*** Septiembre 2019 ***

Entradas etiquetadas como ‘Alberto Ajaka’

Minientrada

Los rotos, de Alberto Ajaka

Los rotosColectivo Escalada presenta

Los Rotos – Temporada 2019.

Promociones: 2 entradas x $600 / 3 entradas x $750

Premios y Nominaciones

Premios Trinidad Guevara 2018

Nominación Mejor Director: Alberto Ajaka.

Nominación Mejor Actor de Reparto: Leonel Elizondo, Fernando Contigiani García, Darío Levy

Nominación Mejor Escenografía: Rodrigo González Garillo

Nominación Mejor Iluminación: Adrián Grimozzi

Premios Luis Vehil 2018

Mejor actor de reparto: Leonel Elizondo.

Nominación a Mejor actor de reparto: Fernando Contigiani García.

Nominación a Mejor actriz de reparto: Gabriela Saidón.

Premios Teatro del Mundo 2018

Mejor Escenografía: Rodrigo González Garillo.

Trabajo destacado en Iluminación: Adrián Grimozzi.

Trabajo destacado en Fotografía: Gaspar Kunis.

Veinticuatro horas en Punta Esquina, la frontera entre el Barrio Obrero y La Villa. De sol a sol los rotos pasan, y tanto es lo que pasa, que no hay quien lo aguante. Anhelos de abundancia, promesas de amor obscenas, segundas marcas y el ruido de las rotas cadenas de esta libertad que se pudo conseguir. Los pedazos rotos de un sueño destruido por la mentira y el garrote. Y entonces ¿por qué habría de ocurrir el milagro? Los Rotos, un grotesco fantástico.

Los títulos de las últimas tres obras del Colectivo Escalada dan cuenta, en formato de trilogía no especulada, de una obsesión: ¡Llegó la música!, El director, la obra, los actores y el amor, y, El hambre de los artistas. La pretendida terapéutica del Teatro nos permitió seguir adelante sin haber llegado a ningún lado. Agotados de aquello, aquí estamos otra vez en búsqueda del preciado tesoro que no pasa de moda : las muecas frágiles de la risa y el dolor.

A mediados del 2016 comenzamos con Los Rotos. Caprichoso, antojadizo, personal, vacilante entre el orden real y lo sobrenatural. Grotesco fantástico, lo llamamos.

Como sea… Dentro de lo que se pudo, hicimos lo que se nos cantó.

Autoría: Alberto Ajaka

Actúan: Fernando Contigiani Garcia, Leonel Elizondo, Sol Fernández López, Karina Frau, Georgina Hirsch, Luciano Kaczer, María Emilia Ladogana, Darío Levy, Luciana Mastromauro, Camila Peralta, Andrés Rossi, Gabi Saidón

Vestuario: Betiana Temkin

Escenografía: Rodrigo González Garillo

Iluminación: Adrián Grimozzi

Música: Alberto Ajaka, Jose Omar Ajaka

Fotografía: Gaspar Kunis

Asistencia de iluminación: Juan Seade

Asistencia De Producción: María Villar

Asistencia de dirección: Hernán Ghioni

Producción: Silvina Silbergleit

Dirección: Alberto Ajaka

Compañía: Colectivo Escalada

Duración: 100 minutos

EL GALPÓN DE GUEVARA

Guevara 326 (CABA)

Teléfonos: 11-3908-9888

Entrada: $ 350,00 – Miércoles – 21:00 hs

Anuncios
Minientrada

Los vientos de la desgracia

juan moreira

Ya de por sí su nombre pisa fuerte, tiene vigor y un encanto específico. ¿A quién no le hubiera gustado conocerlo y charlar un rato con él? Saber de sus convicciones, de su lucha, de nunca bajar los brazos, del miedo que no formaba parte de su vida y de sus propósitos.

Juan Moreira (versión y dirección de Claudio Gallardou que se basa en la original de José Podestá) es un drama en un acto y nueve cuadros que ilustra una época muy trágica de la historia argentina: el enfrentamiento ente gauchos y soldados.

Al comenzar la obra, Juan Moreira (interpretado por Alberto Ajaka) dice quién es, por qué y su legado. Una vez terminado su relato, no tiene más tiempo que para escapar y escabullirse donde pueda. El Alcalde Don Francisco menciona que “Si los gauchos son gauchos salvajes, ¿qué será de nosotros por Dios?”

La escenografía bien campestre, va modificándose y detallando -cada lugar recorrido por Moreira y sus persecutores-, con diferentes estilos que permiten otorgarle también un tinte contemporáneo.

En cuanto a la música, surgen diferentes ritmos como: milonga y zamba, fusionándose con el drama y los momentos de comicidad en que –como espectadores- nos relajamos un poco la tensión imperante.

Los payadores interactúan con los personajes y le otorgan a la pieza artística un vuelo más alto, al igual que el pianista que va sentenciando los pasos hacia la mortalidad del gaucho.

Su amigo Julián (y padrino de su hija) intenta convencerlo de que cambie de opinión pero Moreira es un hombre cerrado, rudo y que irá por lo que juró. No hay que olvidarse que, como tantas tragedias, la presencia de su esposa Vicenta es por la que se desata la ira del famoso sargento Chirino. Una fiesta de cumpleaños no comunicada y llegada a oídos de este oficial que se toma demasiadas atribuciones.

Una pulpería será uno de los espacios en que se desarrollará la historia dramática, intercalándose con paisajes y otros lugares en que ocurrirá la acción.

Es digno de destacar no solo la parte actoral, de dramaturgia y dirección sino el sonido que nos permitirá ingresar en un universo desde los primeros minutos de la obra. Resulta más pasional y un plus -la música en vivo-, la percusión que va acentuando la tensión y las pausas marcando el suspenso de lo que estará por venir.

En cuanto al vestuario, está muy bien caracterizado tanto para los personajes femeninos como para los masculinos, se percibe cómodo y le permite a cada personaje desplazarse, correr y danzar perfectamente.

“El engaño quema las entrañas del hombre”, dice el Tata (abuelo de Vicenta). A lo que, más tarde, el héroe gaucho agrega: “Yo no nací Juan Moreira, yo no nací peleador, me han hecho pelear los hombres pa´ defender mi honor”.

Cuando Moreira mata a uno de los hombres y huye, rápidamente, el alcalde toma prisionera a su esposa y pretende denigrarla y violarla (hecho que por suerte no llega a consumar). Allí está él, batiéndolo a duelo, defendiendo a su mujer, a todo lo que considere que debe cuidar con uñas y dientes.

El malambo muestra la guapeza de los bailarines, sus dotes para la danza, esa esencia originaria que pisa en el lugar preciso. Algunos se lucen más que otros, al igual que las parejas que desfilan por el escenario, que se dicen versos recitados y se seducen con las miradas.

Esta pieza teatral realiza un gran despliegue escénico en que es posible disfrutar del teatro en vivo, deseando que gane Moreira, sabiendo que eso no ocurre, sufriendo con cada tropiezo y pidiéndole a la vida que las cosas pudieran ser diferentes.

“Como mi alma tiene alas, a mí me gusta volar”.

ficha Juan Moreira

Mariela Verónica Gagliardi

Minientrada

La fuerza del corazón

Otro estilo de vida1

El año 1929 marca un antes y un después a nivel mundial por el gran quiebre económico producido en Estados Unidos. Casualmente, la época de mayor esplendor artístico, para Noël Peirce Coward (actor y dramaturgo inglés), comienza entre 1920 y 1930, al igual que un aumento de su trabajo que coincide con la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué es lo interesante de “Otro estilo de vida” (Design for living)?

No hay un solo aspecto positivo sino varios. En primer lugar, una autobiografía de Coward que tenemos la posibilidad de conocer, profundizar en inclusive sorprendernos por los temas que abarcó en su vida y en la sociedad conservadora de aquel entonces.

La homosexualidad y la homofobia existen desde que el hombre “se civilizó”, por eso es que podemos leer todo tipo de relatos vinculados al amor, sobre todo, entre hombres.

En esta adaptación -realizada por Jorge Schussheim-, Gilda Farrell es la protagonista de la historia y, a partir de ella, se van desencadenando situaciones para pensar y repensar la vida.

La dramaturgia se pudo estrenar recién en 1939 y, actualmente, sigue conservando su vigencia argumental.

En segundo lugar, considero que la obra se disfruta muchísimo por su excelencia global. Los diálogos, las expresiones de sus intérpretes, la decoración -que cambia de una escena a otra-, la música que consigue ambientar sonoramente la época y país narrados durante la historia, el vestuario tan fino y estético para que sus personajes actúen completamente.

En tercer lugar, la forma natural en que se expresan los actores como para desentonar con los personajes de Dan Breitman y conseguir marcar una diferencia entre lo real y lo ficticio-sobreexagerado.

Los amoríos de unos con otros y el despertar de cada uno de ellos demuestra cómo es posible romper con estereotipos antiguos. Aquí resaltan los sentimientos, apoderándose de cada corazón y consiguiendo la mayor fortuna que es amar por placer, por convicción y sin culpas mal fundamentadas.

¿Qué sucede cuando un triángulo es perfecto y cada vértice es el turno que se debe respetar para no romper el equilibrio establecido durante tanto tiempo?

Indudablemente, todos los enojos deberán ser dejados de lado para que el deseo siga su curso. Relajados e imperiosamente desprovistos de maldad, cada cual jugará su juego favorito, desarrollará su carrera artística y se reencontrará con quien deba ser. Imantados por una fuerza superior, transitarán caminos impensados y la desaparición física no significará el final sino el principio de un entendimiento simple y espontáneo en que la biología reinará.

“Otro estilo de vida” oscila entre el dinero y la pobreza, el poder y la nobleza; dejando entrever que el deseo es imposible de callar, de abolir y de reemplazar.

Una mujer mostrando su erotismo, brillando y transmitiendo lo esencial femenino. Dos hombres disputándose su cariño y, a su vez, deleitándose con ella. Desde acá podría fundamentar un paralelismo con la sociedad burguesa inglesa, francesa e italiana. Cuestionamientos, críticas y un fuerte desapego a los parámetros sociales ridículamente establecidos.

No existe persona en este mundo que pueda fingir durante mucho tiempo ser alguien que no es. Esta es la gran evolución del pensamiento de su autor y, seguramente, de otros humanos del siglo pasado y del actual.

En cuanto los valores se protegen como joyas, llega el momento en que pierden sus fundamentos, pero, en cuanto se defienden por convicción, jamás pierden sus brillos.

Si bien son tres los actores principales, los restantes cumplen roles fundamentales para comprender el contexto reinante así como la otra faceta de la sociedad: la mayoría que luce sin sentir.

¿Cuál es el problema de amar libremente?

Pareciera ser que en nuestros tiempos aún no entendamos que no hay una sola fórmula para ser feliz y que no se debe vivir copiando sino transitando, conociendo, disfrutando. Posiblemente sea el temor por ser transformado en algo desconocido lo que atormente a tantas almas pérdidas. Posiblemente siempre exista otra esperanza diferente a la vigente para vivir, evitando dar explicaciones de lo que se vive en la intimidad.

Otro estilo de vida ficha

Mariela Verónica Gagliardi

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Minientrada

¡Llegó la música!

Texto y dirección: Alberto Ajaka / Elenco: Leonel Elizondo, Sol Fernández López, Karina Frau, Luciano Kaczer, Gabriel Kogan, Julia Martínez Rubio, Andrés Rossi, Gabriela Saidón, Mariano Sayavedra, María Villar, Gabriel Zayat /Vestuario: Rodrigo González Garillo /Escenografía: Rodrigo González Garillo /Iluminación: Adrián Grimozzi / Sonido: José Omar Ajaka / Musicalización: Alberto Ajaka, Martín Laurnagaray / Asistencia de dirección: Georgina Hirsch / Sala: Escalada, Remedios de Escalada de San Martín 332 / Funciones: lunes y viernes, a las 21 hs / Localidades: $50. / Duración: 110 minutos.

Nube de etiquetas