*** Noviembre 2017 ***

Entradas etiquetadas como ‘Alejandro Ibarra’

Minientrada

Webber´s night

Andrew Lloyd Webber1

Sin lugar a dudas que existen varios compositores y creadores de musicales y comedias musicales en el mundo que deleitan con su pasión por el canto. Estados Unidos e Inglaterra son las cunas de los musicales más famosos y el homenajeado en esta pieza artística es el genial y talentosos Andrew Lloyd Webber, quien creó The Phantom of the Opera, Evita, Song and dance, Cats, Love never dies, The vaults of heaven, Aspects of love y Starlight express, entre algunos de los más conocidos y que tendrán ocasión a lo largo de la presente velada teatral.

Un elenco de artistas con vestuarios realmente de gala, sorprenderán con sus voces y harán que Velma Café se convierta en un escenario digno de ser recorrido con aplausos.

Diferentes tonalidades vocales, estilos, expresiones y formas se conjugarán de un modo diferente y heterogéneo. Así será como Los musicales de Andrew Lloyd Webber (musical dirigido por Matías Ibarra) podrán ser apreciados, conocidos y puestos al alcance de toda persona amante de este género y, claro está, del compositor.

El 22 de marzo de 1948 nace este genio en Inglaterra y cada una de sus composiciones le fueron otorgando drama a las hisotorias montadas, magia, vuelo y mucho vigor a cada uno de los relatos. Nacido en una familia de músicos, a los 9 años escribió su primera composición y ya en 1967 escribe, junto a Timothy Rice, la obra Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat, en 1971 le toca el turno a Jesus Christ Superstar, a Evita en 1976, Cats en 1981, cinco años después The Phantom of the Ópera, y continúa el listado.

Observando a mi alrededor pude encontrar a un público muy cálido que apreciaba a este grupo de cantantes y, también, a quienes no estuvieron del todo conformes con la puesta en escena. Sucede que siempre que se realice un homenaje a alguien tan conocido (al igual que ocurre con obras de teatro pertenecientes a autores clásicos) se puede discrepar mucho en cuanto a si se respetó o no su estética, si le otorgaron algún sello propio y tantas otras cuestiones que podrían analizarse de acuerdo a la apreciación de cada espectador y su contexto.

En lo particular puedo esbozar una alegría enorme al notar cómo se creaba una energía que envolvía al elenco, que los dotaba de esa calidez para unirse y cantar.

Todo fue prolijo a nivel estético y las sonrisas reinaron en cada uno de los cuadros presentados del universo Webber.

En cuanto al acompañamiento musical brindado por el pianista Mauricio Griotti, se pudo sentir una linda atmósfera que combinaba sonidos y voces.

Manteniendo el idioma original de cada una de las canciones, quien sea fanático de los musicales londinenses podrá suspirar de alegría y no sufrir por malos doblajes, pero quien no comprenda perfectamente el inglés ni la esencia de las letras podrá suspirar por la energía transmitida por sus artistas. Dos formas de disfrutar, de sentir y de abrazar los musicales.

ficha Webber

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Minientrada

Unidos, jamás serán vencidos

Los tres mosqueteros1

Miguel Cervantes con su Don Quijote de la Mancha impulsó a varios escritores y ensayistas a relatar diversas aventuras entre caballeros, atravesando lugares hostiles y teniendo que combatir para avanzar. En 1615 se publica el primer tomo y esta otra historia toma su esencia, humor y valentía para que triunfe la ideología y, por supuesto, el amor.

Francia es el lugar en que se desarrolla Los tres mosqueteros, una novela que se escribe dos siglos después que la anterior y dentro de la que se pueden analizar los lazos entre instituciones, entre el pueblo y entre ambos.

En 1617, Luis XIII logra acceder al poder ordenando que maten a Concino Concini y, luego, le pide a su madre que se exilie del país para poder poner en el trono a uno de su agrado: el duque de Luynes.

Unos años son atravesados por continuos enfrentamientos entre madre e hijo, enfrentamientos con ejércitos de por medio e inclusive una guerra civil. Cuando la paz, por fin, llega el rey hace lo posible para que se permita profesar la religión católica que había sido prohibida por los protestantes. Su apodo de El justo, se le otorga gracias al equilibrio que consigue establecer entre ricos y pobres.

Eran momentos en que la Iglesia y la Monarquía retenían el poder absoluto de la población, de las decisiones y del porvenir de un Estado. Así fue como la figura del cardenal Richelieu se torna relevante en la historia y esta dramaturgia de Los tres mosqueteros, una dramaturgia en que tres hombres luchan por sus ideales, arriesgan sus vidas y se unen para derribar el mal.

Esta puesta en escena (con libro y letras y dirección de Hernán Espinosa) está basada en la novela original de Los tres mosqueteros (Les trois mousquetaires) de Alexandre Dumas pero con varios tintes diferentes que la vuelven más dinámica y entretenida.

Hace dos días murió el padre de D’Artagnan (Patricio Arellano), quien será el héroe y protagonista de la historia. Este adolescente desea formar parte de la Compañía de Mosqueteros del Rey (integrada por Athos, Porthos y Aramis) y, justamente, lleva consigo una carta de recomendación redactada por su progenitor que debe hacérsela llegar a Tréville para tal efecto.

A partir de esta noticia, son varias las luchas, enfrentamientos y muertes que ocurren, haciendo prevalecer antes que nada a la fidelidad. Estamos ante una historia que ocurrió hace cientos de años atrás y, sin embargo, existen varias cuestiones que ni siquiera en nuestros tiempos logran resolverse. Se trate de Francia, de un país europeo o de nuestra querida patria argentina.

El enfrentamiento entre personas y el egoísmo quizás nunca se extingan, aunque queda en cada uno unirse a sus semejantes o quedar marginado o puesto en la misma bolsa que quien “domina”.

¿Por qué es importantístimo este drama?

Entre algunos de los puntos más destacables está la amistad, ese vínculo que solo existe por amor y que es muchísimo más trascendente que el amor en una pareja. La amistad es la única relación que tiene su fundamento en la elección personal. No hay condicionamientos, posesiones ni ataduras. Esto es lo que les permite a los cuatro mosqueteros el recorrer Francia e Inglaterra, defender el trono de la Reina Ana, cuidarla ante todo tipo de adversidades, demostrar que la religión es una cosa y la institución otra muy diferente.

Mientras que el Cardenal Richelieu confirma que es el propio diablo, logramos observar las atrocidades que giran en torno a Dios y a la muerte. Este carismático mensajero del Señor está unido a Milady de Winter y el Conde de Rochefort, ambos detestables y detestados por el pueblo entero.

Más allá de la mágica puesta en escena, de los glamorosos vestuarios de época y de las canciones que abrazan a cada intérprete y a la historia misma; lo que reluce es el romanticismo. Encuentros y desencuentros nos llevan de la mano hacia un sendero plagado de sentimientos profundos, de pasados sepultados y de un presente prometedor para algunos.

Con respecto al contexto político real de Francia, dista en cuanto a la cronología pero lo impresindible está narrado tanto en la novela de Dumas como en esta versión adaptada por Espinosa. Por el lado de los protagonistas, también se respetan los del libro aunque no los vinculos establecidos entre ciertos personajes ni los modos en que mueren algunos de ellos.

Este musical acierta en modificar el libreto y adaptarlo a su favor, consiguiendo que el público este espectante y llorando hacia el final. Así, el factor sorpresa logra su cometido sin estar pendientes de la parte que vendrá.

Uno para todos y todos para uno es el emblema de estos mosqueteros tan humanos que no temen en sacar sus espadas y derribar a todo aquel que intente perturbar la paz y serenidad.

Mientras la música de Damián Mahler, ambiente cada escena y canción, la historia nos deja varios interrogantes, una puerta abierta y la certeza de que siempre que unamos fuerzas podremos conseguir aquello tan soñado. Podrá ser una sutileza o el mayor placer, aquel que nos hace pasar noches de insomnio, aquel que no nos permita cerrar los ojos porque, tal vez, ya lo hayamos conseguido.

Los tres mosqueteros ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada

Se re-estrena “El club del hit”

ClubShow Choirs Argentina

Presenta

 EL CLUB DEL HIT

      Rutilante Extravaganza Musical

De Matías y Alejandro Ibarra

¡El suceso musical de 2013 llega a calle Corrientes!

*El primer espectáculo musical hecho en teatro por un show choir*

 Martes 21 hs

 Sábados 0 hs

 Teatro Tabarís – Av. Corrientes

 Entrada General: $120

En la boletería del teatro o en Plateanet

¿QÚE ES UN SHOW CHOIR?

Con una larga tradición en las escuelas norteamericanas, un Show Choir es un coro en dónde sus miembros combinan el canto coral con el baile en un repertorio de música popular. Durante las últimas décadas, esta modalidad se ha hecho cada vez más popular en todo el mundo.

En el año 2010 los hermanos Ibarra crearon el primer Show Choir de Argentina.

Hoy utilizan esta modalidad para montar esta review musical con algunos de los hits populares más recordados de las últimas décadas.

Treinta artistas en escena y estrellas invitadas, en un recorrido por los hits más recordados. Con canciones de Rafalla Carrá, Natalia Oreiro, Fito Paez, Abba, Valeria Lynch, Xuxa, Violeta Rivas, entre otros.

::TODAS LAS FUNCIONES CON ARTISTAS INVITADOS::

Elenco

Andrés Vaca, Antonella Posso, Camila Zitelli, Chechu Vargas, Diego Sebastián Giannini, Enrique Jáuregui, Estefanía Alati, Facundo Banuera, Facundo Magrané, Felipe Fernández Tarigo, Gracian Quiroga Paez, Ignacio Zeytuntsian Maiza, Jonatan Knecht, Jonathan Bromberg, Leonardo Calvo, Lucía Sol Sciacca, Lucre Orlando, Luis Rojas Narváez, Hernán Cáceres, Mariano Magnífico, Maxi Tamborini, Cintia Noelí Bovati, Romina Julieta Ruiz, Rosario Ferrari, Sheila Saslavsky, Sofía Castro, Sofía Val, Valeria Ariosto, Virginia Calderón, Yoselí Merlos.

Reemplazos

Carolina Castro, Damián García, David Okada Caldas, Demián Silveira, Jorge Adrián Bar, Laurencia Sbruzzi, Mariana Carlassara, Paula Tellechea.

Ficha Técnica

Diseño de Luces: Soledad Rivera

Diseño de Vestuario: Javier Ponzio

Stage Manager: Silvia Otero

Producción Ejecutiva: Roni Isola –  Alejandro Ibarra.

Arreglos y Dirección Musical: Matías Ibarra

Dirección General y Coreografía: Alejandro Ibarra

Producción General: Showchoirs Argentina

Entrada General: $120

Duración: 60 min.

Teatro Tabarís – Av. Corrientes 831

ADVERTENCIA

Estás a punto de ver un espectáculo sin matices, reglas ni pudores.

Este desprejuiciado desborde no tiene pretensiones dramáticas de ningún tipo y su galáctico espíritu cimentado en un entramado de papel glacé, discos de vinilo y brillantina.

¡No al minimalismo! ¡No a la mesura!

¡Sí al derroche! ¡Sí al fantoche!

Prensa y Comunicación

Guido Zaffora – Mercedes Giobio

 

 

Minientrada

Promo para “Perdón por ser tan puta”

Ficha técnico artística

Libro: Gonzalo Demaría / Actúan: Andrés Espinel, Mariana Jaccazio, Pablo Juin, Emanuel Robledo Ortíz, Maximiliano Tamborini /Músicos: Gonzalo Fuertes, Gerardo Gardelin, Fernando Valles / Vestuario: Alejandra Robotti / Escenografía: Fabián Mancina / Diseño de luces: Ariel Ponce / Diseño sonoro: Guillermo Pérez / Música original: Gerardo Gardelín / Letras de canciones: Gonzalo Demaría / Fotografía: Ana Laura Devanna, Benjamín Furland, Mario Ruggero / Diseño gráfico: Diego Crocca / Asistencia de escenario: Silvia Otero, Chechu Vargas / Prensa: Alejandra Benevento / Arreglos musicales: Gerardo Gardelín / Producción ejecutiva: Maximiliano Tamborini / Producción general: Mariana Jaccazio / Jefe de escenario: Adriana Cuellar / Coreografía: Alejandro Ibarra / Dirección musical: Gerardo Gardelín / Dirección: Alejandro Ibarra / Teatro El Cubo (Zelaya 3053 – C.A.B.A) / Las funciones son los sábados a las 23.30 hs. Última función el 8 de diciembre / Localidades $ 80 y $110 / Duración: 60 minutos.

Minientrada

Perdón por ser tan puta

 MARIANA JACCAZIO

Ganadora Premio Hugo

Mejor Intérprete Femenina Circuito Off

en

“PERDON POR SER TAN PUTA”

sábados 23.30hs

Teatro El Cubo (Zelaya 3053 – C.A.B.A)

con

Pablo Juín – Andrés Espinel  – Jorge Moliniers – Emmanuel Robredo Ortiz – Maxi Tamborini

Música Original: Gerardo Gardelín / Libro y letras: Gonzalo Demaría / Dirección general y coreografía: Alejandro Ibarra / Ganadora  Premio Trinidad Guevara  Música Original Gerardo Gardelin / Entradas $50 y $80.

PROMO 2×1

Nube de etiquetas