Sabor A Teatro – Periodismo Cultural

Entradas etiquetadas como ‘trata de blancas’

Minientrada

Sobreviviendo

Alma1Victoria era una adolescente de quince años que amaba la vida. Jugaba, como cualquier nena de su edad, a la rayuela y saltaba la soga.

Pero como toda joven, tenía inquietudes. Una de ellas era mudarse de su pueblo -en Córdoba- para Capital Federal. Había conseguido un empleo de mucama y era feliz por ello.

Lo que comenzó como una aventura -desde el momento en que se despidió de su mamá y hermana-, hasta el viaje en tren; fue lo que marcó su vida para siempre.

El tema de la trata de blanca, por lo general, es tomado desde un ángulo donde se recurre a la angustia, al resentimiento, al odio, a la bronca y no se muestra el otro costado de la víctima. En “Alma” (dirigida por Leonardo Odierna y Armando Saire) se puede disfrutar de una puesta en escena con pocos recursos a nivel objetos, pero llena de metáforas, enseñanzas, iluminación, una excelente actuación de su protagonista, la música y efectos -cuidadosamente escogidos para la trama-.

Esta obra no es festiva, por la narración en sí, pero lo más importante es el mensaje que nos deja a nosotros como sociedad. Sabemos que el daño provocado a una mujer abusada es cuasi irreparable. Sin embargo, también notamos cómo Alma (bautizada así por ella misma cuando tuvo que, a la fuerza, escogerse un nuevo nombre) logra sobrevivir gracias a su etapa como Victoria. Ambas son la misma persona y, a pesar de los maltratos sufridos, en todo sentido, su ingenuidad y amor por las cosas no mueren.Alma3

Hay varios simbolismos representados por una planta de hojas verdes, una soga, una silla y la vestimenta que usa. La planta nos muestra cómo su energía positiva le permite crecer como persona sin guardar rencor hacia nada ni nadie. Sin marchitarse. La soga, que a simple vista puede recrear en nuestro inconsciente a la muerte o a algo trágico, significa su infancia y juegos. Con respecto a una silla que hay en el espacio,  es el objeto que, durante el transcurso de la historia, significa: apoyo, contención, seguridad, confianza. En cuanto a su ropa, usa un vestido blanco que simboliza la pureza como mujer y, seguramente, su virginidad. Dicha pureza, la conserva en algún sitio de su corazón, a pesar de haber sido corrompida.

La trata de blanca… provoca tantos sentimientos encontrados y tanta intriga. La trata de mujeres, abusadas por su género, por tener menos fuerza, por anular sus derechos y deseos. Por intentar demostrar un machismo llamado crimen. A esos “hombres” que violan y manejan prostíbulos habría que preguntarles qué sentirían si les pasara algo a las mujeres de su entorno. ¿Cambiarían así su mentalidad y se harían pasar por desequilibrados mentales para no ser encerrados?

Alma, fue un alma en pena desde su mudanza a Buenos Aires. Alma, fue dominada por una fuerza omnipresente que la obligó -de cierta manera- a convertirse en una pieza del engranaje principal. Ella, no pudo nunca separar su conciencia de su sentir, porque si lo hubiera hecho se habría desvanecido inmediatamente. Habría querido escapar y regresar con su familia. Sin embargo, ella no fue privada de su libertad abiertamente, sino que las barreras imaginarias la fueron condicionando de tal forma que se sintió parte del engaño que vivió desde sus quince años.

Alma2

Quizás, si le preguntáramos qué hubiera pensado su mamá al descubrir la verdad, la historia habría sido totalmente diferente. Pero esta alma noble, prefirió mentir para proteger con su amor a sus seres queridos. Prefirió pasarles dinero a costa de su sufrimiento. De un sufrimiento que nunca tendrían la oportunidad de conocer.

Tantos nombres merodeando en su cabeza, confundiéndola, hombres transformados en objetos sexuales que intentan satisfacer sus deseos carnales a costa de contribuir en un negocio que necesita de ellos como clientes; una vida, como ejemplo de la tortura psicológica y física. Un caso que intenta concientizarnos sobre la gravedad de la situación.

Lorena Székely, es la actriz que interpreta a la perfección a esta joven (y, además, una de las escritoras de la obra, junto con Armando Saire), la cual lucha por su vida. Se acostumbra a todo tipo de golpe y aprende a remar a favor de la corriente. Aprende lo que se le enseña y recuerda su infancia, lo cual la ayuda, a pasar los momentos más terribles.

Otro de los recursos lingüísticos que utiliza Lorena es el de ser el hilo conductor entre la trama y los dos personajes -recreados por ella- (Victoria y Alma). La actriz modifica Alma4sus emociones y sentires al instante, de una forma mágica. Ella relata, une, separa. De repente es una niña que a los minutos se convierte en mujer. Tres personajes encarnados por una mujer muy talentosa que transmite cada vivencia en su rostro, en su cuerpo, en sus miradas, en sus pasos, en sus saltos… y eso la convierten en lo que es: una dramaturga excepcional.

Victoria significa vencedora y Alma, de buen corazón. Ella intentó hacer un cambio en su vida y progresar. Pero no hay que caer en la bajeza de creer que porque no pertenecía a una clase acomodada le pasó esa desgracia. Su ingenuidad y la de su familia, en todo caso, la hicieron confiar -tal como lo haría en su pueblo- en los humanos, sin ningún tipo de distinción. Claro que la maldad no existía para ella y esperaba rodearse de bichitos de luz. Tal vez la luz fue su hijo, tal vez la luz fue ella misma.

ficha artíscto-técnica Alma

Mariela Verónica Gagliardi

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.573 seguidores