Los elegidos filmEn un pueblo de la provincia de San Luis, vive un matrimonio de ancianos con sus dos nietos. Ellos, a diferencia del prototipo de jóvenes, quieren ser cantantes líricos. Para esto, reciben una propuesta para estudiar en la Capital Federal.

Lejos de lo que pueda creerse, este polo céntrico, alberga muchas controversias, disturbios, perversión y caos. Allí estarán estos hermanos, soñando cambiar sus vidas para siempre.

“Los elegidos” (de Rodolfo Mórtola) es una película argentina protagonizada por: Pablo Heredia (Martín), Florencia Otero (Estela) y Rodrigo Gosende (Román).

La misma comienza de una manera un tanto frívola y creemos estar transitando por un mundo musical en medio del suburbio de la ciudad. Pero, más adentrada la historia, nos conmovemos por la inmensidad que manifiesta. Esto se logra gracias a los tres personajes -totalmente opuestos uno de otro- que se inmiscuyen en terrenos diferentes y nos hacen vivir la profundidad de cada vida.

Dentro de la intimidad, surgen hilos tan delgados que están a punto de quebrarse con tan solo mirarlos. Las rivalidades existirán en este trío que en un principio es unido, fuerte y divertido; hasta que se abre para darle lugar a la individualidad de cada ser.

Considero que la gran diferencia entre un ambiente y otro, permiten y logran empatizar con un tipo de espectador u otro. Por un lado, Estela, con una voz increíble cantando en sitios no muy distinguidos, impidiéndole llevar a cabo una carrera artística de verdad. Y, por el otro, los dos jóvenes que llegan con mucha energía a Buenos Aires para cumplir sus metas, las cuales no solo no podrán lograr sino que se tropezarán con demasiados obstáculos. Con respecto a las trabas, serán las que le muestren la luz a Martín para que conozca un mundo espiritual que nunca había tenido en cuenta. Sin embargo, su hermano no correrá con la misma suerte ya que sus debilidades lo harán flaquear antes de lo previsto.

Las cámaras recorren la ciudad con paneos y se centran, sobre todo, en los primeros planos. Como congelándose, durante segundos, podemos observar sus alegrías, tristezas, melancolías y cada lágrima que recorre sus mejillas sin piedad. En cuanto a la fotografía, utiliza los tonos más oscuros -como negros, grises, marrones- para pintar una realidad conmovedora y triste, contrastando con pocos momentos de la película en que las tonalidades más rojas se apoderan de la pantalla gracias a la presencia de la diva del espectáculo.

Existe un gran trabajo de dirección ubicado en el detalle. Cada objeto, accesorio o palabra dicha no deben ser pasados por alto ya que, entre todos, construyen un universo futuro -sin el cual no tiene sentido contemplar el guión-.

Se puede disfrutar, plenamente, el personaje de Martín por su delicadeza, precisión y actuación. Lejos de ser mostrado como el galán que ya es, en esta oportunidad le permite su rol, lucirse como intérprete y demostrar que una cara bonita es mucho más que eso. Resulta imposible no identificarse con él, quien sueña con algo que no puede ser y, sin embargo, encuentra otra vocación que se basa en ayudar al prójimo. Allí radica su servicio, su humanidad y el amor con el que intenta curar hasta lo imposible.

Como le dice, en cierto momento de la película, el Padre Anselmo (gracias a quien se conoce por completo): la fe no produce milagros. Es a la inversa. Y, justamente, en torno a esta temática girará la historia. Una historia profunda, sentimental y bien lograda. No existen exageraciones sino un rumbo adecuado que oscila entre el excelente argumento y las actuaciones naturales.

Si bien todas las escenas tienen rasgos interesantes a analizar, las que se establecen entre Daniel Tedeschi y Pablo Heredia me lograron atravesar hasta las vena, notando cómo el Padre le imparte enseñanzas a Martín, abrigándolo no solo como párroco sino como abuelo, amigo y humano.

¿Los elegidos? ¿De quién, para qué?

Tienen el don de la voz, del canto y la posibilidad de hacer lo que aman. Por debilidades personales no cumplirán con lo que sus corazones quieren. Ellos serán tres más del montón, habiendo sido escogidos por una divinidad para que marquen la diferencia.

Mientras Román muestra su cuchillo, se pueden tramar las peores conclusiones, quizás erradas o ciertas. A la vez que Estela dará a conocer su vida, su piedad por el más débil y su entrega, inocente, que la hará pagar por algo que no merece. El que sale más ileso de todo es Martín, por su gran conexión con Dios. A pesar de haber perdido a dos de las personas más importantes en su vida, su integridad como persona lo mantienen a salvo.

La solidaridad, el egoísmo, la competencia y el amor; son los sentimientos que más se marcan a lo largo de Los elegidos. Un interesante trabajo que enlaza situaciones quizás olvidadas por muchos y recordadas por algunos: los que tienen esa luz para marcar la diferencia sin necesidad de derribar a nadie.

Los elegidos ficha

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

Cartas en el aire, de Geraldine Farhat y Corina Harry

Cartas en el aire

Estreno

Domingo 17 de marzo 19:30 hs.

Funciones: Domingos 19:30 hs

Korinthio Teatro (Mario Bravo 437 – C.A.B.A)

Entradas: $70

Duración: 60 minutos.

El espectáculo relata trazos de la vida de personajes, de distintas épocas y edades, con un penetrante lenguaje poético tanto en los textos desarrollados por las autoras como en las canciones. La fuerza visual invita al espectador a completar cada historia al recorrer las imágenes sutilmente propuestas desde el escenario.

Cada escena se desliza a la siguiente en un tramado fino pero contundente confluyendo en un punto final donde la fusión de la música y la palabra sorprende, sin dejar de emocionar.

FICHA ARTÍSTICA

Elenco: Geraldine Farhat, Nicolás Rodríguez / Arreglos y dirección musical: Corina Harry / Puesta en Escena y Dirección General,  Diseño de espacio escénico y luces: Corina Harry.

FICHA TÉCNICA

Vestuario/Utilería: Furia Americana – Nora Pavón / Estilista y Peinados: Hugo Reynoso / Asistente de producción: Romina Trupa / Diseño gráfico: Gianpiero Bosi / Producción General: Geraldine Farhat / Prensa: Circular Prensa.

Geraldine Farhat

Actriz, cantante y docente. Se formó con Cristina Banegas, Norman Brisky, Julio Panno, Pablo Razuk, Carlos Ianni, Alejandra Darín, entre otros. Estudió dramaturgia y dirección.
Como cantante se formó con Julio Saraví,  Susana Naidich, y con Sandra Guida, Karina K, Mónica Núñez Cortés y Carlos Gianni.
Sus últimos trabajos fueron “Mambrú vuelve de la Guerra” protagonizado por Florencia Otero y Germán Tripel. En el 2012 integró el elenco de”Mujeres con equipaje”, un musical protagonizado por: Laura Miller, Ana María Cores, Sabrina Artaza.
Además”El flautista de Hamelin” versión musical protagonizada por Millie Stegmann y “El caballero de la armadura oxidada”, comedia musical de Robert Fisher, bajo la dirección de Corina Harry.

Corina Harry

Profesora Nacional de Piano, Compositora Musical, Directora Teatral y Locutora Nacional.
Estudió actuación con Carlos Gandolfo, Augusto Fernández e Inda Ledesma, entre otros. Composición con Valdo Sciamarella y Virtú Maragno, y canto con Alicia Scaglia, Susana Corbacho y Magdalena León, entre otros.
Como cantante solista grabó los CDs “Homenaje a Edith Piaf”, “Ne me quittes pas” y “Mi Patria”. Protagonizó “María de Buenos Aires” de Piazzolla – Ferrer, en the National  Hispanic Cultural Center. Albuquerque, Nueva México, USA bajo la batuta de Javier Lorenzo. Compositora de la música original de más de quince obras infantiles, trabajando junto a “Los Marrokos” durante una década.
Como puestista  estrenó mundialmente  la comedia musical de Robert Fisher “El Caballero de la armadura oxidada”, obra que se presentó en varios escenarios argentinos y del exterior bajo su dirección.
Dentro de sus obras teatrales estrenadas en los últimos años figuran “Claveles azul marino”, dirección Miguel Ángel Porro y “Madres de Tela”.

“Cartas en el Aire” formará parte de la programación 2013 del KORINTHIO TEATRO que re abre sus puertas con un espacio renovado y su calidez de siempre. La sala que se encuentra íntegramente reciclada y calefaccionada en planta baja, cuenta con capacidad para 60 espectadores, pasa a formar parte del creciente circuito teatral del Abasto en Mario Bravo 437 C.A.B.A (y Valentín Gómez) a metros de Av. Corrientes.

 

Nube de etiquetas